El Fondo Monetario Internacional revisa su estimación de crecimiento global y lo hace nuevamente a la baja. Las únicas excepciones parecen ser EUA y México.

 

 

Persiste una situación de mucho miedo y volatilidad en los mercados, en donde además de los temas que ya preocupaban (geopolíticos, política monetaria estadounidense, etcétera) se agrega una posible recesión en Europa, una baja considerable en los precios del petróleo y las reducciones de crecimiento global hechas por el FMI.

PUBLICIDAD

 

Recesión en Europa

Ya veníamos comentando la fuerte desaceleración en la región y la persistente preocupación por los indicadores económicos que no repuntaban; aunado a esta inquietud estaba Alemania, que después de haber sido consistente y fuerte ante tanta debilidad económica, empezaba también a mostrar desaceleración. Hoy se asoma de nuevo el fantasma de la recesión, y la percepción de que lo peor ya había pasado resulta ser falsa. Recordemos brevemente que recesión es observar dos trimestres consecutivos negativos; nosotros creemos que esto no será así, sabemos que la situación que enfrenta Europa es dura, pero no pensamos que caerán en esta condición.

 

FMI

Por si fuera poco lo anterior, el FMI revisa su estimación de crecimiento global y lo hace nuevamente a la baja. Prácticamente todos los países del mundo se ven afectados; las únicas excepciones parecen ser EUA y México, por su altísima dependencia de los Estados Unidos de América. Llama la atención que además de prever peores condiciones para Europa (más no una recesión), prevé menor crecimiento para los países emergentes encabezados por China. Prácticamente todo el bloque de Centro y Sudamérica se vio afectado por estas previsiones. No obstante lo anterior, nosotros pensamos, al igual que el FMI, que los menos afectados seremos EUA y México.

 

Petróleo

La fuerte y reciente baja de precio del petróleo obedece fundamentalmente a una mayor oferta en el costo de este importante insumo, en donde los países netamente productores han incrementado su producción y las naciones líderes han buscado ofertar, de manera más agresiva a sus clientes tradicionales, pero también han ampliado su cartera de clientes; tal es el caso de Arabia Saudita  y de Rusia. Esta última ha sustituido, a través de los múltiples embargos y vetos –que le han impuesto en el mundo por su tema geopolítico–, sus costos, fortaleciendo relaciones y ampliándose en materia energética.

Por si lo anterior fuera poco, EUA, que era un gran demandante de petróleo, ya no lo es, debido a que en los últimos años se ha vuelto autosuficiente.

 

Conclusión

Nos queda claro que el mundo sigue enfrentando una crisis global, que Estados Unidos está y seguirá fuerte de no profundizarse más la crisis en Europa, y México se beneficiará, por un lado, gracias a la fortaleza de nuestro vecino; sin embargo, una baja más importante en los precios del petróleo complicaría nuestras finanzas públicas. Hay que recordar que un alto porcentaje de la elaboración del presupuesto de ingresos proviene de Pemex, pero lo que más nos debe de preocupar a futuro es que si los precios siguen bajando, con más urgencia se debe implementar la reforma energética que nos permita producir a menores costos, porque sin duda los márgenes se han hecho cada vez más pequeños.

 

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @CISomozaMusi

Página web: CI Estrategias por Somoza Musi

 

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

¿Viene la época de ‘vacas gordas’ para las empresas lecheras?
Por

A pesar de la caída en el consumo, las empresas lecheras de México buscarán seguir creciendo en su mercado de origen, pe...