HSBC realizó una encuesta a padres de familia para conocer su opinión sobre la importancia de proveer educación universitaria, aunque  la mayoría coincide en que en México las opciones carecen de calidad.

 

 

 

Tres de cada 10 padres de familia están abiertos a mandar a sus hijos a estudiar al extranjero, un 86% lo consideraría para la Universidad y un 33% para el nivel de preparatoria. Los padres de familia que tienen ingresos por arriba de los 20,000 pesos mensuales están más abiertos a enviar a sus hijos a estudiar fuera la preparatoria.

El estudio El Valor de la Educación: Un trampolín para el éxito, indica que las habilidades de conocer una segunda lengua son el beneficio más valorado de estudiar en el extranjero, así como tener acceso a mayores y mejores oportunidades en la vida. Los resultados estás basados en las respuestas de más de 4,500 papás en más de 15 países.

99% de los papás desea que sus hijos vaya a la Universidad, a pesar de que un 71% cree que la educación en este país carece de los más altos estándares de calidad en contraste con Estados Unidos o Japón.

 

¿Mejor salario?

Los padres de familia que hacen inversiones monetarias para enviar a sus hijos a la Universidad confían en que su educación se traducirá en un valor agregado por el dinero pagado.

El análisis detalla que al menos el 57% de los padres considera que el hecho de que sus hijos acudan una buena Universidad los proveerá con las habilidades para competir en un lugar de trabajo, en tanto que un 40% cree que esto les ofrecerá mejores oportunidades en  su vida.

Para el caso de México, el 99% de los padres encuestados desea que sus hijos tengan educación universitaria y un 69% espera que obtengan un posgrado.

Simon Williams, director global de banca patrimonial de HSBC detalla en un comunicado: “Con base en la investigación, es claro que los padres en todos los países todavía consideran que una buena educación puede mejorar las oportunidades y perspectivas de los hijos en un mundo cada vez más globalizado y competitivo”.

De acuerdo con la encuesta realizada a cerca de 300 padres de familia por cada país, el 54% de ellos le declaró que le hubiera gustado comenzar a ahorrar para la educación de sus hijos en una etapa más temprana.

Actualmente el 92% de los padres paga por la Universidad de sus hijos, mientras que un 11% tiene becas y sólo un 5% de los hijos contribuye a pagar su propia educación.

En México, el 71% de los padres considera que la educación en el país carece de los más altos estándares de calidad, en contraste con otras Universidades donde consideran que esa educación está disponible como en Estados Unidos, Japón, Alemania, Canadá y China.

 

Siguientes artículos

México: la “tormenta perfecta” para la expansión urbana – II
Por

Durante el sexenio de Carlos Salinas cambiaron las reglas de suelo y vivienda, y se generaron las condiciones para la to...