El expresidente de El Salvador, Mauricio Funes, su hijo, Diego Roberto, y la exprimera dama, Vanda Pignato, enfrentarán mañana la audiencia probatoria por presunto enriquecimiento ilícito.

El exmandatario y su familia son procesados por no justificar el origen de 700,000 dólares de su patrimonio.

La Fiscalía General tiene más de 200 pruebas en su contra, de acuerdo con el sitio web elsalvador.com.

Funes goza de asilo político en Nicaragua, además, es investigado por cinco delitos penales que habrían sido cometidos en su administración, entre 2011 y 2015.

PUBLICIDAD

Puedes leer: ¿Cuál es el panorama del sistema de salud en Centroamérica?

El Ministerio Público salvadoreño señaló al exmandtario de desviar más de 600,000 dólares que habrían surgido del movimiento “Amigos de Mauricio”, que lo llevó a la presidencia.

El proceso civil se realizará por decisión de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), que el 9 de febrero de 2016 ordenó efectuar una audiencia probatoria en la que los imputados y sus abogados tendrán la oportunidad de brindar documentación sobre la legalidad de ese dinero.

En caso de no poder justificar la procedencia de los montos por los que afrontan el proceso, deberán devolverlo en su totalidad, más la sanción que decida el juzgado correspondiente.

Durante su período como mandatario logró, entre otras cosas, cancelar una deuda personal de más de 200,000 dólares y así ahorrar 150,000 dólares, según un reporte de la sala de Probidad de la Corte Suprema de Justicia.

La Fiscalía de El Salvador también lo investiga por los delitos de peculado, malversación, negociaciones ilícitas y tráfico de influencias.

 

Siguientes artículos

Mexicanos prefieren a Claro Video por encima de Blim
Por

Claro Video, del ingeniero Carlos Slim, comenzó operaciones en México durante noviembre de 2012, mientras la compañía de...