Por Parmy Olson con Alex Wood

La incubadora de startups más grande del mundo se encuentra dentro de las entrañas de una antigua estación de carga de casi un siglo de antigüedad, donde 3,000 empresarios nacientes merodean en un espacio de 366,000 pies cuadrados como hormigas hambrientas. Más de 30 empresas de capital de riesgo, desde Accel Partners hasta Index Ventures, pagan una cuota de membresía anual de 6,100 dólares por el privilegio de realizar inversiones on-site; Facebook y Microsoft ejecutan programas para probar las compañías que podrían comprar; Amazon y Google se concentran en suscitar talentos.

Al caminar, se ve una instalación de Jeff Koons de 20 mdd, cubos de reuniones flotantes y una “zona de relajación” oscurecida, donde los programadores agotados dejan sus zapatos afuera. “La gente duerme aquí a veces”, dice Roxanne Varza, una nativa de California que dirige la incubadora, mientras desliza una cortina para encontrar a una mujer joven que está haciendo exactamente eso.

La característica más impresionante, sin embargo, es el terreno debajo de este complejo, conocido como Station F. Sí, F de Francia: el proyecto se desarrolla en París, la capital de un país conocido por huelgas constantes, semanas laborales obligatorias de 35 horas, mano de obra cara y por supuesto la Torre Eiffel y el tarte tatin. En Francia, el impuesto a la nómina se sitúa en el 42%, con leyes laborales tan intrincadas que han sido inscritas en un tomo rojo de 3,000 páginas llamado Code du Travail. Con los años, pocas democracias occidentales han demostrado ser menos hospitalarias con el espíritu empresarial y el crecimiento.

PUBLICIDAD

La Station F, que se inauguró hace un año, tiene olor a auto nuevo, proporcionando una gran narrativa contracorriente. “Durante tres o cuatro décadas, la forma francesa de reaccionar al cambio fue básicamente resistirnos a él”, afirmó el presidente francés, Emmanuel Macron, en una entrevista exclusiva con Forbes.

El mundo se dio cuenta el año pasado cuando Macron, a los 39 años, se convirtió en el presidente más joven elegido en Francia. Pero su edad es menos importante que sus antecedentes: antes de la política, Macron pasó más de tres años como banquero de inversiones en Rothschild y también intentó desarrollar una startup de educación. Los políticos franceses, desde Chirac hasta Hollande, han alardeado sobre la reforma durante décadas, solo para sucumbir a la presión de los pensionistas adversos al cambio y las uniones miopes. Macron lo entiende, y ha apostado toda su presidencia a hacerla realidad. “Quizás algunos de ellos quieran organizar huelgas durante semanas o meses. Tenemos que organizarnos “, dice el presidente. “Pero no abandonaré ni disminuiré la ambición de la reforma, porque no hay otra opción”.

Usando órdenes ejecutivas, él rápidamente impulsó a través de una serie de nuevas leyes de empleo, por lo que ahora es más fácil contratar personal (y despedirlo). Para agregar un poco de miel a la medicina, también ha invertido 18,000 mdd en capacitación profesional durante los próximos cinco años, incluida una polémica extensión del seguro de desempleo para el creciente número de propietarios de pequeñas empresas y autoempleadores de Francia. Está recortando los impuestos sobre la riqueza, ganancias de capital y compensación de los trabajadores, está “simplificando todo”.

¿Qué tan lejos está dispuesto a llegar? Le revela a Forbes que el próximo año tiene la intención de poner fin definitivamente al notorio 30% de “impuesto de salida” de Francia a los empresarios que intentan sacar dinero del país: un tremendo desincentivo para que los extranjeros inicien un negocio allí y un fuerte incentivo para que los ciudadanos franceses lo hagan en otros países. Al hacerlo, se está moviendo en la dirección opuesta al presidente Trump, quien alegremente amenazó a las compañías estadounidenses que se expanden en el extranjero y prometió subsidios para los que se quedan.

“Las personas son libres de invertir donde quieran”, dice Macron. “Si quieres casarte, no debes explicarle a tu pareja, ‘si te casas conmigo, no podrás divorciarte’. No estoy seguro de que sea la mejor manera de retener al hombre o mujer que amas. Así que seré libre de casarme o divorciarme”.

