A pesar de que la empresa lo vende entre 349 y 17,000 dólares, el costo combinado de sus componentes es de 83.70 dólares, reporta la firma de análisis IHS.

 

Por Aaron Tilley

PUBLICIDAD

El Apple Watch puede costar a los consumidores entre 349 y 17,000 dólares dependiendo de la cantidad de oro que quieran, y parece que Apple tendrá un buen margen de ganancia con este nuevo producto.

En un desmontaje de un Apple Watch Sport de 38mm, la firma de investigación IHS dijo que fabricar el equipo cuesta un estimado de 83.70 dólares. Eso es sólo el 24% del precio de venta del reloj. Basándose en otros dispositivos de Apple que IHS ha analizado, éste es el costo de hardware más bajo en comparación con el precio de venta de cualquier otro producto de la compañía. El costo de fabricación del dispositivo frente al precio de venta oscila entre 29% y 38% para otros productos de Apple, según el análisis de IHS.

IHS estima que la parte más cara del reloj es la pantalla OLED con cubierta de vidrio Ion-X, fabricado por la empresa coreana LG, a 20.50 dólares. La segunda parte es el procesador A1 de Apple, que cuesta un estimado de 10.20 dólares.

“Es bastante común que un producto de primera generación tenga un precio de venta mucho más alto que el costo de su hardware”, dijo Kevin Keller, principal analista senior de IHS, en un comunicado. “Aunque los precios minoristas siempre tienden a disminuir con el tiempo, la relación del Apple Watch es más baja que la que vimos para el iPhone 6 Plus y otros nuevos productos de Apple, y podría ser de gran beneficio para Apple si las ventas coinciden con el interés que ha generado.”

Sin embargo, este cálculo del costo de los componentes y la fabricación podría no significar mucho. En la llamada a inversionistas, el CEO de Apple, Tim Cook, se refirió a este tipo de análisis diciendo: “Nunca he visto uno que esté si quiera cerca de ser preciso.”

Keller añadió en una llamada telefónica que los costos asociados con el software pueden ser importantes para el nuevo hardware, especialmente para un producto de primera generación con funciones completamente nuevas –como la capacidad del Force Touch, que es capaz de distinguir entre un tap ligero y una pulsación larga en la pantalla táctil–. IHS tampoco tomó en cuenta otras variables de costos potenciales, incluida la concesión de licencias de propiedad intelectual, la logística de la cadena de suministro o I+D.

En el desmontaje, IHS descubrió que el llamado taptic engine, que es un pequeño motor en el reloj que se supone imita la sensación de recibir un toque en la muñeca, ocupa un 30% del espacio dentro del reloj, dijo Keller. Sin embargo, Apple aún puede tener espacio para miniaturizar esta función para hacer el reloj aún más pequeño.

Curiosamente, el motor táptico es donde Apple parece estar encontrando problemas de fabricación con uno de sus proveedores, como AAC Technologies Holdings, con sede en Shenzen, China, según el Wall Street Journal, que cita fuentes cercanas al asunto. El Journal reporta que el motor comienza a desgastarse con el tiempo. Esta puede ser una de las causas de los retrasos en los envíos del Apple Watch.

 

Siguientes artículos

AT&T consuma compra de Nextel
Por

AT&T se convirtió en el segundo jugador más importante del mercado en términos de ingresos y el tercero en número de...