Los exploradores urbanos suponen más de un tercio de las ventas de productos de lujo y premium en el mundo. Una magnífica oportunidad para la Ciudad de México.

 

 

A principios del siglo XIX, sólo dos ciudades en el mundo, Londres y Beijing, contaban con la población superior a un millón de habitantes. Actualmente son más de 450 las ciudades con igual cúmulo de personas, y de éstas la mitad se encuentra en China.

PUBLICIDAD

Los productos de lujo se compran en las ciudades. De los casi 63,000 millones de euros que se venden de moda, accesorios, cosmética, perfumería, relojería y joyería de lujo en el mercado de EU, 22,000 millones se comercializaron en Nueva York. En Europa, París representa 70% de las ventas del lujo en Francia, y Londres 75% de lo vendido en Reino Unido. El tremendo desarrollo urbano en China ha acompañado el crecimiento de las marcas de lujo más conocidas, que en más de sus 250 ciudades con un millón de habitantes encontraban el lugar adecuado para abrir sus tiendas.

La vía Montenapoleone es el eje de la moda y el lujo en Milán. La suma de las ventas de las marcas que muestran sus escaparates suponen 3,000 millones de euros, equivalentes a 12% del PIB de la capital de Lombardía. Pero no son sólo los italianos los que compran. Como en la mayoría de las ciudades que son destino de turistas, más de la mitad de estas compras las hacen los visitantes. Según el informe de Altagamma, en 2013 las ventas a los turistas urbanos representan 60% del total en Francia o 55% en Reino Unido.

En el Observatorio Premium y Prestigio de IE hemos llamado a estos turistas de ciudad “exploradores urbanos”. El estudio recién publicado por el Observatorio identifica tipologías de viajeros urbanos que se corresponden con el carácter del destino que buscan. Este estudio nos desvela las claves de cómo eligen sus ciudades de destino e identifica cuatro segmentos:

El primer grupo es el llamado “buscador de lo genuino”, que valora por encima de todo la autenticidad del lugar, con sus costumbres y tradiciones. En esta categoría de destino podemos incluir una ciudad como La Habana.

Un segundo grupo lo identificamos como “el coleccionista de experiencias”, que quiere vivir experiencias singulares, únicas. Un ejemplo de este tipo de destino es Río de Janeiro con su mundialmente conocido carnaval.

El tercer grupo es “el consumidor marquista”, atraído por la extensa oferta comercial y la accesibilidad a las grandes marcas de lujo. Dubái o Las Vegas (con sus fabulosos centros comerciales) serían ejemplos de este tipo de destino urbano.

Y el cuarto grupo es el del viajero que lo quiere todo. Le hemos llamado “el gourmet del ocio”, que cuando viaja busca una ciudad lo más especial y exquisita en todas las categorías. Podemos identificar en esta tipología ciudades destino como Nueva York, París y Londres.

Los viajeros internacionales o los turistas urbanos suponen más de un tercio de las ventas de productos de lujo y premium en el mundo. Con la excepción de China, Japón y América Latina, el turismo es el eje de crecimiento del sector lujo. Por tanto, es de gran interés para las marcas que los lugares donde invierten en apertura de tiendas sean también destinos de turismo. Además, como ocio y compras van unidos, la presencia de enseñas de lujo es una ventaja competitiva para una ciudad. En este sentido, la Ciudad de México tiene una magnífica oportunidad de convertirse también en un destino favorito para los exploradores urbanos.

 

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @MARIAGIRON

Página web: Observatorio del Mercado Premium IE

Página personal: Maria Eugenia Girón

 

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Reforma energética, aprobada
Por

Las leyes secundarias establecen las reglas del nuevo esquema energético, por el que se licitarán contratos de servicios...