Estas políticas ilustradas llegan justo a tiempo. Demográficamente, Francia sobrepasará a Alemania como el país más poblado de Europa dentro de esta generación, y es un lugar educado, con la mejor educación del continente, con un montón de escuelas de ingeniería de élite. “Francia está extremadamente bien posicionada desde una perspectiva de crecimiento”, dice Jonas Prizing, CEO de ManpowerGroup. Al mismo tiempo, la competencia va por el camino equivocado:con el Brexit, Gran Bretaña continúa profundizando la herida autoinfligida más grande en la historia económica moderna. Merkel sigue políticamente obstaculizada por su coalición debilitada. Y mientras Trump se enorgullece de la fuerte economía de los EE. UU.,sus políticas comerciales proteccionistas tienen más en común con Smoot y Hawley que con Reagan y Clinton.

La macroeconómica ya está teniendo un impacto. Tan pronto como sus reformas laborales fueron aceptadas en enero, el gigante minorista francés Carrefour y el fabricante de autos Groupe PSA anunciaron 4,600 recortes de empleos. Hicieron huelgas, naturellement. Pero en el mismo período de tiempo, las entidades extranjeras anunciaron hasta 12,200 mdd en nuevas inversiones, dicen los asesores económicos de Macron. Disney está presupuestando 2,400 mdd para expandir Disneyland París; SAP SE de Alemania está invirtiendo 2,400 mdd en centros de R&D y aceleradoras de startups; Facebook y Google contrarán a 150 nuevos especialistas en inteligencia artificial en la capital francesa.

La vida de las startups francesas también está mejorando. Mientras que la incertidumbre en torno al Brexit socava el capital de riesgo londinense, los fondos franceses, por primera vez en la historia, superaron al resto de Europa el año pasado, según los datos más recientes de la firma de inteligencia de mercado Dealroom. En enero, las startups francesas tuvieron la mayor representación extranjera en el Consumer Electronics Show en Las Vegas, solo seis menos que el total de los EE. UU.

La perspectiva sigue siendo importante. En 2017, Francia solo tenía tres nuevas empresas valoradas en 1,000 mdd, frente a 22 unicornios en el Reino Unido y 105 en los Estados Unidos. Décadas de una cultura antiemprendimiento no se pueden apagar al instante. Pero los ingredientes para el cambio están aquí. “Los países que creemos que son muy lentos ahora se mueven diez veces más rápido que nosotros”, dice John Chambers, ex CEO de Cisco, quien invirtió 200 mdd en startups francesas antes de dejar el cargo en 2015, y agregó que Francia ahora tiene “el líder correcto en el momento adecuado”. El inversionista londinense Saul Klein, que recientemente invirtió en un spin-out del exitoso emprendimiento británico Deliveroo que persiguió al floreciente mercado francés, observa que se encuentra a poca distancia el servicio ferroviario Eurostar que lo lleva a París: “Está más cerca que Edimburgo o Dublín”.

En la era de la tecnología, Francia ha soportado una serie de Generaciones Perdidas. Mientras Gates, Jobs y Ellison engendraban a Musk, Bezos y Zuckerberg, las mejores mentes empresariales de Francia observaban sus oportunidades domésticas y reservaban un boleto a California para trabajar para los estadounidenses. Hay aproximadamente 60,000 ciudadanos franceses trabajando en Silicon Valley, más que en Gran Bretaña, Alemania o cualquier otro país en Europa.

La única gran excepción: Xavier Niel, el octavo hombre más rico de Francia, con una fortuna estimada en 8,100 mdd. Los 40 multimillonarios del país tienen dos fuentes dominantes de riqueza: lujo / venta minorista o herencia (o, para muchos, ambos). Niel es el único con raíces en internet. Como se trata de Francia, su ángulo original era l’amour. O, como dicen en el internet, porno. Francia fue uno de las primeros en adoptar al precursor del internet de los 80 promovido por el monopolio francés de las telecomunicaciones. Como un hacker de 17 años, Niel falsificó la firma de su padre para instalar una segunda línea telefónica y desarrolló una sala de chat con pseudónimos que se centraba en el sexo. A los 24, ya había vendido una editorial en línea por más de 300,000 dólares. Y en 1994, cuando surgió la World Wide Web, Niel lanzó Worldnet, el primer servicio de Internet de Francia, regalando millones de kits de conexión a través de revistas de la misma manera que Steve Case estaba haciendo con AOL en los Estados Unidos. Al igual que con Case, su sincronización fue impecable: vendió Worldnet por más de 50 mdd en 2000, justo antes del colapso de las puntocom.

