La inflación interanual de Estados Unidos se ubicó en 1.7%, la más alta desde octubre de 2014.

De acuerdo con los datos publicados por el Departamento de Trabajo, el índice de precios al consumo (IPC) aumentó un 0.2% en noviembre, en línea con las expectativas, ya que los incrementos de valores de la gasolina se desaceleraron y los costos de los alimentos se mantuvieron bajos.

Por otra parte, la inflación subyacente, que excluye los costos de la energía y los alimentos, se aceleró un 0.2% el mes pasado, luego del avance de 0.1% en octubre.

Mientras que en su comparación anual, el IPC subyacente presentó un incremento de 2.1%, sin cambios respecto al mes anterior.

En octubre, el índice de inflación sumó 1.6% en el año, mientras que en su medida mensual reportó un avance de 0.4% en el décimo mes del año.

 

Siguientes artículos

Tres reflexiones sobre redes y medios
Por

La media convencional sigue argumentando su importancia y preponderancia contra la superficialidad y confusión de las re...