Reuters.- Michael Cohen, exabogado personal del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijo el miércoles al Congreso que el mandatario es un “racista”, un “estafador” y un “embustero” que conocía con antelación una filtración de correos electrónicos que dañaría a su rival en la carrera presidencial de 2016.

Cohen, otrora persona de confianza de Trump, afirmó que el presidente dirigió las negociaciones de un proyecto inmobiliario en Moscú durante la carrera por la Casa Blanca, a pesar de que éste aseguraba en público que no tenía intereses empresariales en Rusia, según el testimonio preparado por Cohen.

La audiencia frente a una comisión de la Cámara de Representantes, bajo control demócrata, tuvo un comienzo tenso, cuando el republicano de más alto rango en el panel intentó aplazar la sesión, quejándose del momento en que Cohen entregaba su testimonio por escrito. En su declaración de apertura, Cohen dijo que entregaría documentos para respaldar sus afirmaciones.

“Estoy avergonzado por mi debilidad y mi lealtad inapropiada, por las cosas que hice por el señor Trump en un esfuerzo por protegerle y promocionarle”, señaló Cohen en su declaración inicial. “Estoy avergonzado porque sé lo que es el señor Trump. Es un racista. Es un estafador. Es un embustero”.

PUBLICIDAD

Trump le ordenó pagar 130,000 dólares a una actriz de cine adulto conocida como Stormy Daniels para encubrir una relación, violando las leyes de financiación de las campañas electorales, y le pidió mentir al respecto a la Primera Dama, Melania Trump, según la declaración de Cohen.

El exabogado mostró un cheque de 35,000 dólares que Trump le otorgó, por los pagos que hizo a su nombre.

Aunque muchas de las acusaciones contra Trump aparecieron en reportes de prensa durante la campaña de 2016 y desde que asumió el cargo, el testimonio televisado de un antiguo colaborador leal del mandatario aporta un registro público detallado con el potencial de influir en una gran audiencia en Estados Unidos.

Las duras acusaciones contra Trump por parte de un hombre que llegó a decir que recibiría una bala disparada contra su jefe llegan en un momento en que el fiscal especial Robert Mueller parece a punto de completar su investigación sobre la posible colusión entre el equipo de campaña de Trump y Rusia para interferir en los comicios.

Trump, que ha negado cualquier colaboración entre su campaña y Moscú, calificó la investigación de Mueller como una “caza de brujas” y ha dicho que Cohen es un mentiroso que busca reducir su pena de cárcel y una “rata”.

“Hizo cosas malas no relacionadas con Trump. Está mintiendo para reducir su tiempo en prisión”, afirmó Trump en un tuit el miércoles desde Vietnam, donde está celebrando una cumbre con el líder norcoreano, Kim Jong Un.

Funcionarios estadounidenses afirmaron que los correos electrónicos filtrados por WikiLeaks fueron robados por Rusia en el marco de una campaña de “hackeo” y propaganda de Moscú durante la carrera presidencial, con el objetivo de crear desavenencias en Estados Unidos y dañar a la rival de Trump, la demócrata Hillary Clinton.

Trump negó también haber tenido información previa sobre la filtración por parte de WikiLeaks de correos electrónicos del Comité Nacional Demócrata durante la elección.

En su testimonio, Cohen dice que estaba en la oficina de Trump en julio de 2016 cuando Roger Stone, un veterano asesor político del presidente, le llamó para decirle que habló con el fundador de la plataforma, Julian Assange, quien le adelantó que en un par de días se produciría la filtración masiva.

 

Siguientes artículos

Lo que se sabe hasta ahora del conflicto entre India y Pakistán, potencias nucleares
Por

A pesar de que las tensiones siempre habían sido fuertes en Cachemira, hasta ahora se han dado enfrentamientos frontales...