Pero aunque ese tipo de historia lo hubiera convertido en un héroe en Silicon Valley, Niel, con su origen de clase media y su falta de educación formal, fue evitado por la elite empresarial francesa. “A la gente no le agradaban mucho los emprendedores”, dice Loïc Le Meur, fundador de la conferencia LeWeb, quien fundó varias compañías tecnológicas francesas antes de huir a Silicon Valley. “Si lo lograbas no eras celebrado, más bien eras considerado un problema “. Apodaron a Niel el pornócrata, y los ejecutivos se negaron a ser vistos en público con él. No es un tema que a Niel le guste discutir. “Me olvidé de todas las cosas malas”, dice de aquellos días. Pero en ese entonces Niel abrazó el manto de los piratas, y eventualmente obtuvo miles de millones a través la empresa de telecomunicaciones Iliad, que con sus contratos a mitad de precio, se ha grabado en la industria móvil calcificada de Francia en la última década.

Fantásticamente rico, en 2013 ganó 400 mdd vendiendo el 3% de las acciones de Iliad y se propuso cultivar más empresarios franceses como él. Si el cambio real en Francia es imposible sin un liderazgo político, es igualmente cierto que las políticas gubernamentales no pueden mover la aguja si el sector privado no está listo para responder. En Niel, Macron encontró un compañero hecho a la medida. El primer gran gasto de Niel: 57 mdd para crear 42, una escuela sin fines de lucro gratuita en París que ha enseñado programación a 3,500 estudiantes, el 40% de los cuales nunca terminó la escuela secundaria. “42 fue una de las cosas más impresionantes que he visto”, dice Phil Libin, cofundador de la aplicación de productividad Evernote. (En 2016, impulsado por su éxito, Niel lanzó un puesto avanzado mucho más grande de 42, llamado así por la broma de Douglas Adams de que “la respuesta al cuestionamiento fundamental de la vida, el universo y todo es 42”, justo fuera de San Francisco, en Fremont.)

A partir de ahí, Niel lanzó Kima Ventures para apoyar startups, con un enfoque en Francia, y contrató al ex asesor de fusiones y adquisiciones Jean de La Rochebrochard para que lo administrara. De La Rochebrochard sugirió rápidamente invertir más dinero en menos compañías y disminuyendo a la mitad los ganadores, una noción que Niel descartó de inmediato: “No necesito más dinero. Simplemente estoy haciendo esto porque es emocionante, es útil y nadie lo está haciendo”. Kima ahora afirma ser el fondo ángel más activo del mundo, con 518 inversiones en los últimos ocho años, según Pitchbook. De La Rochebrochard dice que ve a Niel solo una o dos veces al año, pero escucha de él constantemente, a veces le pide a la audiencia de la escuela de negocios que le envíe un correo electrónico a Niel y vea si responde dentro de dos horas. “Y siempre lo hace”, dice De La Rochebrochard.

La perspectiva de cientos de inversiones francesas hubiera sido una absurda en un país plagado de leyes sobreprotectoras que sirven a los menos trabajadores. Simplemente arrendar un apartamento en París es una lucha gracias a las lamentablemente inflexibles reglas de propiedad; a falta del trozo de papel que demuestra tener un empleo de tiempo completo en Francia, los empresarios y los empleados de startups a menudo se encuentran al final de la fila de la vivienda. Los empleados deben dar un aviso de hasta dos meses si quieren irse, y los empleadores están atascados con ellos. Tan solo unos meses antes de la toma de posesión de Macron, Francia implementó una ley de “derecho a desconectarse”, otorgando a los empleados un mandato e incentivo legal para ignorar los correos electrónicos nocturnos.

Además, no había un centro para la actividad empresarial. Lo más cercano que tenía París era el distrito de Sentier, el barrio de la moda, donde la disminución de las perspectivas de venta minorista permitía alquileres a corto plazo. Los espacios estrechos y desvencijados ofrecían más carácter que sinergias.

