Reuters.- Estados Unidos y México acordaron este jueves que se llevará a cabo una nueva votación sindical en la planta de General Motors (GM) en la ciudad de Silao, Guanajuato, a más tardar el 20 de agosto, informaron autoridades comerciales de ambos países.

En una declaración conjunta, las dos naciones dijeron que se comprometieron a una serie de salvaguardias antes de la votación, incluida la presencia de inspectores federales mexicanos y observadores de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) en las instalaciones de la compañía automotriz.

Además, en mayo, México dijo que revisaría las prácticas laborales en dicha planta de GM luego de una queja formal interpuesta por la Oficina del Representante Comercial de Estados Unidos (USTR, por sus siglas en inglés).

La titular de ese organismo estadounidense, Katherine Tai, dijo en un comunicado que el acuerdo con México permitirá a los trabajadores votar para aprobar o rechazar su contrato colectivo bajo “condiciones libres y democráticas”.

Por otra parte, Tai elogió a México “por haber tomado medidas rápidas cuando se observó que habían sido negados los derechos de los trabajadores”.

El mes pasado, México envió una carta que inició formalmente una negociación para resolver la denuncia de Estados Unidos.

Los trabajadores votaron en abril sobre la conveniencia de mantener su contrato actual, sin embargo, el día del sufragio los funcionarios mexicanos detectaron “serias irregularidades” tales como papeletas destruidas, por lo que desecharon la votación.

Los hallazgos llevaron a Estados Unidos a solicitar a México que revisara el caso en busca de posibles violaciones de derechos laborales en virtud de las condiciones del renovado Tratado comercial entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC).

El gobierno mexicano acordó “investigar y, de ser apropiado, sancionar a cualquier persona responsable de la conducta que llevó a la suspensión del voto de abril y de cualquier otra violación de la ley relacionada con dicho voto” o el de agosto.

El anuncio de la nueva elección llegó luego de 10 días de intensas negociaciones entre los dos países, detalló a Reuters un alto funcionario estadounidense.

La Secretaría del Trabajo dijo en junio que el sindicato de la planta, que emplea a unas 6,000 personas en la ciudad central de Silao, debía realizar una nueva votación antes del 20 de agosto o perdería el contrato por completo.

En tanto, General Motors aseguró en un comunicado que estaba complacido con el acuerdo entre Estados Unidos y México “para apoyar un voto libre y justo en agosto”, mientras la USTR dijo que la automotriz emitirá una declaración de neutralidad antes de la votación y que tendrá tolerancia cero ante represalias.

El funcionario estadounidense confirmó que el contrato se rescindiría si la votación no se realiza antes del 20 de agosto.

Sigue la información sobre los negocios y la actualidad en Forbes México

La Secretaría del Trabajo supervisará la elección y se asegurará de que las boletas y el área de votación estén seguras, agregó el funcionario, añadiendo que habrá cinco veces más inspectores federales mexicanos que en los comicios previos.

Los remedios laborales bajo el TMEC incluyen revocar el acceso libre de aranceles para los bienes de la fábrica infractora. En el caso de GM, eso podría significar aplicar un arancel de importación en Estados unidos del 25% a las camionetas fabricadas en Silao.

La llamada solicitud de revisión marca el primer uso del Mecanismo Laboral de Respuesta Rápida del TMEC, que permite a los países atacar las violaciones de los derechos laborales en fábricas específicas. 

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado

 

Siguientes artículos

Panamá promueve la inversión en turismo
Por

Laurentino Cortizo Cohen, presidente de la República de Panamá, mencionó que el país mantiene incentivos atractivos para...