Para el Nobel de Economía 2008, Paul Krugman, las llamadas telefónicas de confrontación del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, a homólogos de otros países (como México) no parecen ser una elaborada estrategia económica o incluso política, y cuestiona si el país está listo para una guerra.

“Sus primeras dos semanas en el cargo han sido un caos absoluto, y las cosas siguen empeorando, tal vez porque responde a cada debacle con un intento desesperado de cambiar el tema que sólo conduce a una nueva debacle”, señaló el también Premio Príncipe de Austria.

En un artículo publicado en The New York Times, Krugman analiza cómo es que Trump, alguien que suena a un hombre fuera de control, podría estar encaminando a EU hacia una guerra.

“Pero la guerra con China, al parecer, tendrá que esperar. Primero viene Australia. Y México. E Irán. Y la Unión Europea. (Pero nunca Rusia.)”, señala.

PUBLICIDAD

Te interesa leer: Europa considera a Trump una amenaza externa

Para el Premio Nobel, a medida de que los votantes de la clase trabajadora se empezaron a dar cuenta de que las promesas del “candidato Trump” sobre los empleos y salud “eran falsas”, el republicano busca cada vez más desviar la mirada hacia las “distracciones extranjeras”, como cuando le colgó el teléfono al primer ministro australiano.

“La confrontación australiana ha obtenido la mayoría de la prensa, probablemente porque es tan extrañamente gratuita. Australia es, después de todo, posiblemente el amigo más fiel de América en todo el mundo, una nación que ha luchado a nuestro lado una y otra vez. Por supuesto, tendremos disputas, como cualquier otra nación lo hará, pero nada que moleste la fuerza de nuestra alianza, especialmente porque Australia es uno de los países en los que tendremos que confiar si hay una confrontación con China”, señala Krugman.

Esta semana, durante una llamada con Malcolm Turnbull, primer ministro australiano, Trump se jactó de su victoria electoral y se quejó de un acuerdo existente para tomar algunos de los refugiados que Australia ha mantenido y tras sólo 25 minutos de conversación, la terminó abruptamente.

Krugman también se refirió a la llamada que el republicano sostuvo con el presidente de México, Enrique Peña Nieto, cuyas versiones de medios locales, internacionales, y políticos, chocan entre sí, en la que Trump aparentemente “amenazo” al mandatario mexicano con mandar tropas de EU al país si no acababa con el narco.

“Las fuentes de la Casa Blanca ahora afirman que esta amenaza -recuerda, los Estados Unidos ha invadido de hecho a México en el pasado, y los mexicanos no lo han olvidado- fue una broma alegre. Si usted cree eso, tengo un muro de la frontera pagado por México para venderle”, subraya el Nobel de Economía.

“Las explosiones con México y Australia han ensombrecido una guerra de palabras más convencional con Irán, que puso a prueba un misil el domingo. Esto fue definitivamente una provocación. Pero la Casa Blanca advirtiendo que estaba “poniendo a Irán en aviso” plantea la pregunta, ¿qué aviso? Dada la manera en que la administración ha estado alienando a nuestros aliados, sanciones más estrictas no van a suceder. ¿Estamos listos para una guerra?”

Aquí puedes leer el artículo completo (en inglés): Donald the Menace

 

Siguientes artículos

Honda replanteará su presencia en México por impuestos de Trump
Por

'Hemos estado invirtiendo en Estados Unidos durante 40 años para desarrollar y manufacturar autos. Esperamos que el seño...