Por esta época, Niel conoció a Varza, un joven californiano que dirigía el programa de la startup de Microsoft Bizspark en Francia. En julio de 2013, le envió un correo electrónico, con el asunto “Bonjour Roxanne”, ofreciéndole pagar la factura si ella exploraba los mejores espacios de startups en el mundo. Varza le envió por correo electrónico sus fotos y notas a Niel, quien luego las reenvió a su arquitecto, Jean-Michel Wilmotte, con la instrucción de llevar aún más lejos las mejores características.

Niel es el único inversionista. Gastó más de 300 mdd para construir la Station F y tres bloques de apartamentos cercanos, que pueden albergar a 600 emprendedores, y agregó “unos cientos [de millones] más” para un hotel de cinco estrellas y un hotel económico que se está construyendo al lado. “Es completamente filantrópico”, dice, al lado del colorido trabajo de Koons que los empresarios residentes han apodado “la caca de unicornio”. “Esto es un regalo”.

Para ingresar a la Station F, las startups aplican en uno de los 32 programas temáticos: Microsoft toma diez startups de IA, Facebook capta 15 en datos, y así sucesivamente. “Ellos tuvieron acceso a una startup, nosotros obtuvimos acceso a sus datos”, dice el emprendedor en aseguradoras digitales de salud Jean-Charles Samuelian, quien aprovechó el programa de Facebook para levantar 28 mdd anunciado en abril. Para el programa interno de la Station F, el año pasado se presentaron aproximadamente 4,000 startups de 50 países; 200 lograron entrar.

En medio de toda esta actividad, los inversionistas deambulan, los proveedores de servicios ofrecen todo, desde envíos hasta impresión en 3-D, y el gobierno francés ha creado un espacio donde los empresarios cortan la burocracia para obtener su licencia comercial y formularios de impuestos en un solo lugar. “Es como un restaurante estadounidense drive-through“, dice Tony Fadell, el legendario ejecutivo de Apple que ayudó a inventar el iPod. Fadell luego comenzó y vendió (por 3,200 mdd) la compañía de termostatos Nest como un segundo acto y en 2016 movió a su familia a París como tercer acto. Es un tipo de expatriado completamente novedoso, instalado en la Station F, invirtiendo en startups, sin dejar que su falta de francés lo detenga. Del mismo modo, Libin de Evernote ha decidido basar un estudio de startups europeo en la Station F: “Hay algo en la cultura que hace brotar individuos realmente excepcionales”.

Mientras sonaban las cámaras y las multitudes charlaban a través de la Station F el día de su lanzamiento, Emmanuel Macron, vestido con un traje oscuro, le preguntó a Antoine Martin, uno de los empresarios más nuevos y exitosos de Francia, cómo había construido el rastreador de localización Zenly, que acababa de vender a Snap por 213 mdd. No fue fácil, Martin explicó en francés. En un punto, tuvo que pivotar todo el negocio.

“¿Pivotar?”, interrumpió el presidente.

Niel, que estaba cerca, aclaró rápidamente, ya que “pivotar” en francés connota estrictamente un movimiento físico, no un cambio en la estrategia comercial. Media hora más tarde, cuando Macron se paró frente a cientos de fundadores e ingenieros de software que pueblan la Station F, con sus teléfonos en alto, contó la historia de haber prometido a su esposa, tres años atrás, que se convertiría en empresario. Pero las cosas habían cambiado.

Je pivote le business model“, dijo, provocando risas y vítores.

Macron es claramente de rápido aprendizaje. Y él realmente sabe cómo pivotar, lo que le da la oportunidad de hacer lo que sus predecesores no pudieron. Hijo de dos médicos y producto de universidades que producen la élite gobernante de Francia, tiene el tipo de credibilidad establecida que Niel nunca logró. Al principio de su carrera, se desempeñó como asistente de Paul Ricoeur, un filósofo francés cuyo trabajo de toda la vida fue encontrar el equilibrio entre puntos de vista extremadamente opuestos. Utilizando eso, trabajó como banquero en Rothschild, donde a los 34 años ganó más de 3 mdd asesorando al gigante suizo de productos de consumo Nestlé en su oferta de 11,800 mdd para el negocio de fórmula para bebés de Pfizer, incluso compitiendo con la francesa Danone. Luego se unió al equipo de liderazgo de un gobierno socialista, dirigido por François Hollande.

