Notimex.- A poco más de un año de la culminación del segundo censo de damnificados de los sismos de septiembre de 2017 y febrero de 2018, 7,000 afectados del Istmo de Tehuantepec no han recibido los apoyos del Fondo Nacional de Desastres Naturales (Fonden) para la reconstrucción de sus viviendas.

En entrevista con Notimex, Rey Toledo, fundador de la Coordinadora Única de Damnificados de Ixtaltepec, aseveró que los 7,000 afectados fueron incluidos en el segundo censo que autoridades federales realizaron como parte de la declaratoria de desastre por el sismo del 16 de febrero de 2018, de magnitud 7.2.

Agregó que este segundo censo culminó en junio del año pasado y durante su proceso, autoridades de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu) entregaron a las personas un folio que los acreditaba para ser beneficiarios del Fonden.

No obstante, desde su finalización hasta la fecha, los 7,000 damnificados no han recibido recursos por parte de la Sedatu, que en el primer censo luego del sismo del 7 de septiembre entregó apoyos por 120,000, 30,000 y 5,500 pesos por pérdida total, parcial y autorreparaciones en viviendas, respectivamente.

Los afectados que integran este segundo censo, puntualizó, se encuentran en los municipios de Juchitán, Ixtaltepec, El Espinal, Tehuantepec, Comitancillo e Ixtepec, entre otros.

“Ya nos reunimos con autoridades de este gobierno y nos dijeron que el recurso sí estaba, que la administración anterior lo dejó, pero que ellos no lo ejercían porque querían hacerlo de manera transparente sin los canales de corrupción que había dejado el gobierno anterior.

“Pero entre que es una cosa y otra, pues ya pasaron 10 meses y ese dinero era para atender una emergencia”, dijo Toledo.

Lee también: La 4T tampoco tiene prisa en la reconstrucción por los sismos

El pasado 7 de septiembre de este año, el subsecretario de Ordenamiento Territorial de la Sedatu, David Cervantes, afirmó que la pasada administración federal etiquetó 80 millones de pesos para atender a los damnificados del segundo censo, sin embargo, afirmó, “nadie supo dónde se aplicaron”.

Durante la presentación de resultados del Programa Nacional de Reconstrucción (PNR) en Juchitán, el funcionario federal agregó que los gobiernos de Oaxaca y federal aportarán 262 millones de pesos para atender a estos afectados.

“Desde marzo el gobernador declara que ya se va a pagar y siguen sin ver ni un solo peso los damnificados y el 7 de este mes declararon que ya se va a ejercer un recurso, pero las declaraciones no resuelven el problema. Los damnificados del Istmo son damnificados de los sismos y de los malos gobiernos”, reprochó Toledo.

Apuntó que, ante la falta de apoyos, “la mayoría de los damnificados se endeudaron y reconstruyeron como pudieron”.

“De los afectados que tienen el folio del segundo censo, la mayoría como pudieron ya están bajo un techo, pero levantaron con recursos propios cuando hay uno que por derecho les corresponde”, señaló.

Asimismo, criticó las ayudas que el gobierno de Andrés Manuel López Obrador otorga a través del PNR, ya que, aseguró, los recursos se les dan a los afectados del primer censo de la declaratoria de desastre del sismo del 7 de septiembre, los cuales ya habían recibido apoyos.

“El programa empezó a atender este año a damnificados del primer censo que habían sufrido pérdida total, es decir, a los que ya habían recibido 120,000 pesos, entonces el gobierno federal los visita para ver cómo ha avanzado su reconstrucción y con base en eso les entrega otra suma dependiendo de cuánto les falte y que puede llegar hasta 240,000 pesos.

“Yo me pregunto por qué atiendes en primer lugar a damnificados que ya recibieron un apoyo, cuando tienes a 7,000 damnificados en indefensión con folio que no reciben recursos y tienes todavía a damnificados de otros municipios como Matías Romero que no entraron en el segundo censo ni en el primero”, cuestionó.

Ante esto, Toledo afirmó que “lo único que está haciendo el gobierno federal con este programa es incrementar la brecha de desigualdad entre los damnificados. Nosotros por eso decimos que hay damnificados de primera, segunda y tercera categoría”.

Enfatizó que a dos años de los sismos que azotaron esta región en el sur del país, el avance del 70% en reconstrucción de vivienda se logra gracias al esfuerzo y recursos de los pobladores, así como de fundaciones de la sociedad civil.

No te pierdas: Fundación Slim sólo ha dado 23% de lo donado a damnificados en sismos de 2017

A pesar de ello, reconoció que la reconstrucción en el caso de Ixtaltepec acabó con la imagen tradicional del pueblo. “Creo que con el tiempo nos vamos a dar cuenta del daño que se hizo al rostro del municipio, de un municipio tradicional tenemos uno devaluado, muy feo, quedó mal todo”, mencionó.

Como ejemplo de la perdida de identidad del municipio, el líder sostuvo que durante la primera etapa de la reconstrucción, el gobierno federal de Enrique Peña Nieto levantó una serie de viviendas “inservibles”, que actualmente la gente utiliza como bodegas.

“Una empresa constructora hizo unas viviendas horribles en el municipio que la gente utiliza como bodegas porque no se puede vivir ahí, son viviendas pequeñas que bajo los climas extremos del Istmo que llegamos a los 40 o 45 grados hace imposible vivir ahí, por eso ahora la gente ahora vive en patios”, dijo.

A esto, se suma que en cuanto a infraestructura educativa, histórica y pública, el avance es casi nulo. Prueba de ello, es que las autoridades no han comenzado con la construcción del Palacio Municipal de Ixtaltepec.

“El tema de la reconstrucción en el Istmo ya nos estalló, ya van dos años y los niños toman clases en aulas provisionales que tienen un tiempo de vida de siete meses bajo temperaturas de 45 grados, es inhumano”, explicó.

De acuerdo al PNR, en Oaxaca se estiman un total de 80,000 viviendas dañadas en 200 municipios. Para la reconstrucción en este sector, se cuenta con un presupuesto de 1,900 millones de pesos. Actualmente están en ejecución 4,000 acciones y se han otorgado el 60% de los recursos.

En cuanto al Sector Salud se reportan 60 hospitales y centros de salud afectados, para lo cual se contará con un presupuesto de 94 millones de pesos. Mientras, de los 3,011 planteles educativos, el 50% fueron atendidos por el gobierno federal anterior.

 

Siguientes artículos

Huracán Lorena castiga la península de Baja California
Por

El gobierno de Baja California Sur habilitó decenas de refugios temporales que son ocupados por cientos de personas.