Cada que publicamos desde nuestra página de fans en Facebook tenemos un estimado del alcance que tendrán nuestros posteos, es decir, tenemos un promedio de personas a las que llegan nuestras actualizaciones e interactúan con ellas.

Sin embargo, paulatinamente vemos que el número de personas alcanzadas y, por ende, el número de aquellos que interactúan, es cada vez menor. En otras palabras, una publicación en Facebook desde nuestra página corporativa es cada vez menos exitosa.

Esto se debe al Edgerank, el algortimo que decide qué y cuándo mostrar el contenido de una página a los usuarios de Facebook. Este algortimo se basa en los intereses de cada usuario, en la afinidad que tenga con una página, es decir, la cantidad de veces que consulta una publicación, y la rapidez con la que una persona reacciona.

Por ello es cada vez más difícil lograr que una publicación de Facebook llegue de forma orgánica a los usuarios. Y por ello, si una página no tiene buena interacción, ni comentarios o compartidos, su alcance disminuirá progresivamente.

PUBLICIDAD

¿Cuál es la razón de estos cambios? El constante cambio de algortimos en Facebook, cuyo objetivo fundamental es lograr que los usuarios de la red social encuentren información atractiva de acuerdo con su propia experiencia de uso. Lo que busca la red social es conectar a personas con sus similares.

Así, Facebook personaliza el muro de noticias de cada usuario de acuerdo con sus hábitos de navegación, con la firme intención de hacer a la red social un sitio que muestre sólo lo que realmente pueda intersarle. Así, tienen prioridad las publicaciones de familiares y amigos, pues son las personas que más nos interesan.

Las noticias y el entretenimiento llegan en un segundo lugar de preferencias, pues es lo que las personas buscan más en la plataforma. El problema es que las marcas y empresas quedan en un tercer sitio, con un alcance orgánico bastante castigado y con pocas expectativas de crecimiento.

Al parecer, la manera en que una marca puede salir de ese bache de alcance es invirtiendo en la pauta publicitaria. Pero no sólo eso, pues una campaña mal planeada o mal ejecutada puede afectar más, ya que sólo aburriremos a más personas con contenidos malos.

Si bien con la pauta publicitaria se garantiza el alcance hacia un público objetivo, el engagement sólo podrá lograrlo una campaña inteligente y atractiva. El reto para las marcas es enorme. Es por ello que Facebook lanzó Creative Hub, un sitio con todos los elementos para crear campañas y contenidos atractivos que ayuden a las marcas en su comunicación.

 

Contacto:

Correo: ruben[email protected]

Twitter: @sincreatividad

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

El fracaso del impuesto a alimentos y bebidas
Por

La evidencia es clara: el impuesto no cumplió su objetivo. Pero lo cierto es que México tiene un serio problema de sobre...