Al principio fue subdirector de personal, pero luego, en agosto de 2014, fue nombrado ministro de Economía, encargado de impulsar las primeras versiones de las reformas que ahora está trabajando. Entre esos períodos, comenzó a desarrollar ideas para una startup de educación. “Creo que entiendo bastante bien a los emprendedores y a los que asumen riesgos”, dice el presidente.

Macron utilizó su breve período de gobierno de manera efectiva. “Me cuestionaba qué hace que Silicon Valley tenga éxito”, dice Chambers, recordando una cena que organizó para Macron y otros fundadores franceses de startups en Palo Alto. Hablaron de por qué la Ruta 128 de Boston perdió la corona del centro tecnológico en el Área de la Bahía. “Él solo estaba aprendiendo. Él estaba absorbiendo”.

Macron fundó el partido político En Marche para resolver los “bloqueos” que habían retenido a Francia. Rápidamente se encontró con una respuesta increíblemente fortuita. Su plataforma centrista rompe parte de la parálisis política izquierda-derecha, lo que le permite, por ejemplo, impulsar la reforma del mercado laboral al mismo tiempo que se mueve para subsidiar a los vulnerables. Fundamentalmente, dado que tanto él como su mayoría legislativa están bloqueados hasta 2022, puede tomar decisiones a largo plazo como lo haría un “presidente de por vida” como Xi de China o Putin de Rusia, pero con los ideales democráticos y de libre mercado de una capitalista occidental.

Esta último característica, como se hizo notar durante su reciente visita de estado a Washington, le da una relación natural con el presidente Trump. “Entiendo muy fácilmente a este tipo de personas”, dice Macron. “Cuando lo ves como un negociador, como siempre lo ha sido, es muy consistente. Es por eso que me agrada… Ahí es donde mi experiencia empresarial me ayudó mucho “.

Pero esos antecedentes comerciales también son bastante diferentes. Los negocios inmobiliarios de Trump siempre tuvieron un carácter de I-win-you-lose, mientras que Macron el banquero necesitaba fomentar coaliciones. “Tenemos una diferencia en términos de filosofía y conceptos con respecto a la globalización actual”, dice Macron. Y lo está usando para su ventaja. Después de que Trump comenzó a darle la espalda a las energías renovables el año pasado, Macron se abalanzó públicamente, implorándole a los empresarios y académicos de tecnología verde que vinieran a Francia y sin rodeos, “hacer al planeta grandioso de nuevo”. Dos tercios de las 1,822 solicitudes de subvenciones vinieron de los Estados Unidos “Si se está en un país donde la estrategia no es clara con respecto al cambio climático, ese es un gran problema para muchas startups”, dice Macron, quien ha sido igualmente efusivo acerca de atraer a las firmas financieras británicas. En estas áreas, Francia tiene la intención de jugar a la ofensiva.

Si la Station F representa un renacimiento en el espíritu empresarial francés, entonces la hora de la cena en la Station F representa los obstáculos por venir. El lugar “se vacía a las 7 p.m.”, dice Karen Ko, que llegó a París para hacer su M.B.A. y ahora ayuda a gestionar una startup de análisis de datos para asilos en la incubadora gigante de Niel. “Para las 8, es casi un pueblo fantasma”. Mientras tanto, David Chermont, de Inbound Capital en París, es seguramente el único consejero de startups que dice: “La gente debería dejar de fantasear sobre las startups. Es un trabajo muy difícil. Te vas a la cama con trabajo en la cabeza “.

Pregúntale a cualquiera en una startup francesa: los hábitos culturales y gubernamentales no mueren tan fácilmente. Al principio fue muy fácil cuando Anton Soulier incorporó Mission Food en París el año pasado. Pero luego vino una factura por correo. Su startup de entrega de comida tuvo que pagar casi 2,000 dólares en impuestos de empleo, antes de haber contratado a un solo empleado. “Una locura”, dice. En Francia existe un impuesto legal de facto, por lo que cada startup paga más de 30,000 dólares al año por un buen abogado solo para poder navegar las regulaciones bizantinas. Cuando las startups eventualmente contraten personal, los costos salariales de cada empleado se duplicarán debido a varios mandatos de contribuciones. Y buena suerte descifrando los recibos de sueldo, que tienen 25 líneas de deducciones y cifras.

