El índice de precios de gastos de consumo personal (PCE, por sus siglas en inglés), un dato clave para la política monetaria de la Reserva Federal de EU, marcó en abril pasado un alza del 2.7% interanual, informó este viernes la Oficina de Estadísticas Económicas (BEA, por sus siglas en inglés).

El dato muestra que ese índice se mantuvo sin cambios en relación con el PCE interanual de marzo y dentro del consenso de los analistas.

En abril y en comparación con el mismo mes de hace un año, los precios de los servicios aumentaron un 3.9% y los de los bienes subieron un 0.1%. Los precios de los alimentos subieron un 1.3% y los de la energía aumentaron un 3%.

Si se excluyen los alimentos y la energía, que son los precios más volátiles, en abril la inflación interanual subyacente en el PCE fue del 2.8%, la misma que en el mes anterior.

En abril los precios en gastos de consumo personal subieron un 0.3%, un incremento igual al del mes anterior y también dentro de la expectativa de los analistas.

Te interesa: Economía de EU creció 1.3% en el primer trimestre del año, menor a lo estimado

Factores que influyeron en el aumento de gastos de consumo

Este indicador se calcula con base en la inflación (o deflación) de una amplia gama de gastos de consumo y refleja los cambios en el comportamiento de los consumidores, cuyas compras equivalen a casi dos tercios de la actividad económica de Estados Unidos.

De marzo a abril los ingresos personales subieron un 0.3% y los gastos personales subieron un 0.2%, según el informe del gobierno. 

La Reserva Federal, que dirige la política monetaria de EU, presta mucha atención al PCE junto con la inflación subyacente, el desempleo y el producto interno bruto (PIB).

El PIB creció un 1.3% en el primer trimestre de este año, tres décimas menos que en el cálculo preliminar, y se ha incrementado a una tasa anualizada del 4.3%, según informó este jueves el Departamento de Comercio.

El índice de desempleo en abril fue del 3.9%, una décima más que en el mes anterior.

La inflación ese mes fue de un 3.4%, una décima menos que en el mes anterior, lejos todavía del objetivo de la Reserva de una inflación del 2%.

La Reserva Federal mantiene la tasa de interés de referencia entre el 5.25% y el 5.5%, su nivel más alto desde 2001.

Con información de EFE

¿Te gustan las fotos y las noticias?, síguenos en nuestro Instagram