Rafael Tovar y de Teresa, secretario de Cultura, falleció la madrugada de este sábado en la Ciudad de México a los 62 años debido a complicaciones en las vías respiratorias.

Después de días de especulaciones sobre su estado de salud, el presidente Enrique Peña Nieto confirmó el fallecimiento del historiador y miembro de su gabinete.

De igual manera, la dependencia a su cargo, que ayer desmintió la muerte del secretario ante los rumores divulgados en las redes sociales, esta mañana confirmó el deceso.

Ayer, la Secretaría de Cultura informó que Tovar y de Teresa se encontraba “estable y continua en observación”, y que informaría con oportunidad sobre los cambios en el estado de salud de su titular, luego de que en redes sociales se divulgara su fallecimiento y algunas figuras políticas expresaran sus condolencias, como el gobernador mexiquense Eruviel Ávila.

Como director del Conaculta promovió la creación del Fonca, el Canal 22 y el Centro Nacional para la Cultura y las Artes, convirtiéndose una de las figuras clave en la institucionalización de la cultura en el país.

Los rumores sobre el deterioro de su estado de salud aumentaron a principios de 2016, cuando dejó de ser visto en público durante varias semanas, lo que atribuyó entonces a “chequeos médicos”.

Tovar y de Teresa fungía como presidente de la Secretaría de Cultura desde diciembre de 2015, cuando fue designado para el cargo por el Presidente Enrique Peña Nieto, quien impulsó la transformación de Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta, un organismo que presidió desde 2012) en una secretaría de Estado.

Abogado por la Universidad Nacional, Tovar obtuvo su título de maestría en Historia de América Latina en la Universidad de la Sorbona de París y comenzó muy joven su carrera en la función pública.

En 1974, a los 20 años, se convirtió jefe de Relaciones Culturales de la Secretaría de Hacienda, puesto que ocupó hasta 1976, cuando inició un periodo de dos años como en asesor del director general del Instituto Nacional de Bellas Artes.

Un año más tarde, Tovar ingresó al Servicio Exterior Mexicano como titular de la Dirección General de Asuntos Culturales de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE). Posteriormente fue ministro en la Embajada de México en Francia y asesor del secretario de Relaciones Exteriores, coordinador nacional de Proyectos Especiales e Intercambios Culturales del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (CNCA)

Entre 1991 y 1992 dirigió el Instituto Nacional de Bellas Artes. De 1992 a 2000 presidió el CNCA. Fue Embajador de México en Italia, de 2001 a 2007, cuando se volvió Coordinador General de la Comisión organizadora de la Conmemoración del Bicentenario del inicio del movimiento de Independencia Nacional y el Centenario del movimiento de la Revolución Mexicana, cargo al que renunció en octubre de 2008.

Durante su gestión al frente del Conaculta fundó el Sistema Nacional de Creadores de Arte, el Fondo Nacional para la Cultura y las Artes (Fonca), el Programa de Apoyo a la Infraestructura Cultural en los Estados (PAICE), el Canal 22 y el Centro Nacional para la Cultura y las Artes

Entre los libros que publicó se encuentran Modernización y política cultural, Paraíso es tu memoria, El último brindis de Don Porfirio, De la paz al olvido y Porfirio Díaz y el final de un mundo.

 

Siguientes artículos

pemex
Moody’s da perspectiva negativa a última emisión de deuda de Pemex
Por

La firma emitió su análisis de la colocación del martes de bonos por 5,500 mdd de Petróleos Mexicanos.