Tal como se esperaba, en una decisión unánime, la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) aumentó el rango de sus tasas de interés entre 2.25 y 2.50%, concretando así su cuarta alza en el año; y desoyendo las declaraciones previas del presidente Donald Trump.

Así, a pesar de las presiones del mandatario para mantener sin cambios sus tipos, el banco central estadounidense subió en un cuarto de punto porcentual su tasa clave, para ubicarla en un rango de 2.25 a 2.50%, su mayor nivel desde la primavera de 2008.

Trump señalaba que sería “increíble” que la Fed se inclinara por un alza en las tasas de interés en momentos que el dólar está fuerte y no existe virtualmente inflación.

El banco central estadounidense también dio a conocer que redujo sus expectativas de nuevas alzas en 2019 a dos, desde las tres previstas. Los miembros de la Fed pronosticaron dos alzas de tasas más el próximo año y una más el siguiente.

También señaló que su ciclo de endurecimiento monetario estaba llegando a su fin en momentos de volatilidad en los mercados financieros y desaceleración de la economía mundial.

La Fed dijo que la economía de Estados Unidos está creciendo a una tasa sólida y el mercado laboral siguió mejorando, además señaló que podrían ser necesarias algunas alzas más de las tasas, un cambio sutil en su comunicado que sugiere que se está preparando para acabar con el aumento del costo del crédito.

Los riesgos para la economía están “casi equilibrados”, dijo el comité de política monetaria de la Fed tras dos días de reunión, pero añadió que “seguirá monitorizando las condiciones económicas y financieras globales y valorando sus implicaciones para el panorama económico”.

Lee también:

Así se resienten en el mundo las decisiones de la Fed

 

Siguientes artículos

Aguinaldo, la ayuda de los millennials para independizarse en Año Nuevo
Por

Con la llegada del aguinaldo, ese ingreso extra lo ocupan muchos millennials para cubrir los numerosos gastos que implic...