Las exportaciones alemanas subieron 2.4% a 103,400 millones de euros en julio, mientras que las importaciones aumentaron 2.2% a 80,600 millones.

 

Reuters

PUBLICIDAD

Las exportaciones y las importaciones alemanas saltaron a máximos históricos en julio, lo que sugiere que continúa el apetito por los bienes provenientes de la principal economía europea a pesar de la desaceleración en China, mientras que la demanda local también se mantiene firme.

Las exportaciones desestacionalizadas subieron 2.4% a 103,400 millones de euros (mde) en el mes, mientras que las importaciones aumentaron 2.2% a 80,600 mde. Estos fueron los valores más altos desde que comenzaron los registros en 1991, según mostraron el martes datos de la Oficina Federal de Estadística.

Ambas estadísticas superaron ampliamente las estimaciones. Economistas consultados por Reuters esperaban que las exportaciones aumentaran en 0.7% y que las importaciones crecieran en 0.5% en julio.

No obstante, los economistas advirtieron sobre estar atentos a futuro.

“El inicio de la segunda mitad del año luce excelente, pero hay muchos interrogantes sobre el futuro. En agosto, comenzó la turbulencia en muchas monedas de mercados emergentes y en los mercados bursátiles chinos”, dijo Stefan Schilbe, economista de HSBC Trinkhaus.

“Como resultado, las exportaciones alemanas no seguirán creciendo a este ritmo. Eso es lo que sugieren los indicadores líderes, por ejemplo. El sector de exportaciones andará peor en los próximos meses”, añadió Schilbe.

Un desglose sin ajuste estacional mostró que los cargamentos a países de la zona euro aumentaron 5.5% en julio respecto de un año antes, mientras que las exportaciones a naciones de la Unión Europea (UE) que no emplean la moneda común treparon 6.9%.

La demanda de bienes alemanes más allá de la UE aumentó 6.4%.

El economista de BayernLB Stefan Kipar señaló que el comercio fuerte con Estados Unidos, Gran Bretaña y toda la zona euro alcanzaba de sobra para compensar por la debilidad en los mercados emergentes y China.

Kipar indicó que el comercio internacional y la demanda doméstica probablemente brindarán impulso a Alemania en el tercer trimestre.

El crecimiento alemán se desaceleró a comienzo de 2015 pero repuntó levemente a 0.4% en el segundo trimestre gracias al comercio exterior, que tradicionalmente ha impulsado a la economía germana, aunque el consumo del sector privado ha sido el motor de la expansión en los últimos dos años.

Con todo, China es un riesgo para Alemania, país que tiene la mayor exposición de todos los miembros de la UE en el gigante asiático. El instituto Ifo advirtió que las exportaciones se verían afectadas más adelante en el año si la desaceleración china impacta en la economía.

 

Siguientes artículos

Economía de China sigue a la baja: OCDE
Por

El panorama sigue deteriorándose para China, con el CLI (el indicador líder) apuntando más fuertemente a una merma en el...