A pesar de lo bien que pueda sonar la propuesta del Gobierno Federal para cerrar la brecha digital en el país y acercarnos a las TICs, la falta de mecanismos claros de implementación es patente.

 

La Estrategia Nacional Digital (END) es el proyecto que guiará a México a entrar de lleno en la sociedad de la información. O por lo menos eso es lo que planea el Gobierno Federal al presentar las tácticas que durante 5 años se desarrollarán en nuestro país.

La idea de la END es que paulatinamente Gobierno y población adopten las tecnologías de información y comunicación para que impacten de manera positiva en el ámbito laboral, educativo, de salud y también de seguridad. En pocas palabras, se pretende que usemos más las TICs que tenemos disponibles.

PUBLICIDAD

La estructura tiene 5 ejes fundamentales: gobierno, salud, educación, economía y seguridad; y para cada uno de ellos se han creado una serie de acciones que deberán llevarse a cabo con el fin de eliminar la brecha digital, contribuir al desarrollo económico, hacer más competitiva a la educación y crear un clima de integración social que facilite la seguridad.

Hasta aquí todo parece ir de maravilla, incluso en el documento descargable de 44 páginas se explican de manera detallada y amplia los objetivos, alcances e impactos de la END, pero, como en cualquier plan de gobierno, no se explica cómo van a lograrse.

Y es que si el documento oficial no explica la manera en que se lograrán dichos objetivos, se convierte en una carta de buenas intenciones. Qué infraestructura se necesita, en cuánto tiempo se va a desarrollar, cómo se van a coordinar los estados, qué partida presupuestal se va a asignar, que secretarías se verán involucradas y qué indicadores nos dirán si la Estrategia Digital Nacional va funcionando. Todo es una incógnita.

Tomemos un ejemplo. En el eje de Economía se plantea el siguiente objetivo:

Desarrollar un ecosistema de economía digital que contribuya a alcanzar un México próspero, mediante la asimilación de las TIC en los procesos económicos, para estimular el aumento de la productividad, el crecimiento económico y la creación de empleos formales.

(Estrategia Digital Nacional, pag. 16)

 

A simple vista, esto requiere que se modifiquen varias reformas pendientes, de entrada la Hacendaria y la Laboral. Sin embargo, plantea más preguntas que certidumbres. ¿De qué manera las TICs podrán fomentar el empleo formal? ¿Habrá estímulos fiscales a las empresas que las implementen en sus esquemas de trabajo? Además, si se habla de tecnología fomentando el comercio, entonces se habla de bancarización ¿De qué manera el sistema bancario nacional se sumará la EDN?

La sola adopción de la EDN no garantiza la creación de empleos formales. Esto implica que la Reforma laboral ofrezca los suficientes beneficios tales como fondos de ahorro para el retiro, servicios médicos, créditos a la vivienda, etc., para que las personas que se encuentran en la informalidad (por cierto, no confundamos informalidad con pobreza), quieran regularizar su situación, paguen impuestos y se conviertan en fuentes de trabajo que garanticen a sus trabajadores condiciones favorables.

No obstante, hay dos propuestas que me parecen interesantes. Por una parte, en el capítulo de Gobierno, la implementación de una ventanilla digital de trámites y servicios, que pretende estandarizar los procedimientos que se necesitan para realizar cualquier diligencia a nivel nacional evitando corrupción y agilizando procesos y por la otra, creando una base de datos que pueda compartirse en todas las entidades federativas de la República.

Además, se pretende establecer una personalidad única a través del padrón general de salud. Esto generaría que el intercambio entre los subsistemas de salud de todos los Estados compartan información no sólo sobre los pacientes, sino también sobre los médicos y las enfermedades.

Ahora bien, existe una propuesta que es de lo más ambiguo y explica que los datos serán abiertos, pero regulados por el Estado. Lo que significa que el Estado tendrá aún más datos sobre nuestras actividades, pero toda nuestra información estará segura. Ajá, como el Padrón del IFE que puede ser comprado en el mercado negro con relativa facilidad. Activistas con máscara de Guy Fawkes en 3, 2, 1…

Las propuestas de la Estrategia Digital Nacional son interesantes pero carecen de la información necesaria para saber cómo van a funcionar, tampoco tienen un marco legal claro y no explican de qué manera van a lograr lo que prometen. Por lo tanto, hay más preguntas que propuestas. ¿Cómo se va a lograr la inclusión digital? ¿Cuáles serán las etapas para construir la infraestructura necesaria para la conectividad universal? ¿Por qué no se tomó en cuenta las propuestas de la sociedad civil, tales como Internet pata todos?

La inclusión digital es una necesidad apremiante, sobre todo para las comunidades más marginadas del País, pues si queremos que salgan del rezago, debe crearse un plan integral que combata inseguridad, pobreza, fomente empleo, educación de calidad y adopción de las TICs, todo al mismo tiempo.

Lo que sigue es esperar que se diga el método y no se quede sólo en plantear objetivos. De otra manera, sólo estaríamos leyendo un documento más.

Contacto:
Twitter: @sincreatividad

*Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

1_

 

Siguientes artículos

La otra tragedia de los jóvenes griegos
Por

Un reciente reporte de la Organización Mundial de la Salud (OMS) alerta de que jóvenes griegos se están infectando consc...