La Evaluación de la conformidad contribuye al desarrollo sostenido, y promueve que las empresas sean más competitivas. La estrategia y las líneas de acción están ahí…

 

La liberalización del comercio es un pilar cada vez más importante en las políticas nacionales de crecimiento y desarrollo económico. Esto se observa en los acuerdos comerciales bilaterales y regionales que ya han sido suscritos o que actualmente se encuentran en proceso de negociación alrededor del mundo.

En artículos anteriores hemos analizado que la normalización contribuye al desarrollo sustentable mediante el mejoramiento de la calidad de los procesos de producción, de los productos mismos y de los servicios proporcionados. Por lo tanto, constituye un medio concreto para mejorar a largo plazo la calidad de vida de los habitantes de los países.

PUBLICIDAD

De este modo, la relación entre desarrollo sustentable y acceso de los productos a los mercados se hace evidente y es desde hace varios años una importante preocupación para todos aquellos países que buscan participar en el comercio mundial.

En términos de normas y reglamentos técnicos orientados al desarrollo sustentable, surge la pregunta: ¿En qué medida estos instrumentos pueden volverse injustos al ser utilizados por los países tanto desarrollados como en vías de desarrollo para limitar el acceso a mercados?

Es claro que esta situación obliga a cada productor o comercializador a estar al día en todo lo referente a los requerimientos para exportar y poder cumplir con las demandas del mercado a atender en términos de calidad, seguridad, confiabilidad, compatibilidad ambiental, entre otros.

Contar con un proceso para desarrollar normas es una cosa muy diferente a la de asegurar que los productos las cumplen. Se trata de un punto de vital importancia en el contexto general de los negocios internacionales que detona el principio de la “Evaluación de la conformidad”.

De acuerdo con la Norma ISO/IEC 17000:2004. Evaluación de la conformidad. Vocabulario y principios generales, el propio proceso de Evaluación de la conformidad es la “demostración de que se cumplen los requisitos especificados relativos a un producto, proceso, sistema, persona u organismo”.

La Evaluación de la conformidad es una herramienta profesional que permite instaurar confianza en el cumplimiento que se le exige a un producto o servicio específico. Esta confianza influye en la responsabilidad y fiabilidad generales con las que se hacen negocios en el ámbito del comercio internacional.

Tanto la integridad del producto como la calidad de los servicios se basan en la Evaluación de la conformidad para garantizar el cumplimiento de las normas. Y para ello es conveniente la existencia de una infraestructura de la calidad que pueda validar su cumplimiento.

En la práctica común, los productos certificados ostentan el sello del organismo que los certifica; el sello es un símbolo de seguridad y confianza para los consumidores cuando éstos conocen y entienden el alcance de estos conceptos.

Sin embargo, la Evaluación de la conformidad requiere, para realizarse, una infraestructura nacional de la calidad. Ésta es una herramienta que contribuye al desarrollo sostenido y promueve que las empresas sean más competitivas. Por eso la metrología, el desarrollo de normas, los ensayos de prueba, la acreditación, la certificación o verificación, son actividades vitales que requieren esa infraestructura formal que pueda asumir la responsabilidad que implica otorgar el acceso al mercado de manera responsable.

México ha desarrollado y opera una infraestructura nacional de calidad conocida como Sistema Mexicano sobre Metrología, Normalización y Evaluación de la Conformidad (Sismenec), integrado precisamente por dependencias normalizadoras, entidades públicas y privadas, organismos nacionales de normalización, la Entidad Mexicana de Acreditación (EMA) y una serie de organismos de certificación, unidades de verificación y laboratorios de prueba que realizan la Evaluación de la conformidad en México.

México cuenta con una infraestructura nacional de calidad formada por 150 Organismos de Certificación, 1,776 Unidades de Verificación, 554 Laboratorios de Calibración, 1,365 Laboratorios de Ensayo, 67 Laboratorios Clínicos, según datos de la propia Entidad Mexicana de Acreditación.

Su marco de referencia es la propia Ley Federal sobre Metrología y Normalización y su Reglamento, además de la Ley Federal de Protección al Consumidor.

Para efectos prácticos, el Sismenec es un sistema multidisciplinario y multisectorial que define, establece y administra las regulaciones técnicas-país, denominadas Normas Oficiales Mexicanas (NOM). También contempla los estándares nacionales que definen especificaciones, atributos, métodos de prueba, características o prescripciones aplicables a un producto, proceso, instalación, sistema, actividad, servicio o método de producción u operación, llamadas Normas Mexicanas (NMX).

Contar con esta infraestructura y utilizarla para beneficio de los consumidores, no es una tarea fácil; es muy complejo hacer coincidir los intereses económicos de la industria nacional con los del sector comercio, que a su vez están inmersos en las obligaciones asumidas por el país en acuerdos internacionales y los procesos de apertura y facilitación comercial.

Por tal motivo es relevante conocer cuál es la política pública relacionada con este tema. Por ello quisiera poner énfasis en los objetivos y líneas de acción establecidas en el Plan Nacional de Desarrollo 2013-2018 y que deben reflejarse en la voluntad política que la Secretaría de Economía, a través de la Subsecretaría de Normatividad y Competitividad y la Dirección General de Normas que deben asumir en este sexenio, y que consisten, a mi parecer, en crear regulaciones técnicas más eficientes, que se cumplan de manera eficiente sin que se conviertan en un obstáculo técnico al comercio, al tiempo que promuevan el desempeño de la industria.

 

1. OBJETIVOS, ESTRATEGIAS Y LÍNEAS DE ACCIÓN

VI.A. Estrategias y líneas de acción transversales

VI.5 México próspero

Estrategia 4.7.3. Fortalecer el sistema de normalización y evaluación de conformidad con las normas.

Líneas de acción

  • Mejorar el sistema para emitir de forma eficiente normas que incidan en el desempeño de los sectores productivos e impulsen, a su vez, un mayor contenido tecnológico.
  • Construir un mecanismo autosostenible de elaboración de normas y la evaluación de su cumplimiento.
  • Impulsar conjuntamente con los sectores productivos del país, el reconocimiento de la sociedad de los sellos NOM y NMX como expresión de la calidad de los productos.
  • Transformar las normas y su evaluación de barreras técnicas al comercio a instrumentos de apertura de mercado en otros países, apalancadas en los tratados de libre comercio, a través de la armonización, evaluación de la conformidad y reconocimiento mutuo.
  • Desarrollar eficazmente los mecanismos, sistemas e incentivos que promuevan la evaluación de la conformidad de los productos y servicios nacionales con dichas normas.
  • Promover las reformas legales que permitan la eficaz vigilancia y sanción del incumplimiento de las normas, para garantizar la competencia legítima en los mercados.

La estrategia y líneas de acción están ahí; ahora sólo será que los reguladores y actores involucrados trabajen coordinados en ese sentido.

 

Fuentes:

Enfrentando el desafío global de la calidad. Dr. Clemens Sanetra y Roció M. Marbán.
– Plan Nacional de Desarrollo 2013-2018.
Comenor.

 

Contacto:

Correo: [email protected] / [email protected]

Twitter @perez_munguia

Páginas web: NYCE / IMECE

 

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Ganadores y perdedores del Super Bowl XLIX
Por

Los New England Patriots se llevaron a casa el Vince Lombardi, pero no fueron los únicos en anotarse una victoria la noc...