Por primera vez, un país del llamado primer mundo o desarrollado, que no está en guerra y que se vanagloria de ser la primera potencia económica del mundo por su PIB – Estados Unidos – está dentro de los cinco países más mortíferos para ejercer de periodista en 2018.

Así lo afirma el informe de Reporteros sin Fronteras, “Worldwide Round-up of journalists killed, detained, held hostage, or missing in 2018” (“Recopilación mundial de periodistas asesinados, detenidos, secuestrados o desaparecidos en 2018”).

Seis periodistas perdieron la vida ejerciendo la profesión en Estados Unidos, el mismo número que India y por debajo de Afganistán (15 muertos), Siria (11), México (9) y Yemen (8).

En total, 63 profesionales fueron muertos este año, un 15% más que en 2017. Si se incluyen los no profesionales y los otros empleados de medios, el número aumenta hasta los 80.

PUBLICIDAD

La razón tras la cual EU se cuela en este ranking este año es que cuatro de los seis muertos fueron víctimas del tiroteo en el periódico de Maryland Capital Gazette, el 28 de junio.

El asesino había estado hostigando al periódico durante seis años en Twitter por un articulo de 2011 que hablaba de él. “Fue el ataque más mortífero en un medio de comunicación en la historia moderna de EU”, afirma Reporteros sin Fronteras en el reporte.

México lidera el ranking de países que no están en guerra con más periodistas asesinados.

“Periodistas que cubren historias relacionadas con la corrupción política (especialmente a nivel local) y el crimen organizado son a menudo objeto de intimidación y ataques o ejecuciones”, afirman.

La impunidad y la corrupción, “a niveles sin precedentes”, alimentan la violencia contra los profesionales de la información, según el informe.

Reporteros sin Fronteras destaca la muerte del Rubén Pat, editor de un medio en línea local de Quintana Roo, tiroteado en medio de la calle el 24 de julio, luego de haber solicitado protección urgente a raíz del asesinato de uno de sus reporteros, José Guadalupe Chan Dzib.

También de Mario Leonel Gómez, asesinado por un hombre subido a una motocicleta el 21 de septiembre, en Chiapas, un día después de que defensores de los derechos humanos y periodistas denunciaran que el gobierno estaba recortando el presupuesto para protección.

En cuanto a desaparecidos, en México hay el caso de Agustín Silva Vázquez, reportero de 22 años que desapareció el 21 de enero en Matías Romero, Oaxaca, mientras cubría la sección de crímenes para el periódico regional El Sol del Istmo. Días antes de su desaparición, Silva había rechazado ser testimonio en defensa de tres detenidos por posesión de armas, según contó el padre del reportero.

Estas muertes justificaron que este año la revista estadounidense Time eligiera como “Personaje del año” a tres periodistas, incluido el saudí Jamal Khashoggi, y a un medio, el Capital Gazette.

También te puede interesar:

Los países más peligrosos para ser periodista en 2018

 

 

Siguientes artículos

México no será capaz de recibir a centroamericanos de EU: INM
Por

De acuerdo con Tonatiuh Guillén, titular del Instituto Nacional de Migración, dijo que en el corto plazo no se puede por...