Las minutas reforzaron la noción de mantener las tasas cerca del 0%, y plantearon la posibilidad de que las preocupaciones por la estabilidad financiera deberían jugar un papel mayor en la decisión sobre cuándo endurecer la política monetaria. 

 

Reuters

 

PUBLICIDAD

Varios miembros de la Reserva Federal quisieron promover la idea de que el programa de compra de activos sería reducido de manera previsible, a un ritmo de 10,000 millones de dólares por mes, a menos que el desarrollo de la economía los sorprendiera, según las minutas de la última reunión del banco central.

Las minutas de la reunión del 28 y 29 de enero, que fue la última con Ben Bernanke todavía como presidente de la Fed, mostraron que los funcionarios estuvieron cerca de tomar una decisión sobre cómo ajustar la promesa de mantener las tasas de interés bajas por un tiempo.

En la reunión, finalmente la Fed decidió realizar un segundo recorte modesto a su programa de compra de bonos, que ahora es de 65,000 millones de dólares al mes. El banco central tomó la decisión pese a la turbulencia en los mercados emergentes, generada en parte por el mismo retiro del estímulo económico.

“Varios participantes argumentaron que, en ausencia de un cambio apreciable en el panorama económico, debía haber una presunción clara a favor de continuar reduciendo el ritmo de compras de bonos en un total de 10,000 millones de dólares en cada reunión (de política monetaria)”, mostraron las minutas.

Más allá del esperado recorte a las compras de bonos, la Fed no realizó cambios a su otro eje principal de política monetaria: su promesa de mantener las tasas de interés bajas por un tiempo.

La Fed ha prometido mantener las tasas de interés cerca de cero hasta bien después de que la tasa de desempleo del país, ahora en 6.6%, caiga a menos del 6.5%, especialmente si la inflación se mantiene por debajo de la meta del 2%.

Las autoridades de la Fed han dicho recientemente que esperan alterar pronto su orientación futura, dado lo cerca que está la tasa de desempleo de su umbral para un alza de tasas.

Las minutas reforzaron dicha noción, y plantearon la posibilidad de que las preocupaciones por la estabilidad financiera deberían jugar un papel mayor en la decisión sobre cuándo endurecer la política monetaria.

“Varios participantes sugirieron que los riesgos a la estabilidad financiera deberían aparecer más específicamente en la lista de factores que guiarían las decisiones sobre las tasas de fondos federales una vez que se cruce el umbral de la tasa de desempleo”, dijeron las minutas.

 

Siguientes artículos

Los (violentos) días de protestas e inconformidad en Venezuela
Por

  Las protestas en contra del deterioro de la economía y los problemas de inseguridad han cobrado la vida de cinco...