“ETA, organización socialista revolucionaria vasca de liberación nacional, quiere informar al Pueblo Vasco del final de su trayectoria, después de que su militancia haya ratificado la propuesta de dar por concluidos el ciclo histórico y la función de la Organización”.

Con esta declaración, la última banda terrorista de Europa anunció este jueves, después de casi 60 años de existencia y luego que en 2011 declarara el cese de su actividad armada, el desmantelamiento total de sus estructuras y el fin de su actividad política.

El texto ha sido publicado por los diarios vascos Gara y Berria y leído en Ginebra, Suiza, por el director del Henri Dunant Centre for Humanitarian Dialogue, David Harland, ante miembros de la comunidad internacional, según informa el portal vasco Naiz.

ETA se disuelve sin haber conseguido su fin político de unir bajo un mismo estado Euskal Herria, región cultural vasca que incluye los territorios del País Vasco, la comunidad de Navarra y regiones del Pirineo francés.

PUBLICIDAD

Sin embargo, esto no significa que abandone la lucha política para este fin, sino el ciclo histórico de confrontamiento con los estados mediante el uso de la violencia, según dicen en la declaración, firmada con el sello de la banda y encabezada por su anagrama.

En la misma, el grupo separatista afirma no tener miedo de emprender una nueva fase histórica de lucha democrática. “Por eso ha tomado esta decisión histórica, para que el proceso en favor de la paz y la libertad continúe por otro camino”, afirman.

Este camino democrático debe llevar a “materializar el derecho a decidir para lograr un reconocimiento nacional” con el fin de conseguir “la constitución de un Estado Vasco”, informan.

Como consecuencia de su desaparición, ETA da libertad a sus “exmilitantes” para seguir la lucha política según consideren oportuno.

Según informa Naiz, 3,000 personas participaron en el debate interno de ETA, de los que el 93% apoyaron el fin de la lucha política armada de la banda.

 

Las reacciones

Fuentes del gobierno vasco valoran que la declaración “cumple las condiciones exigidas” pero falta el reconocimiento del daño causado a las víctimas, informa el diario español El País. Además, critican que en el comunicado pretendan justificar el terrorismo que practicaron durante décadas.

El presidente del ejecutivo vasco, Iñigo Urkullu, y la presidenta de la región de Navarra, Uxue Barkos, harán mañana una valoración conjunta, según el mismo periódico.

Mariano Rajoy ha hecho una declaración en la que califica los “videos, comunicados y cartas” que se han anunciado y publicado estos últimos días de “propaganda”.

También puedes leer: ETA anuncia la disolución de sus estructuras

La narrativa del presidente del gobierno de España se contrapone a la que expone la banda armada en su declaración de este jueves. Según Rajoy, “el proyecto de ETA ha sido un clamoroso y rotundo fracaso” gracias a la imposición del estado de derecho y la democracia.

“No consiguió nada de la democracia española cuando asesinaba a cientos de personas, no consiguió nada cuendo dejo de matar porque su capacidad operativa fue liquidada por las fuerzas de seguridad y tampoco va a conseguir nada ahora con nuevas operaciones de propaganda”, afirmó.

En su discurso, hace un reconocimiento a los “guardias civiles, policías, jueces y fiscales” por haber “acorralado a la banda terrorista hasta reconocer su fracaso” y a las víctimas de la violencia de la banda vasca. “Haga lo que haga, ETA no va a encontrar impunidad de sus crímenes”, afirmó Rajoy.

 

El futuro de los presos del grupo terrorista

El anuncio de disolución de ETA  pondrá previsiblemente sobre la mesa en las próximas semanas la revisión de la política penitenciaria hacia los presos de la banda.

El fin de la dispersión de los 225 miembros de ETA encarcelados en España lleva años siendo reclamando por sus familiares, pero desde que el grupo anunció en 2011 el fin de su actividad armada, se ha convertido en una demanda extendida en una sociedad que trata de cerrar heridas a décadas de violencia.

“El Gobierno siempre puso como condición para cambiar la política penitenciaria la disolución de ETA”, dijo este jueves Iñigo Urkullu en una entrevista con el diario El País.

El dirigente del Partido Nacionalista Vasco (PNV) dijo que el presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, era ahora “sensible” a un cambio de política que acerque al País Vasco a presos que hoy están en decenas de penitenciarías de todas España, evitando así costosos y largos viajes a sus familiares.

“No sólo por el final de ETA. Obedece a un deseo mayoritario de la sociedad vasca desde hace décadas. Dentro de la legislación vigente puede gestionarse de otra manera”, añadió Urkullu.

Después de que Francia, donde hay 62 presos de ETA, decidiera abordar a principios de año el traslado de reos a cárceles cercanas al País Vasco, las próximas semanas serán fundamentales para la revisión de esta política en España.

“Haga lo que haga ETA no va a encontrar ningún resquicio para la impunidad de sus crímenes,ETA puede anunciar su desaparición pero no desaparecen ni sus crímenes, ni la acción de la justicia para perseguirlos y castigarlos”, dijo Rajoy el jueves en un acto en Logroño.

Está previsto que el histórico dirigente de ETA Josu Urrutikoetxea, Josu Ternera, lea la tarde del jueves el comunicado en un video o un audio en un acto en Ginebra, según informó Naiz.

Desde que se fundó, en 1959, ETA se ha cobrado 853 vidas, cifra reconocida oficialmente por el gobierno español.

Con información de Reuters

 

Siguientes artículos

México requiere ayuda internacional para combatir corrupción: reporte
Por

Un informe de la organización Open Society Justice Initiative señala que la aparente complicidad de funcionarios en crím...