El derecho a mantener y portar armas es un derecho antiguo, a menudo glorificado, protegido por la Constitución de los Estados Unidos.

Los estadounidenses poseen casi la mitad de todas las armas de propiedad civil en el mundo, y sobre una base per cápita, Estados Unidos tiene muchas más armas que cualquier otra nación.

Muchos países están inundados de armas. Entre las naciones con más armas de fuego se encuentran Serbia, Yemen, Suiza y Arabia Saudita.

Pero solo hay tres países que tienen el derecho constitucional de mantener y portar armas: México, Guatemala y Estados Unidos. Este es el por qué.

La Segunda Enmienda de los Estados Unidos inspiró a otros países del mundo a proporcionar a sus ciudadanos el derecho a poseer armas, incluidos Bolivia, Costa Rica, Colombia, Honduras, Nicaragua, Liberia, Guatemala, México y los Estados Unidos.

Todos esos países, excepto México, Estados Unidos y Guatemala, han rescindido el derecho constitucional de portar armas, informó The New York Times.

Justo al sur de la frontera con Estados Unidos, el gobierno mexicano tiene un estricto control sobre la propiedad civil de las armas. Aunque los mexicanos tienen derecho a comprar un arma, los obstáculos burocráticos, los largos retrasos y las restricciones estrechas hacen que sea extremadamente difícil hacerlo.

El artículo 10 de la Constitución mexicana de 1857 garantizaba que “todo hombre tiene derecho a guardar y portar armas para su seguridad y legítima defensa”. Pero 60 años después, en 1917, los legisladores lo modificaron luego de la sangrienta revolución de México.

Durante la reescritura de la constitución, el gobierno impuso restricciones más severas al derecho a comprar armas. La ley impedía a los ciudadanos comprar armas de fuego “reservadas para el uso de los militares” y les prohibía llevar “armas dentro de lugares habitados sin cumplir con las regulaciones policiales”.

Hoy, los mexicanos todavía tienen derecho a comprar armas, pero deben lidiar con una vaga ley federal que determina “los casos, condiciones, requisitos y lugares en los que se autorizará el porte de armas”.

En 2012, The New York Times informó que solo los miembros de la policía o el ejército pueden comprar las armas más grandes en México, como los rifles semiautomáticos.

“Los permisos de armas de fuego para la protección del hogar solo permiten la compra de calibres no mayores a .38”, escribió el Times. Un hombre que quería comprar una pistola tuvo que pagar 803.05 dólares por un revólver Smith & Wesson.

Quizás el mayor obstáculo de todos es que solo hay una tienda en todo el país donde los mexicanos pueden ir a comprar armas, y está ubicada en una base militar fuertemente vigilada en la Ciudad de México. Si bien la tienda vende 38 armas por día en promedio, se estima que 580 armas son introducidas de contrabando al país desde los Estados Unidos todos los días.

Lee también: Walmart analiza su rol en la lucha contra la violencia armada de los EU

 

Siguientes artículos

Detienen a 680 migrantes en redadas en fábricas de Misisipi
Por

La primera operación a gran escala prometida por Donald Trump terminó con autobuses llenos de migrantes indocumentados....