No, ir a la oficina cuando se está enfermo de gripe y tos no es responsable, es prácticamente un atentado contra la integridad de los compañeros y puede resultar más costoso para la empresa y los empleados.

 

Por Jacquelyn Smith

 

PUBLICIDAD

La temporada de gripe está aquí y todos aquellos que trabajan en lugares cerrados son particularmente susceptibles a esa enfermedad altamente contagiosa. ¿Por qué? Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos dicen que las personas que tienen gripe pueden contagiar a otros hasta a dos metros de distancia, principalmente a través de la saliva que expelen al toser, estornudar o hablar. Una persona también puede contraer la gripe al tocar una superficie u objeto que tiene el virus en él y luego tocarse la boca o la nariz.

Lo más probable es que usted se siente dentro de los dos metros de un colega y tocar decenas de superficies contaminadas cada día. Pero la buena noticia es que hay pasos que puedes tomar en la oficina para ayudar a reducir tus probabilidades de adquirir (o propagar) la gripe. Aquí están 10 de ellos:

Limpia y desinfecta las superficies que tocas. Los virus en superficies como los grifos del fregadero y las perillas de las puertas se pueden propagar rápidamente, sobre todo en lugares públicos como oficinas y escuelas, dice la Dra. Kelly Arehart, Gerente Global de Innovación del Proyecto Healthy Workplace, en Kimberly- Clark Professional. “La limpieza de superficies con toallitas desinfectantes puede reducir la contaminación superficial de estas ‘zonas calientes’. Las instalaciones que proporcionan éstas y otras herramientas a los empleados pueden hacer una diferencia.”

Un estudio realizado por el Dr. Charles Gerba  en el Proyecto para el lugar de trabajo saludable, de la Universidad de Arizona, encontró que la implementación del protocolo “lavar, limpiar, desinfectar” el en el lugar de trabajo reduce la probabilidad de contraer gripe o resfriado común en un 80%. También puede reducir el número de superficies contaminadas por virus en un 62%.

Lávate las manos con frecuencia. Esto es especialmente importante antes de comer, después de ir al baño y después de estar en la calle, dice Arehart. Usa agua tibia y jabón durante 20 segundos. “También es importante secarse las manos con una toalla limpia y fresca. Usa desinfectante de manos instantáneo cuando el agua y el jabón no estén disponibles”.

Vacúnate. De acuerdo con el CDC, una vacuna anual contra la gripe estacional (ya sea la vacuna contra la gripe o la vacuna contra la gripe en aerosol nasal) es la mejor manera de reducir tus probabilidades de contraer la gripe y contagiarla a los demás.

No esperes hasta que usted o sus colegas esté enfermo para comenzar a tomar medidas. La realidad es que la mayoría de los adultos sanos puede comenzar a infectar a otros un día antes de que comiencen los síntomas para desarrollar y hasta 5 a 7 días después de enfermarse a sí mismos, dice Bill Moffitt, ex presidente ejecutivo de Nanosphere, una compañía que desarrolla, fabrica y comercializa una moderna plataforma de diagnóstico molecular que produce resultados de pruebas rápidas para la gripe. “Eso significa que puedes comenzar a infectar a otras personas incluso antes de saber que estás enfermo”. Hazte del hábito de lavarte las manos, limpia las superficies de la oficina y usa desinfectante para las manos durante todo el año.

Toma medidas para prevenir la propagación de gérmenes. Cubre tu nariz y boca con un pañuelo desechable al estornudar y luego tira el pañuelo, dice Arehart. “Trata de usar un tejido antiviral, ya que algunos virus del resfriado y la gripe pueden vivir hasta 24 horas en los tejidos normales”. Otra manera de prevenir la propagación de gérmenes: Toser o estornudar en el codo, recomienda. “Un estornudo puede rociar hasta 3,000 gotitas infecciosas en el aire a más de 160 kph. Si no tienes un pañuelo a mano, utiliza la parte interna de la manga al codo”.

Lava tu taza de café con agua caliente y jabón. Si la gente que te rodea se está enfermando, los trastes de los cuales bebemos ofrecen una vía rápida a los gérmenes para entrar en nuestro sistema si están contaminados, dice Arehart. “Enjuagar con agua tu taza o vaso no será suficiente para eliminar esa contaminación, así que lávalo bien”.

Mantente fuera de la cocina de la oficina. La mayoría de las personas no se dan cuenta de que las cocinas de oficina son a menudo un caldo de cultivo para la gripe, dice Moffitt. “Trate de no compartir utensilios de comida, platos y servilletas o manteles. Durante la temporada de gripe, es mejor usar productos desechables. Si éstos no están disponibles, deben lavar todo a fondo antes de usarlo”.

Limita las interacciones con los compañeros de trabajo. Evita los saludos de mano, dice Arehart. “Poca gente se ofenderá si le dices que con esto de la gripe, prefieres prevenir que curar”.

