Change.org lanzó Movimiento CDMX, una plataforma que aloja las peticiones de personas y organizaciones para la nueva Constitución de la Ciudad de México.

Administración pública, salarios de políticos, perfiles de funcionarios de primer nivel,  ejercicios de autoridad en el gasto público, movilidad eficiente, accesible y ecológica, y temas del medio ambiente ante la coyuntura de contingencia protagonizan las peticiones la interior de la plataforma.

“Eso permite tener una radiografía de por dónde van los intereses de los ciudadanos, no solamente en términos de firmas, sino de temas de interés para la gente”, comenta el director en México de Change.org, Alberto Herrera, en entrevista con Forbes México.

PUBLICIDAD
Infografía: Change.org

El nacimiento de esta plataforma, relata Herrera, fue buscar que el gobierno que encabeza Miguel Ángel Mancera respondiera a diversas peticiones que no necesariamente eran sobre la Constitución.

“Lo que acordamos es que comenzaríamos a explorar esta dinámica a partir de un proyecto que planteamos al gobierno a través del Laboratorio para la Ciudad (departamento de innovación). Finalmente se logró el compromiso de que con determinadas firmas, los firmantes obtuvieran respuesta del grupo redactor (del borrador de la Constitución).”

La meta que Change.org se planteó para septiembre era llegar a 80 peticiones, con 10 solicitudes que rebasaran 10,000 firmas. En las primeras cuatro semanas del micrositio, más de 142,000 personas han firmado 300 peticiones, con siete que superan 10,000 rúbricas y que equivalen al mismo número de respuestas de la Secretaría Técnica de la Constitución sobre esas peticiones.

Herrera considera que las personas buscan que no haya retrocesos en derechos ganados en la ciudad, y espera que al menos cinco peticiones lleguen al borrador final, pues “no están pidiendo cosas fueras de órbita”.

El mayor riesgo de dejar peticiones fuera del borrador, según el directivo, por su representación social, es que el documento llegue muy debilitado a la Asamblea Constituyente, que se encargará de analizar, aprobar o rechazar la propuesta.

“Si no se incorporaran las peticiones, el mensaje sería que no se está escuchando a la sociedad que quiere verse reflejada en ese documento.”

En septiembre de 2016, el grupo redactor del proyecto de Constitución entregará la versión final a la Asamblea Constituyente.

Si quieres lanzar una petición en Change.org haz clic aquí.

 

Siguientes artículos

Jaguares Centroamérica
Crecer a la par de bloques mundiales, el desafío para Centroamérica
Por

En el foro realizado por Forbes, los invitados abordaron cómo superar los obstáculos para hacer negocios en la zona cent...