Por Ellen R. Wald | Investing.com

Ayer, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, cumplió con las promesas electorales de su campaña de 2016 y comenzó el proceso de restablecimiento de las sanciones a Irán. Esto podría indicar el final del acuerdo firmado en el año 2015 entre seis países e Irán que se denominó el Plan de Acción Conjunto y Completo.

La actividad del mercado del petrolero era volátil antes del anuncio y reaccionó fuertemente a las diferentes filtraciones durante toda la mañana y el principio de la tarde. Los precios descendieron cuando CNN informó de que el presidente no pondría fin al acuerdo de Irán. El petróleo se situó brevemente en menos de 74 USD en el caso del Brent y descendió hasta casi 68 USD en el caso del WTI, aunque luego se recuperó ligeramente cuando otra agencia contradijo ese rumor.

Crudo WTI 15 minutos

Ambas referencias subieron tras el anuncio, pero no alcanzaron los niveles de apertura antes del cierre del mercado. Al parecer, para cuando el presidente Trump hizo su anuncio, los inversores ya habían dado por hecho la decisión de restaurar las sanciones. A pesar de un posible descenso de 1 millón de barriles de petróleo iraní al día, el precio del petróleo no subió como resultado de estas noticias.

PUBLICIDAD

Para los traders a largo plazo, ¿cómo impactaría la logística de reimposición de sanciones en el mercado?

Algunas sanciones se restablecerán totalmente tras un período de 90 días y otras quedaran totalmente restablecidas el 4 de noviembre de 2018. Hay un plazo de 90 días para que las instituciones financieras iraníes dejen de comprar dólares. Después de 90 días se restablecerán las sanciones a las instituciones que compran y/o utilicen la divisa iraní fuera de Irán. También habrá sanciones sobre la compra de deuda soberana iraní y la facilitación de la venta de esta deuda.

Esto dificultará la compra y venta de petróleo iraní porque Irán exige que todas las ventas de petróleo se lleven a cabo a través del banco central de Irán. Hay formas de evitar el uso de dólares en la venta de petróleo, pero no son las óptimas ya que el dólar es la moneda utilizada en la mayoría de las transacciones de petróleo del mundo.

El 4 de noviembre, las sanciones se restablecerán completamente en la empresa petrolera nacional iraní, NIOC. También ese día, se restablecerán sanciones dirigidas a evitar la entrega de seguros de transportistas sobre los petroleros de Irán.

Esto es importante, porque incluso si Irán pudiera lidiar con las sanciones de petróleo de NIOC, los clientes y las compañías de transporte serían incapaces de comprar seguros a las instituciones de Estados Unidos para cubrir el riesgo de transportar este petróleo. El petróleo tiene que estar asegurado para poder enviarse, así que estas sanciones imposibilitarán las exportaciones de petróleo.

Es posible que las instituciones europeas o chinas ofrezcan seguros para los cargamentos de petróleo iraní, pero Estados Unidos podría intentar sancionar a las empresas estadounidenses que hagan negocios con empresas extranjeras que aseguren el petróleo iraní.

A pesar de estos detalles, la Administración Trump parece haber adoptado una postura firme, alegando que las sanciones se restablecerán inmediatamente, aunque así no es exactamente cómo va a pasar. El asesor de seguridad nacional John Bolton ha dicho que las viejas sanciones no entrarán en vigor inmediatamente. Richard Grennell, el nuevo embajador en Alemania, dijo que las empresas alemanas que trabajan con Irán deben detener sus operaciones ahora mismo.

El Departamento del Tesoro dijo que los países que compran crudo a Irán y desean una exención deben “reducir el volumen de compra de petróleo crudo de Irán durante este período de 180 días”. El impacto de todas estas declaraciones advertirá a las empresas de todo el mundo que Estados Unidos se toma en serio estas sanciones y es mejor cumplirlas de antemano. No sería ningún disparate esperar un descenso de 200.000 a 300.000 barriles al día de las exportaciones iraníes en noviembre.

Esta decisión también tiene implicaciones para las relaciones de Estados Unidos con Corea del Norte, sobre todo porque ocurre aproximadamente un mes antes de la muy esperada cumbre entre el presidente Trump y el dictador norcoreano Kim Jung-Un. El secretario de Estado, Mike Pompeo, anunció un inminente viaje a Corea del Norte y la Administración está hablando ahora mismo con China.

Si Estados Unidos puede convencer a China de reducir sus importaciones de petróleo iraní (China compra cerca del 24% de las exportaciones de petróleo de Irán), podría enviar el contundente mensaje a Corea del Norte de que los dos países están unidos en la búsqueda de la desnuclearización de Corea del Norte. Aunque puede ser difícil convencer a China para hacer esto, no se puede descartar y, si eso sucede, observaríamos un pronunciado y rápido descenso de las exportaciones de Irán.

 

Siguientes artículos

inflacion-mercado
Inflación interanual se desacelera en abril más de lo previsto
Por

El índice nacional de precios al consumidor tuvo un alza interanual de 4.55% en abril, frente al 5.12% de marzo.