Son buenos tiempos para el negocio de la ciberseguridad, una industria que en 2015 alcanzó un valor de 75,000 millones de dólares (mdd) y que no hará sino crecer —los expertos calculan que lo hace a una tasa anual de 10%—, pero esa no es ninguna noticia para Avast, una compañía que lleva 28 años protegiendo a millones de sus usuarios alrededor del mundo, 220 millones apenas a principios de año, para ser precisos.

Esa cifra se incrementó significativamente el mes pasado, cuando Avast concluyó el proceso de adquisición de AVG, otro de los grandes jugadores de la industria de los antivirus en el mundo. El resultado de la unión de ambas compañías es un Avast con un alcance de 400 millones de usuarios y el líder en equipos instalados y número dos en ingresos, sólo después de Symantec.

Lee también: 50% de smartphones del mundo, sin antivirus

PUBLICIDAD

“Internet es algo inmensamente valioso para la gente, pero está lleno de riesgos. Nuestro trabajo no es sólo que no te preocupes por esas amenazas, sino que ni siquiera te enteres de su existencia”. Así define Vincent Steckler CEO de Avast, la labor que la compañía que dirige.

Para Steckler, la seguridad es un tema de big data, y mientras más usuarios tenga en cartera, mejor será su posición para protegerlos.

“El problema más grave ahora es el ransomware [una variedad de código malicioso que deja inoperable un sistema hasta que el usuario paga un “rescate” para liberarlo], se ha duplicado en los últimos dos años, y no sólo afecta a las computadoras, sino a todo tipo de dispositivos”, abunda el ejecutivo.

Cuando Steckler asumió el mando de Avast, en 2009, apenas 40 personas trabajaban en la compañía. Hoy, tras la adquisición de AVG, dirige los esfuerzos de un equipo de más de 2,000 integrantes repartidos en Praga (la sede de la empresa), Silicon Valley y varias ciudades más alrededor del mundo.

Desde sus oficinas, Avast supervisa más de 1 millón de ataques registrados todos los días, buena parte de ellos enfocados a Android. La popularidad del smartphone ha hecho más atractivos esos dispositivos para los grupos criminales, pero las empresas de ciberseguridad ven cada vez más ataques a otro tipo de sistemas, más vulnerables y atractivos:

“La complejidad de las redes domésticas en las que todo se conecta a un solo hub, es que muchas veces no puedes proteger los dispositivos y tienes que enfocarte precisamente en el hub, que es la puerta de entrada, o hacerlo todo desde la nube, que lo hace más sencillo”, dice Steckler.

Lee también: Casi todos los VW vendidos desde 1995 pueden ser hackeados

“Nuestro trabajo es proteger la seguridad de nuestros usuarios en internet, nadie quiere preocuparse por la seguridad en la red, los productos de seguridad deben estar libres de problemas y no deberían comprometer la seguridad en absoluto”, ése es su principal desafío.

La gran mayoría de los usuarios de Avast, 92%, usa la app gratuita, por lo que su servicio compite con los de otras firmas como MacAfee (propiedad de Intel), Norton, Kaspersky y ESET. Aun así, Steckler confía en que podrán hacer crecer su negocio, que actualmente genera ingresos anuales de 700 millones de dólares.

“Para 2017 queremos finalizar la integración de las empresas, combinar lo mejor de los productos de las dos compañías”, dice Steckler y afirma que México es el segundo mercado en Latinoamérica –la principal región para Avast–, y “aunque es muy pequeño en términos de ingresos, está bien, estamos aquí para el largo plazo”.

 

Siguientes artículos

Colombia y FARC firman nuevo acuerdo de paz
Por

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, y el jefe máximo de la guerrilla de las FARC, Rodrigo Londoño, alias 'Tim...