EFE.- Cuatro años después del asesinato de la periodista Miroslava Breach, los avances en el caso han sido muchos pero todavía quedan temas por resolver como la detención del autor intelectual del crimen, informó este martes Reporteros Sin Fronteras (RSF).

“Aún quedan por realizarse varias acciones importantes. Entre ellas, que la FGR (Fiscalía General de la República) ejecute las órdenes de aprehensión pendientes contra un responsable material y contra el posible autor intelectual del homicidio”, dijo la ONG en un comunicado.

Breach fue asesinada el 23 de marzo de 2017 por su labor de investigación de violaciones de derechos humanos en la Sierra de Chihuahua y por exponer las redes de narcotráfico y corrupción de la región.

En diciembre de 2020, se le impuso prisión preventiva a Hugo Amed Schultz, exalcalde del municipio mexicano de Chínipas, por su “probable participación en auxiliar al autor intelectual y autores materiales” del homicidio de la periodista.

El año pasado se lograron muchos avances “importantes” en el caso, entre los que RSF destacó que la investigación haya dejado de estar en manos de la Fiscalía General de Chihuahua para pasar a la FGR.

Lee: Policías de CDMX golpean a fotoperiodistas en marcha del #8M2021

El caso de Miroslava Breach lo lleva ahora la FGR a través de la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos cometidos contra la Libertad de Expresión (Feadle).

Esto, expusieron en un comunicado, “fue crucial” y permitió extender las lineas de investigación, identificar a los autores materiales e intelectuales y una sentencia condenatoria de 50 años de prisión para Juan Carlos Moreno Ochoa por su participación en el asesinato.

“En un país marcado por la impunidad, la sentencia en el caso Miroslava cobra doble relevancia: se trata de la primera sentencia condenatoria por homicidio cometido contra una mujer periodista, en la que una autoridad judicial federal reconoció que el crimen se cometió como consecuencia de su labor”, expresó la ONG.

La periodista mexicana Miroslava Breach fue asesinada a tiros cuando salía de su casa en Chihuahua, mientras iba en una camioneta.

Especializada en la información política y de seguridad, Breach fue corresponsal del diario nacional La Jornada durante más de 15 años y editora de El Norte de Juárez, en la frontera con Estados Unidos.

El caso de Miroslava Breach es emblemático ante la situación que afronta la prensa en México, uno de los países del mundo más violento para el gremio periodístico, donde cada año se registran numerosos asesinatos, agresiones e intimidaciones contra la prensa por parte del crimen organizado y de autoridades.

Cada 13 horas, un periodista sufre una agresión en el país. Es decir, en 2020 tuvieron lugar 692 agresiones y un 49.5% de ellas fueron cometidas por autoridades públicas, de acuerdo al informe anual de la organización Artículo 19, presentado este martes.

En 2020 se contabilizaron 6 comunicadores asesinados con un posible vínculo del asesinato con su labor, cuatro menos que en 2019.

Suscríbete a Forbes México

 

Siguientes artículos

Disney
Disney World comienza pruebas de reconocimiento facial en Orlando
Por

El test durará hasta el próximo 23 de abril y no es obligatorio para todos los asistentes; busca mejorar la experiencia...