El gobierno del presidente Daniel Ortega, a través del Ministerio de Relaciones Exteriores, decidió concederle asilo político al expresidente de El Salvador, Mauricio Funes, así como a su esposa e hijos.

El exmandatario Mauricio Funes llega a Nicaragua, luego de que el gobierno de El Salvador lo demandara por el delito de enriquecimiento ilícito por más de 600,000 dólares.

En la Gaceta, diario oficial del gobierno Nicaragua, se lee que el exmandatario centroamericano presentó su solicitud el pasado 1 de septiembre, por considerar que en El Salvador estaba en peligro “su vida, su integridad física y la de su familia, por luchar en pro de la democracia, la paz, la justicia y los derechos humanos”, así como por su “filiación política”.

El asilo está en efecto desde el pasado 2 de septiembre, “independientemente de su posterior publicación en La Gaceta”, de acuerdo con la resolución administrativa firmada por el canciller nicaragüense Samuel Santos.

PUBLICIDAD

Puedes leer: Nicaragua: la ruta de Jesús Vizcarra para conquistar Europa

A Funes se lo acusa de no haber podido justificar todos sus gastos e ingresos durante su paso por la presidencia entre 2009 y 2014.

Durante ese período el mandatario logró, entre otras cosas, cancelar una deuda personal de más de 200,000 dólares y así ahorrar 150,000 dólares, según un reporte de la sala de Probidad de la Corte Suprema de Justicia.

La Fiscalía de El Salvador también lo investiga por los delitos de peculado, malversación, negociaciones ilícitas y tráfico de influencias.

 

Siguientes artículos

Doppel, la pulsera que te activa como la cafeína
Por

¿Eres de los que toma café para despertar? Esta startup británica cree que con su pulsera puede generar el mismo efecto...