Mantén un estilo de vida saludable. “Duerme lo suficiente durante los meses de invierno”, dice Peter Handal, presidente de Dale Carnegie Training, una empresa de formación y soluciones internacionales. “Estar bien descansado es un gran defensa para evitar enfermarte”.

También come una dieta saludable y bien balanceada, mantente hidratado y haz ejercicio con regularidad.

Si te enfermas, quédate en casa. Si te enfermas con síntomas parecidos a la gripe, el CDC recomienda quedarte en casa por lo menos 24 horas después de que la fiebre haya desaparecido. “Trabaja desde tu casa”, dice Arehart. “Muchas empresas son flexibles con respecto a su lugar de trabajo, por lo que si no tienes que ir a la oficina, no lo hagas”.

 

¿Cómo saber si tienes gripe?

Si te sientes mal debes llamar o visitar a tu médico, pero también puedes investigar los síntomas comunes en línea.

“Muchas veces la gente no distingue la gripe del resfriado común, pero son muy diferentes y necesitan ser tratados de manera diferente”, dice Moffitt.

Arehart está de acuerdo. “La gripe es una infección respiratoria que muchas personas suelen confundir con un resfriado. La mayor diferencia entre un resfriado y la gripe es por lo general la presencia de una fiebre repentina”.

Según la gente del CDC, quien tiene gripe a menudo sienten algunos o todos estos síntomas:

• fiebre o escalofríos (aunque no todas las personas con gripe tienen fiebre)
• tos
• dolor de garganta
• escurrimiento o congestión nasal
• dolor muscular o en todo el cuerpo
• dolores de cabeza
• fatiga
• Algunas personas pueden tener vómito y diarrea, aunque esto es más común en niños que en adultos.

Si tienes síntomas de gripe, no vayas a trabajar.

“Muchas veces las personas subestiman lo enfermas que están de verdad y no piensan en cómo su decisión de ir al trabajo puede infectar potencialmente a otras personas”, dice Moffitt. “Las pruebas para detectar la gripe pueden ayudar a mantener a los empleados enfermos fuera de la oficina. Si un empleado sabe que él o ella está infectado pueden ser más propensos a quedarse en casa, ya que no quieren infectar a sus compañeros de trabajo”.

Infectar potencialmente sus compañeros de trabajo no es el único peligro de ir a trabajar enfermo.

“Estás distraído en el trabajo si no te sientes bien”, dice Arehart. “Esto podría llevar a una serie de situaciones de peligro si trabajas con máquinas o con las manos principalmente (piensa en conductores de autobús y en chefs). En un entorno de oficina tradicional, los resbalones y caídas son uno de los incidentes de seguridad más comunes y si estás débil debido a la gripe, sin duda tienes un mayor riesgo de dar un paso en falso”.

Handal dice que los empleados casi siempre sienten que su responsabilidad y obligación son tan importantes que no tienen acceso incluso a un descanso bien merecido y necesario. “Sin embargo, animamos a los empleados a cuidar de sí mismos cuando sea necesario con el fin de garantizar que funcionen continuamente lo mejor posible”.

Si decides que reportarte enfermo es la decisión correcta, he aquí cómo abordarlo:

• Sigue los procedimientos de tu empresa para reportarte enfermo. Averigua si estás obligado a llamar a Recursos Humanos y/o a tu jefe, y ponte en contacto con ellos de inmediato, dice Handal.

• Trate de darle a tu jefe la noticia con suficiente antelación, si es posible. “Los empleados deben tomar la decisión de reportarse tan pronto como sea posible”, recomienda. Si no te sientes bien en la noche, envía un mensaje a tu jefe diciendo que no serás capaz de llegar al día siguiente.

• Notifica a tus supervisores a través de correo electrónico y teléfono. Esto asegura que el mensaje será recibido de manera oportuna, dice.

• Siempre notifica a las personas con las que trabajas a diario y comunica tu lista de pendientes. “Si hay algo que necesita atención inmediata mientras estés fuera, es de esperar que tu comunicación proactiva permita la pronta delegación y terminación de ese pendiente” dice.

• Usa el tiempo libre para descansar y recuperarte. No pasar el día por enfermedad preocupándote por el trabajo. Permite que tu cuerpo se recupere y mejórate tan pronto como sea posible.

Handal dice un empleado debe reportarse enfermo siempre que su enfermedad sea contagiosa y su productividad disminuya notablemente debido a su enfermedad. “Si un empleado sabe que la calidad de su trabajo se verá afectada negativamente debido a su enfermedad, lo mejor para todas las partes involucradas es reportarse enfermo”.

 

Siguientes artículos

Mercados emergentes, ¿cómo calmar las preocupaciones cambiarias?
Por

La expectativa de que el plan de la Reserva Federal para retirar gradualmente sus estímulos monetarios retire liquidez d...