Las familias de dos estudiantes muertos en el Tecnológico de Monterrey denunciaron a la institución académica por negligencia ante autoridades mexicanas, este lunes 30 de octubre.

“La denuncia es por no haber hecho nada durante los 12 días que separaron los movimientos sísmicos del 7 y 19 de septiembre”, detalló su abogado Gabriel Regino a Forbes México.

Esta acción legal ante la Procuraduría General de Justicia capitalina se basa en que la escuela privada desatendió los daños provocados por el terremoto del 7 de septiembre —el más violento en los últimos 100 años—,  y que propiciaron el derrumbe de los puentes que unían a los edificios Aulas 2 y 3 del Campus Ciudad de México, durante el sismo del 19 de septiembre, incluso con señalamientos de estudiantes que documentaron daños estructurales en redes sociales.

El defensor legal de las familias de los estudiantes Edgar Michel y Juan Carlos detalló que, a pesar de ello, las autoridades del Tec de Monterrey no realizaron ninguna gestión preventiva como ordenan los protocolos de protección civil, por ejemplo: acordonar la zona, suspender actividades, evacuar a los estudiantes presentes y ordenar la intervención de peritos estructurales para revisar y decidir si las instalaciones podían seguir funcionando.

PUBLICIDAD

El saldo del colapso fueron cinco estudiantes fallecidos y 40 heridos en el Campus ubicado en la calle Puente y avenida periférico en la delegación Tlalpan.

Lee también: Tec de Monterrey revisa Campus CDMX junto con autoridades

El vicepresidente regional del Tecnológico de Monterrey Campus Ciudad de México, Rashid Abella, admitió que las estructuras se derrumbaron por fallas en la construcción, la magnitud del sismo y las deformaciones que enfrentaron los edificios después de que los expertos que contrataron validaran esta versión, el pasado 27 de octubre.

La PGJ de la Ciudad de México dijo previamente a Forbes que había una Carpeta de Investigación sobre las muertes en las instalaciones, pero que aún no había denuncias de los familiares,  aunque el padre de Juan Carlos ya analizaba tomar acciones legales.

Aquí la nota completa: Muertes en el Tec de Monterrey, entre contradicciones y hermetismo

Aunque la investigación inicial, según la ley, no tiene un plazo fijo, la praxis precedente prevé que tome de dos a tres meses mientras se realizan las entrevistas a los ofendidos por el hecho (familiares) y partícipes del mismo (una gran cantidad de funcionarios del Tec). Después continua un proceso judicial para poder imputar el hecho delictivo a las personas que, por su negligencia, no evitaron el evento “terrible y traumático” que denuncian los familiares.

 

Sin arreglo económico

El objetivo de esta acción jurídica es que las muertes de los estudiantes no queden impunes, según Regino. “La denuncia persigue sentar un precedente para que no haya impunidad en actos de negligencia criminal. Los padres no quieren un peso del Tec de Monterrey. Eso está descartado por completo”.

Sobre personas encarceladas, el abogado matiza que eso sería venganza. Lo que quieren, dice, es que aplique la ley en términos del código penal y las sanciones correspondientes, que pueden ser penas de prisión y hasta la disolución jurídica del Tecnológico, pero eso lo tiene que decidir el juez que lleve el caso.

“Es un caso inédito en el que no queremos que una institución, por su poder económico, quede impune”, añadió el abogado.

Lee más: 6,000 alumnos del Tec de Monterrey regresan a clases tras el terremoto

 

 

Siguientes artículos

grupo-lala
Lala invierte 1,050 millones en planta de Hidalgo
Por

Esta fábrica genera 350 empleos directos y al menos 900 indirectos, explicó la firma mexicana.