El presidente Macron dice que está trabajando en eso. “Básicamente estamos matando una gran cantidad de pequeños impuestos que nuestros emprendedores tenían que pagar”, dice. Pero algunos empresarios se muestran escépticos sobre los cambios que vendrán una vez que toda la emoción se agote. Las reformas de Macron no han tenido un efecto en Mission Food, dice Soulier, y señala que algunos cambios en la legislación laboral desde 2002 apenas están entrando en vigor, más de 15 años después. Los gobiernos pasados de Francia también han sido conocidos por alinearse con las industrias heredadas, como el comercio de taxis, y en contra de los modelos comerciales más nuevos, como el uso compartido de autos. “Quiero que este país esté abierto a la disrupción y a estos nuevos modelos”, dice Macron, quien luego menciona idealísticamente que la respuesta es el compromiso. “Mis startups crean algunos problemas para mis grandes compañías como EDF”, dice sobre la empresa de servicios eléctricos. “Pero estoy bien con eso. Incluso le dije a EDF: ‘Deberías invertir en esta compañía. Tal vez te hagan cambiar. Entonces, la mejor manera de proceder es ser un aliado”.

Una buen concepto, pero es difícil para un gobierno guiar la estrategia de los antiguos monopolios. “[Macron] se ha echado para atrás”, dice el decepcionado fanático de Macron Yan Hascoet, cofundador del competidor de Uber Chauffeur Privé. Su startup perdió casi un tercio de sus 15,000 conductores en 2017 cuando los reguladores lanzaron un difícil examen de teoría en un movimiento obvio por proteger a los taxistas más viejos, que estaban obstruyendo París en protesta. “Eligió no tocar el tema”

El problema más amplio de Macron es conseguir que el resto de su gobierno, y los bolsillos de los beneficiados del apoyo arraigado al servicio de taxis por ejemplo. El cínico Niel, que proclama que no vota, ni siquiera por Macron, comprensiblemente piensa que la verdadera reforma vendrá de los emprendedores. Pero la reforma requiere ruido, y a los emprendedores franceses no siempre les gusta hacerlo. El dinero en Francia sigue teniendo “connotación negativa”, dice Martin de Zenly, quien dice que él y su cofundador se quedarán”fuera del reflector” después de su venta a Snap. En los últimos tres años, Nicolas Steegmann vendió su startup Stupeflix a GoPro; Pierre Valade vendió Sunrise a Microsoft; y Jean-Daniel Guyot vendió Captain Train a Trainline. Son “totalmente desconocidos para el público en general”, dice Martin. Y “todos han hecho tratos de nueve cifras”.

Los extranjeros se sienten más cómodos con ser el centro de atención y notan el progreso. “Aquí hay cierta informalidad”, dice Ko, sentado en un banco acolchado de color verde lima en medio de la Station F. “Es muy poco francés. Puedes caminar, puedes comenzar una conversación y presentarte. Me gusta porque me hace sentir como si estuviera en casa “.

Silicon Valley se convirtió en una fuerza porque sus ex alumnos ayudaron a crecer a cada nueva generación, dice Fadell. “La Station F y París experimentarán el mismo efecto multiplicador”. Entre los nuevos alumnos, fundadores estrella de Criteo (un gigante de la tecnología publicitaria que se hizo público en 2013 y ahora vale 1,900 mdd) y la aplicación de viaje compartido BlaBlaCar (aún privada pero valuada en 1,400 mdd) ya se han convertido en inversionistas ángel para la próxima generación de nuevas empresas parisinas.

Y llegarán más: los solicitantes internacionales de Station F mencionan los costos de Silicon Valley, Donald Trump y el Brexit entre sus razones de solicitud, y las tres parecen ser fijas por el momento.Históricamente Francia desperdiciaría tales regalos; es por eso que Macron se mueve con tanta urgencia. “La mayoría de las veces, los líderes deciden reformar al final de su mandato”, dice. En lugar de eso, cargó con sus principales iniciativas. “Algo que tenemos que entregar hoy no se aprobará mañana”, dice. “Tarde es demasiado tarde”.

 

Siguientes artículos

Así empezó el negocio de alquiler de coches entre particulares en México
Por

Se califica de startup e interactúas con ella a través de una plataforma en línea, pero los inicios de Carengo fueron me...