Hay que ser cuidadosos a la hora de comprar y vender los ETF, y la mejor forma de hacerlo es a través de órdenes de compra o venta limitadas. Te digo cómo.

 

 

Hace apenas unos días destacábamos el uso de los ETF como una excelente herramienta para la construcción de portafolios potentes y bien diversificados.

PUBLICIDAD

Si queremos utilizarlos de manera proactiva, como vehículos de inversión, resulta tan o más importante saber cómo operarlos en el mercado, para tomar decisiones de compraventa inteligentes.

En México, la mayor parte de los ETF que operan en el mercado local son relativamente ilíquidos, por lo que hay que ser cuidadosos a la hora de comprarlos y venderlos. La mejor forma de hacerlo es a través de órdenes de compra o venta limitadas, en las que como inversionistas fijamos el precio máximo de compra o el mínimo de venta, para evitar que la baja bursatilidad de un instrumento en particular pueda impactar el precio de compraventa buscado.

Cuando la liquidez en un instrumento financiero es baja, si ponemos una orden a mercado, corremos el riesgo de que en ese preciso momento no exista una contraparte que la tome al último precio vigente.

Algún inversionista puede darse cuenta de que hemos puesto esa orden si no se ha ejecutado, entrar al mercado y ofrecer un nivel de precio mucho menos atractivo que el último que habíamos observado cuando pusimos la orden. Al ser una orden a mercado, esa orden se puede ejecutar a un nivel muy distinto del deseado.

De ahí la ventaja de protegernos en mercados ilíquidos con órdenes limitadas, que definen el precio máximo a comprar (orden de compra limitada) o el mínimo a vender (orden de venta limitada).

Por ejemplo, supongamos que queremos comprar el UDITRAC, que busca replicar el comportamiento de los Udibonos, los bonos emitidos por el gobierno que protegen al inversionista de la inflación.

Si la última cotización del UDITRAC se encuentra en 119.05 pesos, e instruimos una orden de compra a mercado, puede que la orden se ejecute muy por encima de ese precio de referencia, hasta que aparezca un vendedor, lo que nos encarecería significativamente la operación de compra.

Alternativamente, si ponemos una orden limitada de compra a un precio máximo de 119.10 pesos, la compra sólo puede realizarse a un precio máximo de 119.10, pero nunca por encima. Si en el mercado no aparecen vendedores a ese nivel, la operación simplemente no se realiza.

En conclusión, pongamos atención a las características operativas de los mercados en los que participamos como inversionistas; conocerlas para operar de manera efectiva resulta tan importante como la decisión misma de invertir en un instrumento financiero.

 

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @Kuspit1

Facebook: Kuspit1

YouTube: Kuspit1

Página web: Kuspit

Blog: Dinero Joven

 

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.