Todos quieren tener su propio Silicon Valley, pero la brecha entre el Valle y cualquier hub tecnológico europeo aún es muy grande.

 

Por Karsten Strauss

PUBLICIDAD

 

Silicon Valley mostró al mundo lo poderoso e inspirador que puede ser un sector de tecnología fuerte para la cultura emprendedora y la economía de una nación. No es ninguna sorpresa, ahora, que todo el mundo quiere entrar en el juego.

En todo el mundo, los países están presionando para desarrollar sus credenciales tecnológicas, y hacerlo en grande. Europa –conectada, con una sólida clase media y salpicada de instituciones educativas de calidad– está demostrando ser un caldo de cultivo saludable para la cultura del emprendimiento y el fondeo.

Echamos un vistazo a los países más avanzados en tecnología del continente y comparamos algunos de sus indicadores más elocuentes para tener una idea de lo que puede ser más prometedor en sus ofertas para emular el modelo de emprendimiento del norte de California. Nos enfocamos en la producción de servicios de TI de cada nación, qué porción de la población está en línea, la disponibilidad de los servidores y el gasto en I+D.

EURO_TECH

 

Seamos claros: no hay un centro tecnológico europeo que se aproxime a la fábrica de emprendedores que es Silicon Valley. Esa expansión de las colinas de la bahía de San Francisco es hogar de la mayor concentración de talento tecnológico y dinero interesado en invertir en él del planeta. A pesar de que los recursos en desarrollo dentro de los centros europeos de alta tecnología, será muy difícil para el viejo continente encontrar un empresario ambicioso que no elegiría Palo Alto o Mountain View como base para una nueva empresa frente a su propio terreno. Dada su conveniencia y sus recursos, es poco probable que cualquier ciudad o región del mundo se acercaran al Valle en un futuro próximo.

Sin embargo, Europa tiene sus puntos destacados. El año pasado, la Comisión Europea enlistó los centros tecnológicos basándose en complejos índices de datos sobre tecnologías de información y comunicación, educación, empleo y muchos datos más. Munich, Alemania, se llevó la primera posición, seguida por el East London, en el Reino Unido, y París, Francia. ¿Es Munich realmente superior al resto de Europa, o incluso de otras ciudades de la misma Alemania? El emprendedor en serie Adeo Ressi no lo cree así. Ressi, cuya incubadora Founder Institute opera en 100 países y sigue creciendo, dice que ese título pertenece a Berlín.

Independientemente de qué estado sea el ganador, algunas de las estrellas que brillan en Alemania incluyen a Rocket Internet, que opera como un híbrido de incubadora-inversionista de diferentes empresas dentro de sus muros, a menudo copiando modelos de negocio exitosos en otros mercados. La compañía salió a bolsa y ahora tiene un valor de 8,170 millones dólares (mdd).

¿El Reino Unido va en la dirección correcta? En términos generales, sí. El Silicon Roundabout de Londres (un barrio inspirador con un nombre tonto) ha reportado un aumento en el empleo en el sector tecnológico en el último par de años, y los salarios de los desarrolladores y diseñadores de las startups tienden a ser más altos. Google ha establecido su campus junto al Támesis y el primer ministro David Cameron ha contratado a la ex vicepresidenta de Facebook Joanna Shields como su “asesora digital”.

Shields y el alcalde de Londres, Boris Johnson, visitaron recientemente Estados Unidos en una gira que buscaba presumir de credenciales tecnológicas del Reino Unido mientras ofrecía una plataforma para que nuevas empresas británicas busquen financiamiento de inversionistas estadounidenses. Según el reportero de tecnología de Forbes Alex Konrad, quien vio a Shields y a Johnson en Nueva York, los resultados de las startups de Londres en la obtención de capital son positivos, aunque un poco escasos.

Las startups parisienses tienen tracción, a pesar de vivir en un clima de lanzamiento de nuevos negocios poco menos que estelar. La firma de publicidad en Internet Criteo, que abrió sus puertas en 2005, levantó más de 250 mdd en una oferta pública inicial en 2013. Hoy vale más de 2,600 mdd. Deezer, una startup musical con sede en París, ha recaudado poco menos de 150 mdd en capital desde su lanzamiento en 2006, y la app de videos Dailymotion levantó 68 mdd antes de ser comprada por el operador de telecomunicaciones con sede en Madrid Orange hace menos de dos años.

Dailymotion casi terminó en la cartera de Yahoo!, pero una venta de una participación mayoritaria a Orange fue bloqueada por un ministro socialista francés, quien dijo que no quería que las mejores startups de Francia fueran controladas por una empresa estadounidense. Francia y otras naciones que buscan credibilidad tecnológica tendrán que enfrentar el hecho de que el gobierno tiene que facilitar, no impedir, los acuerdos de negocios en el sector. El desarrollo de un centro de tecnología tipo Silicon Valley significa hacer más fácil a los empresarios hacer lo que mejor saben hacer.

 

Siguientes artículos

Cómo elegir la mejor Afore
Por

Consar presenta su nueva sección Cómo elegir la mejor Afore, para facilitar la toma de decisiones a los 53 millones de a...