Mi pasión es mi trabajo y no el beisbol, como puede creerse, aclara Alonso Ancira Elizondo, presidente del Consejo de Altos Hornos de México (AHMSA), quien todos los días labora en la minería, acero, gas, petroquímica y también anhela incursionar en la extracción de petróleo en México. “Zapatero a tu zapato: Minería, acero y petroquímica, en eso estamos”, señala en entrevista con Forbes.

“Nosotros somos una empresa extractiva y minera, y de donde nos dejen sacar minerales lo hacemos”, agrega, el empresario, quien presume su poderío al rematar por unos segundos a su equipo de beisbol: “Vendo a los Acereros…”, bromea.

Según el acerero coahuilense, tiene el equipo porque la da alegría a los trabajadores y a la población de Monclova, una región carbonífera en el estado de Coahuila.

Hasta ahorita “soy el único dueño de un equipo de beisbol que no está preocupado si gana o pierde”.

Lo que realmente le preocupaba era sacar de la suspensión de pagos a Altos Hornos de México, una compañía que restructuró sus deudas por más de 1,700 millones de dólares a mediados de mayo de 2016.

TE INTERESA INFORMARTE ACERCA DEL TEMA: Termina suspensión de pagos de AHMSA

Así dejó 17 años de estar en la protección de un juzgado mexicano bajo la antigua Ley de Quiebras y Suspensión de Pagos por incumplir el pago de una deuda. Renació.

“Altos Hornos de México dejó la suspensión de pagos gracias a que está fortalecida”, asegura el también presidente de la junta directiva de la Fundación Mexicans & Americans Thinking Together y miembro del consejo de Teresa Lozano Long del Institute of Latin American Studies (LLILAS) en la Universidad de Texas en Austin.

Se dieron los tiempos para dejar atrás el concurso mercantil, pues era una propuesta que se retrasó más de tres años y se alcanzó un acuerdo con los acreedores a mediados de mayo de 2016, explica.

El retraso de la salida de suspensión de pagos se tuvo que revisar caso por caso, así como se necesitaba la aprobación de todo el mundo y presentar el convenio a cada acreedor que para que estuviera de acuerdo, agrega. “Los acreedores habían cambiado” durante todos los años… Ahora sólo tienen una deuda por 400 millones de dólares.

“La empresa está preparada para llegar a producir 6.5 millón de toneladas de acero, o sea 1.5 millones de toneladas más”, comenta. “Eso significa un crecimiento de 20%, y se dará siempre y cuando las condiciones de mercado y las acciones “del combate a la ilegalidad y la importación de acero proveniente justifiquen la inversión que es de 800 millones de dólares”.

Ahora todos los planes de la industria del acero esperan que haya resultados las medidas del combate a productos ilegales, que se suscribieron con el Servicio de Administración Tributaria (SAT) y la Cámara Nacional de la Industria del Hierro y del Acero (Canacero) para que dé certidumbre de seguir creciendo e invirtiendo en México, comenta.

El gobierno de Enrique Peña Nieto ha actuado y se han adelantado a través del cobro de un arancel de 15% de las importaciones de acero de Estados Unidos, una nación que aprobó una serie de mecanismos para proteger a su industria, expresa Alonso Ancira.

El 21 de julio de este año, la compañía inició la instalación de una planta de fuerza en la Mina VII, para generar energía eléctrica a partir del gas metano asociado a los mantos de carbón. Altos Hornos a ese proyecto destina una inversión de 40 millones de pesos.

Va por el oro

“En la parte minera voy invertir 250 millones de dólares en la exploración de dos minas de oro y una mina de carbón metalúrgico”, adelanta el dueño de los Acereros de Monclova.

—¿Le interesa sacar petróleo en México?—, se le cuestiona al presidente de Altos Hornos de México.

—Sí, aunque no es mi expertise, en gas sí es mi expertise.

—¿Más allá de la planta que instalaron para generar energía electica tiene interés para invertir en otro sector de la energía en México?

Estamos en pláticas para adicionar una turbina en carbono 1 y carbón 2, de 450 megas. Es una inversión como de 1,000 millones de dólares.

“La industria eléctrica nacional debe tener diferentes fuentes de energía desde eólica, hidráulica, entonces sí nos apoyamos demasiado en una sola”, dice.

“¿Qué pasa si en este momento el gas subiera a 6 dólares el millón de BTU? Tendríamos una energía eléctrica cara, si se subiera a ese precio”.

Actualmente, la compañía minera saca mucho gas en la zona de Monclova, Coahuila, que ventila y usa para echar andar las plantas de acero, menciona. “No es económico producir gas”, cierra.

Detrás de los gasoductos

“Aproximadamente 70% del acero (usado en la construcción de la red de gasoductos en México) es mexicano”, afirma Alonso Ancira Elizondo.

“Nos hemos ganado el 70% de los concursos de licitación: Nomás que salimos raspados como una moneda del norte”, asegura el acerero.

 

Las tuberías que traen del extranjero no están gravadas con arancel, aún se les ha ganado los contratos a través de licitaciones internacionales a compañías de China, India y Corea del Sur.

“Las acereras mexicanas hacen enormes sacrificios para no dejar que la industria de tubos nacional vaya a desaparecer”, expone.

Ancira Alonso expresa que China empuja a los coreanos, a los japoneses y todo el mundo para que le adquieran acero, que en muchas ocasiones les sale regalado.

“China produce 50% del acero del mundo”, calcula el acerero mexicano.

—¿Cuánto vale el acero chino?

Se lo mandan regalado a México, luego lo pasan a Estados Unidos, quien lo recorta y lo vende en su mercado. Ese acero viene subsidiado y se les dan préstamos a las industrias acereras chinas con tasas de interés de 0% a 20 años.

Recuerda que tenía un tío que raspaba una moneda en la banqueta: “Y le digo qué estás haciendo. Estoy gastando mi dinero”.

“Sale uno muy raspado, porque hay muy poco margen de ganancias, cuando hay un comercio desleal de importaciones de acero”, que muchas veces traen de China, advierte.

 

Siguientes artículos

Volaris cancela vuelos por tormenta “Javier”
Por

El Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM) había suspendido los aterrizajes y despegues, debido a las fue...