La región tuvo un crecimiento de 0.6% durante el año pasado, a pesar de esto Banco Mundial espera que América Latina tenga un crecimiento económico de 1.7%, a medida que el crecimiento se acelera en Brasil y la recesión en Argentina comienza a desvanecerse.

A pesar de esta previsión, Banco Mundial prevé que Latinoamérica enfrente retos asociados al endurecimiento de las condiciones financieras externas y la escalada adicional de la incertidumbre de la política comercial internacional.

Así como también a desafíos intrarregionales y domésticos, como las contracciones en Argentina y Venezuela y la persistente amenaza de desastres naturales y climas extremos.

No obstante, el instituto internacional pronosticó para el año 2020 un fortalecimiento de la recuperación en Brasil, además de una aceleración moderada de la economía mexicana, así como de Chile, Colombia y Perú.

PUBLICIDAD

Puedes leer:  Latinoamericanos, “sin fe” por el rumbo de sus países

Además, el banco con sede en Washington, Estados Unidos, espera que el crecimiento en la región se acelere para superar el crecimiento per cápita en Economías avanzadas a partir de 2020, después de seis años de convergencia estancada. Sin embargo, la institución considera que el crecimiento en la región a medio plazo requiere de reformas implementadas en varias áreas.

A continuación, te presentamos los ‘fantamas’ que dejó 2018 a la economía latinoamericana para este año:

Déficit de cuenta o dependencia de capital volátil. Banco Mundial señala que diversas economías de América Latina como Argentina, Bolivia, así como países del Caribe tienen una alta deuda externa. Además, el organismo indica que países como Nicaragua y Venezuela cuentan con una considerable deuda denominada en moneda extranjera como una parte del Producto Interno Bruto.

Riesgos de contagio internos. Las economías latinoamericanas enfrentan retos de un contagio interno. Un ejemplo es Argentina debido a que recesión ha tenido efectos secundarios limitados en el resto de la región.

La situación en Argentina podría extenderse al resto de la región a través de flujos comerciales y financieros debido a que Bolivia y Paraguay son más dependientes de esta nación como destino de las exportaciones de bienes y una fuente de entradas de remesas. Uruguay está en riesgo debido a que depende de la exportación de servicios por parte de Argentina.

Incertidumbre por nuevos gobiernos y elecciones. Banco Mundial espera que los riesgos relacionados con las elecciones, que generaron considerable incertidumbre en países como Brasil y México en 2018 retrocedan en 2019 debido a que las elecciones previstas en los próximos dos años representan un porcentaje mucho menor.

Desastres naturales. Las implicaciones económicas inesperadas relacionadas con desastres naturales y el clima extremo representan un riesgo significativo. La región sigue siendo altamente vulnerable a terremotos, sequías y huracanes por mencionar algunos. Ante esta situación, los gobiernos han hecho uso de los bonos de catástrofe y fondos de seguro.

 

Siguientes artículos

México y Honduras otorgan visas de carácter humanitario a migrantes centroamericanos
Por

Además de otorgar una visa a los migrantes que les permitirá circular libremente por México, ambas naciones brindan info...