La petrolera recibió una extensión del gobierno estadounidense para realizar otra serie de pruebas  y corroborar que la tubería del ducto no presente irregularidades. 

 

Reuters

 

PUBLICIDAD

 

Los reguladores estadounidenses concedieron más tiempo a Exxon Mobil para llevar a cabo una segunda ronda de pruebas en la ruptura de su oleoducto Pegasus, después de que la empresa dijo que una investigación inicial sobre los motivos por los que la tubería de casi 70 años falló no fue concluyente.

La tubería con capacidad de trasladar 95,000 barriles por día (bpd) fue cerrada después del derrame de miles de barriles de petróleo crudo pesado canadienses en la ciudad de Mayflower, Arkansas, a fines de marzo. Desde entonces han surgido interrogantes sobre si será reiniciada.

La administración de seguridad de oleoductos y transporte de materiales peligrosos de Estados Unidos (PHMSA) concedió a Exxon hasta el 10 de julio para llevar a cabo nuevas pruebas en la fallida tubería, siempre y cuando la compañía proporcione “información referente a las pruebas y protocolos adicionales”.

“Tras la revisión del borrador del reporte EMPCo (Exxon Mobil Pipeline Company) cree que se justifican pruebas mecánicas y metalúrgicas para entender mejor las propiedades de la tubería y los mecanismos potenciales de la falla”, dijo la empresa en una carta a la PHMSA fechada 6 de junio.

Un portavoz de Exxon dijo que la empresa “continuará trabajando y cooperando con la agencia sobre las acciones a seguir”.

La empresa señaló a fines de mayo que decidiría el futuro del ducto una vez que las investigaciones concluyeran.

 

Siguientes artículos

10.5 millones de niños realizan trabajo doméstico
Por

En el mundo, existen 10.5 millones de niños que ejercen algún trabajo doméstico para terceros, bajo condiciones cercanas...