cintillo-seleccion-forbes

Este texto se publicó originalmente el 3 de noviembre de 2016. 

Los empresarios mexicanos Alberto Baillères González y Javier Sordo Madaleno revivirán y revitalizarán el negocio de taurino en la Plaza de Toros México, ya que “tienen los toros en su corazón y en su mente”.

“Yo espero que sí puedan revivir y revitalizar (el negocio de los toros), porque durante un tiempo estuvo caído por la salida de los toreros, que eran figuras nacionales”, asegura Antonio Cosío Pando, CEO de Grupo Brisas.

PUBLICIDAD

Entre los toreros que dejaron los ruedos están Joselito Adame, el Payo, así como otros más, agrega el empresario mexicano.

“Algún día le dije a Javier Sordo Madaleno, quien se sienta enfrente de mí en (la Plaza de Toros México) ¿Por qué no agarras la Plaza? Nombre a mí me gusta ver los toros desde la barrera (respondió)”, recuerda a Forbes México.

El empresario dice que le insistió y pidió pensara bien la propuesta de ser el administrador de la México; al final del día Javier Sordo Madaleno, quien es dueño de la ganadería de Xajay, se “fue entusiasmado” y con el ánimo de ser administrador.

“La verdad que (con empresarios) de ese calibre, calidez y calidad humana la fiesta está en buenas manos y se está viendo en la inversión que le están haciendo a La Plaza México”.

Alberto Baillères también ha invertido en la tauromaquia, al adquirir la plaza Alberto Balderas de Ciudad Juárez. De igual forma, dirige la firma Espectáculos Taurinos de México (EMTSA), que se encarga de gestionar algunas de las plazas de toros como la de Aguascalientes, Guadalajara, Mérida, León y Monterrey.

Como director de esta empresa se encuentra el torero retirado Ricardo Sánchez, padre del torero actual Juan Pablo Sánchez.

Baillères es el propietario de dos de las ganaderías mexicanas más importantes: Begoña, Mimiahuápam, así como adquirió al empresario español Fernando Domecq su negocio taurino, conocido como Zalduendo.

Billères y Sordo están destinando una fuerte cantidad de dinero a la remodelación de unas de las plazas de toros más grandes del mundo, algo que “hace muchos años no se hacía y lo están haciendo con mucho cariño y gusto”, manifiesta el hotelero.

Ellos “tienen los toros en su corazón y en su mente”, agrega Cosío Pando. Javier Sordo es un amigo muy cercano de la familia Pando, por su parte Alberto Baillères tiene una buena relación con Antonio Pando Ariño, quien es el fundador de Grupo Brisas, además forma parte de diversos consejos de Administración, como el de Teléfonos de México, Kimberly Clark de México y Corporación Moctezuma.

Cosío Ariño es ingeniero civil por el Instituto Autónomo de México, tiene 80 años de edad, y es propietario de la Plaza de Toros México, así como del Estadio Azul.

Te puede interesar: No hay proyecto para construir hotel y plaza sobre el Estadio Azul

La Plaza México fue inaugurada el 5 de febrero de 1946 con una corrida en que participaron los diestros mexicanos Luis Castro El Soldado y Luis Procuna, y el español Manuel Rodríguez Manolete, con toros de San Mateo.

A pedido del empresario yucateco de origen libanés Neguib Simón Jalife se edificó la Monumental, que era parte de una ciudad deportiva que se construyó a las afueras de la todavía apacible capital mexicana.

El proyecto pretendía la construcción de una alberca, pistas de boliche, canchas de basquetbol y voleibol, un estadio de futbol (el actual estadio Azul) y la plaza de toros, así como un centro comercial y de espectáculos con restaurantes y salas de cine.

La temporada grande inicia cada año entre el último domingo de octubre y el primero de noviembre. Y tiene una duración mínima de 12 corridas, aunque casi siempre se extiende a 20. En ese espacio se realiza también la temporada de novilladas o temporada chica, con menor afluencia de público, celebrada anualmente durante el verano con una duración reglamentaria de 12 novilladas.

—¿Alberto Baillères González y Javier Sordo Madaleno vienen a revolucionar un negocio que se está prohibiendo en varias ciudades de España, Francia y Colombia?

—Esperemos que sí. Si no hay toros, no hay esta raza. La raza del toro es para la lidia. Hay opiniones muy encontradas, hay quien está a favor o en contra.

Se terminó el ciclo de Herrerías

El arribo de Alberto Baillères y Javier Sordo llevó a terminar un ciclo de 25 años en los que estuvo Rafael Herrerías, dice Antonio Cosío Pando.

Forbes México informó que Rafael Herrerías preparaba su adiós como administrador de la Plaza de Toros México, ya que las corridas dejaron de ser negocio.

“(Dejé el mundo taurino) porque no ha sido buen negocio y no soy propietario del inmueble”, reveló el responsable de La Monumental de Insurgentes en entrevista con Forbes México.

Lee también: Herrerías dice adiós como administrador de la Plaza de Toros 

Unos días antes, esta publicación también adelantó que la familia Alemán no dejará la operación de la Plaza de Toros México, a pesar de que durante dos décadas han puesto dinero a las corridas de toreros de consagrados y novilleros.

“(La Plaza de Toros) no es un buen negocio porque hemos puesto dinero en algunas ocasiones”, dijo Miguel Alemán Magnani, presidente del Grupo Alemán.

“Reestructuramos la administración de la Plaza México, no nos retiramos del negocio y seguimos ahí”, explicó Alemán Magnani, quien afirmó: la realización de las corridas de toros en el recinto ubicado cerca de Insurgentes es por el gusto y pasión a la fiesta brava.

“Después de 25 años hemos salido casi tablas, hemos tenido que poner dinero 20 años y hemos ganado sólo en 2 años”, expuso el también responsable de dirigir Interjet.

“Rafael Herrerías terminó un ciclo, platicando con él y con la familia; dijimos vamos a terminar 25 años bien terminados y bien llevados con un extraordinario manejo, con un crecimiento en la fiesta”.

Ahora “entra una sangre nueva, joven y con la calidez y calidad de estas dos personas no queda dudas” de que La México tendrá un cambio en las corridas de toros, dice Antonio Cosío Pando.

Si alguien puede cambiarle la cara al negocio taurino son Alberto Baillères González y Javier Sordo Madaleno, porque está invirtiendo mucho para que la gente se sienta mucho más a gusto, cuando esté en la Plaza de Toros México, añade.

Además es necesario “que los toros antes de que estén en los corrales tengan mucho más calidad”, concluye el CEO de Grupo Brisas.

Lee también: El plan de Hoteles las Brisas para conquistar EU y Colombia

 

Siguientes artículos

Selección Forbes 2016: Este laboratorio mexicano quiere acabar con el cáncer en Latinoamérica
Por

Desde 2012, Nanopharmacia ha evaluado casi 20,000 casos y atiende a pacientes tanto de instituciones privadas como públi...