Notimex.- La Agencia Espacial Mexicana (AEM) informó que estudiantes mexicanos fueron seleccionados para participar en el diseño y desarrollo del satélite Ten-Koh, el cual fue lanzado por la Agencia Japonesa de Exploración Aeroespacial (por sus siglas en inglés, JAXA).

El director de la AEM, Javier Mendieta Jiménez, informó que se trata de Isaí Fajardo Tapia y Rigoberto Reyes Morales, ambos estudiantes de doctorado en el Instituto de Tecnología de Kyushu (Kyutech), en Kitakyushu, Japón, y quienes por su talento fueron seleccionados en el equipo compacto de 23 personas provenientes de 13 países.

“Rigoberto e Isaí han compartido generosamente sus conocimientos con sus compañeros mexicanos desde el inicio de sus Doctorados en Japón, lo que, al igual que el próximo lanzamiento del Nanosatélite mexicano AzTechSAT-1 desde la Estación Espacial Internacional en 2019, demuestra un aumento constante de capacidades en nuestra juventud para desarrollar y lanzar más Nanosatélites, que representarán múltiples beneficios para nuestro país”.

El Ten-Koh es un satélite miniaturizado, de forma cuasi-esférica, masa aproximada de 23 kilogramos, y estructura principalmente basada en un compuesto plástico de fibra de carbono (CFRP).

PUBLICIDAD

También puedes leer: Así quieren medir en tiempo real atención de los estudiantes

Se lanzó como carga secundaria del satélite japonés GOSAT-2 “IBUKI-2” y el satélite Khalifasat de los Emiratos Árabes Unidos, mediante el cohete H-2A número 40, desde el centro espacial de Tanegashima, al sur de Japón.

El maestro Isaí Fajardo participó en el diseño de instrumentación para varias cargas útiles, en colaboración con otros estudiantes e investigadores, estando a cargo de los estudios y estimaciones preliminares de los experimentos principales de la misión de Ten-Koh y sus requerimientos.

También desarrolló, en conjunto con un investigador de Argelia, un sistema para medir parámetros de plasma en la órbita alrededor del satélite, así como el diseño y desarrollo del hardware y software que controla dos de los tres principales experimentos del satélite, el desarrollo de otros subsistemas, y el diseño final de diversas tarjetas PCB, y de su protección, para la operación de éstas en el espacio.

A su vez, el maestro Rigoberto Reyes participó en el diseño, desarrollo, pruebas e integración del subsistema de determinación de orientación (ADS), así como en el desarrollo del algoritmo mediante el cual se determina la orientación del satélite en el espacio.

Este subsistema tiene la tarea principal de proporcionar a dos de los experimentos principales la información de la dirección de apuntamiento del satélite, importante para la interpretación de los datos obtenidos por dichos experimentos.

Los dos estudiantes mexicanos forman parte del programa Space Engineering International Course (SEIC), un programa del Kyutech, que se encuentra dentro del marco de cooperación UNOOSA-Japón, denominado PNST (Post-Graduate study on Nano-Satellite Technologies), enfocado en estudios sobre tecnologías de Nanosatélites.

El satélite Ten-Koh incorpora diferentes cargas útiles que realizan mediciones del ambiente de plasma en la ionosfera y las variaciones de este alrededor de un satélite que rota.

Así como mediciones de partículas cargadas (electrones, iones y protones) en órbita LEO durante el presente mínimo solar, y mediciones de los efectos de degradación de nuevos materiales basados en compuestos de carbono al exponerse al ambiente espacial.

También lleva cargas secundarias con fines de demostraciones de nuevas tecnologías aplicadas a satélites y naves espaciales, dijo la AEM en un comunicado.

El satélite, desarrollado en el laboratorio del profesor Okuyama en el Kyutech, en un tiempo de un año y cuatro meses, comenzó a transmitir su señal y fue recibida en Argentina, Estados Unidos, Alemania, Brasil, Colombia, Europa, Japón, Indonesia, México (con la ayuda de la Federación Mexicana de Radio Experimentadores, FMRE) y Ucrania, lo que confirma la operación correcta del satélite.

En las siguientes dos o tres semanas se realizarán operaciones en tierra para confimar la operación nominal del dispositivo (fase temprana de operaciones), para posteriormente pasar a la fase de operaciones normales, donde se realizarán, entre otras cosas, el encendido de las cargas útiles y de todos los subsistemas a bordo que complementan los experimentos.

Estudiante mexicano elabora la mejor tesis doctoral en Cambridge

 

Siguientes artículos

Aumenta tu productividad con tu smartphone; este experto te dice cómo
Por

Fredy Won, gerente de móviles de Samsung en Guatemala nos explica cómo el Galaxy Note9 y Samsung DeX nos ayudan a conver...