Todo está listo para el segundo debate presidencial en Estados Unidos, el cual se realizará la noche del domingo 9 de octubre en la Universidad Washington, en Saint Louis (Missouri), a menos de un mes de la elección que decidirá al sucesor de Barack Obama en la Casa Blanca.

La demócrata Hillary Clinton es vista como favorita después de su desempeño durante el primer debate, con lo que logró reponerse de la abrupta caída que había reportado en las encuestas. Pero ahora tendrá el reto de mantener a raya al magnate republicano y mostrar su experiencia como política y ex secretaria de Estado para apuntalar su ventaja de cara a la votación del 8 de noviembre.

Por el contrario, Trump tratará de reponerse de la derrota y las secuelas post debate que le restaron puntos en los sondeos y hoy lo colocan en desventaja, como el enfrentamiento mediático con una ex reina de belleza.

Te recomendamos: El tuitero español que asesora a Hillary Clinton

Así, de cara al segundo debate, la demócrata encabeza las encuestas. De acuerdo con un sondeo de Ipsos y Reuters, Clinton aventaja con seis puntos a Trump, al registrar un 42% del apoyo a nivel nacional, contra el 36% de su rival. Incluso el ejercicio del diario Los Angeles Times, que siempre había tenido al republicano en la punta, en su resultado más reciente lo coloca con 3.9 puntos de desventaja.

Según RealClearPolitics, que elabora una media de las encuestas emitidas en EU, la ex primera dama aventaja al magnate neoyorquino en 3.8 puntos: 43.9% contra 40.1% (si se toma en cuenta a los cuatro aspirantes).

La política exterior de Estados Unidos será la temática del segundo debate entre los candidatos, y si bien Hillary es favorita dado que tiene la experiencia de haber sido secretaria de Estados durante el primer mandato de Obama, en términos de interés podría convertirse en el menos importante de los tres encuentros previstos, debido a la indiferencia general sobre el tema.

Te puede interesar: Con Trump o Clinton, la economía de EU está en riesgo

Trump, por su parte, tratará de capitalizar esa fortaleza de su rival al criticar a la administración demócrata de haber “debilitado” el poder de Estados Unidos en el mundo. Como contragolpe, Clinton podría señalar la simpatía del republicano por el líder ruso Vladimir Putin.

Sin embargo, serán también las propuestas políticas en materia migratoria las que saquen chispas entre los adversarios, sobre todo porque Trump defenderá una vez más su proyecto para deportar a once millones de indocumentados y construir un muro en la frontera con México, que le permitirá a Hillary seguir capitalizando las acusaciones de racismo antihispano frente a la comunidad latina.

Para este debate se contará con un formato en el que la mitad de las preguntas provendrán del público presente; la otra tanda de interrogantes estará a manos de los moderadores, Anderson Cooper (CNN) y Martha Raddatz (ABC News), quienes tomarían en cuenta las sugerencias de los votantes a través de medios sociales y las 30 preguntas más populares presentadas en el sitio presidentialopenquestions.com.

Lee también: Assange amenaza las elecciones de EU con nuevos documentos

 

Siguientes artículos

Ford cierra fábricas en Australia después de 90 años
Por

Con esto pone fin a toda una historia dentro de la manufactura de automóviles en la industria de este país.