Para Facebook las cosas están muy claras: no hay ni lejanamente un viso de crisis en su horizonte. No sólo representan el conjunto de redes sociales más importante del mundo, también han mantenido un crecimiento estable y constante año con año, a pesar de los múltiples tropiezos que han tenido últimamente.

De acuerdo con el reporte para inversores del 4Q y de 2019 en general (https://investor.fb.com/investor-news/press-release-details/2020/Facebook-Reports-Fourth-Quarter-and-Full-Year-2019-Results/default.aspx), Facebook obtuvo los siguientes números:

 

  • Ingresos totales de 70, 697 millones de dólares. Lo que representa un aumento del 25% del año anterior. Una cifra que no ha dejado de crecer mantiene un ritmo muy acelerado de crecimiento. Si la cifra actual se compara con los ingresos totales de 2016, cercanos a los 27, 638 mdd, en 3 años logró incrementar el total en 2.5 veces.
  • Cuenta con 2.89 mil millones de usuarios en todo el mundo equivalentes al 38% de la población del planeta, calculada en 7.5 mil millones de usuarios (https://population.un.org/wpp/); ello implicaría que al menos una de cada 3 personas en el mundo tendría un perfil en Facebook.
  • De ese total de usuarios, al menos 1.6 mil millones de usuarios se conectan al menos una vez al día. Ese nivel diario de audiencias es imposible para prácticamente cualquier medio de comunicación. Ni la televisión, ni la radio en sus mejores tiempos pudieron lograrlo.
  • Si se suman todos los productos de la familia de Facebook, como Instagram y WhatsApp, la relación de usuarios conectados diariamente crece a 2.26 mil millones diarios. Un 11% más que el año pasado.

 

Facebook mantiene no sólo un crecimiento constante en la cantidad de usuarios en todo el mundo, además, sus acciones históricamente cotizan a la alza y el porcentaje de ingresos se incrementa año con año.

No obstante, la desconfianza de la clase política sigue predominando y los intentos por regular a Facebook y poner una serie de límites en cuestión de comunicación política no paran. Lo intenta el Congreso estadounidense y el parlamento europeo. Sin mucho éxito.

Además, las filtraciones de Zuckerberg diciendo que de ganar la presidencia la senadora Warren, Facebook estaría en problemas, hace que la mira política se concentre todavía más en el gigante de las redes sociales.

Apostar por la transparencia, evitar las noticias falseadas y tener una serie de controles y filtros más estrictos en comunicación política y electoral son temas que Facebook debe trabajar, ya que, aunque no hubiera sido su intención, se ha convertido en una de las principales fuentes de información de todo el mundo y su responsabilidad ha crecido tanto, como su bonanza económica.

 

 

Contacto:

Twitter: @sincreatividad

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

El amor es necesario y favorable, pero no suficiente
Por

“Pueden amar los pobres, los locos y hasta los falsos, pero no los hombres ocupados” ⎮  John Donne