Por Darrell Delamaide | Investing.com

Hace ya mucho tiempo que los mercados han dado por hecho la subida de un cuarto de punto de los tipos de los fondos federales de referencia, hasta un 2.00%-2.25%, en la reunión de mañana de las autoridades de la Reserva Federal.

Los inversionistas se centrarán sin embargo en la evolución del gráfico de puntos de cara a futuras subidas de los tipos, ya que buscan una confirmación de que las previsiones de junio sobre una subida de los tipos de interés este año, en diciembre, todavía se mantienen. Y lo que es más importante, tratarán de averiguar si aún se prevén tres subidas más de los tipos para el año que viene, lo que llevaría los tipos a un día hasta un 3.00%-3.25% a finales de 2019.

Otra cuestión que ha creado gran expectativa, basándonos en las últimas observaciones del presidente de la Fed, Jerome Powell, es ver si elimina el término “acomodaticio” a la hora de describir la política monetaria en su anuncio. Esta omisión liberaría a la Fed de seguir subiendo los tipos hasta la esquiva “tasa neutral” que ni estimula ni lastra el crecimiento, e incluso más allá.

PUBLICIDAD

En el contexto de una economía robusta, los inversionistas han recibido de buen grado el agresivo sesgo de la Fed ciñéndose a su plan de subidas graduales mientras que permite simultáneamente la reducción de su balance al no reinvertir algunos de sus bonos de próximo vencimiento. Este proceso se conoce como restricción cuantitativa, lo contrario de la expansión cuantitativa.

Los principales índices bursátiles han subido hasta registrar nuevos máximos, pero la incertidumbre en torno al comercio y la duración del ciclo de recuperación mantienen a los inversores de los mercados de valores en vilo. Por lo tanto, la atención se dirigirá hacia las previsiones del PIB que se publicarán como material suplementario de la reunión del FOMC. Aunque las previsiones de 2018 han ido mejorando, las previsiones más en adelante se han mantenido sin apenas cambios. Cualquier cambio en estas estimaciones moderará las expectativas en cuanto a los tipos de interés.

 

Los alcistas llevarán la voz cantante

Los inversionistas escudriñarán la rueda de prensa de Powell en busca de cualquier matiz con respecto a la política monetaria y a las previsiones económicas. Como no es economista, Powell ha abandonado los galimatías de la Fed y ha hablado en cristiano. Pero aun así ha demostrado ser hábil y no ha dejado caer mucho. Lo más probable es que repita que la Fed sigue convencida de su estrategia de subida gradual de los tipos de interés, acompañada de una reducción gradual de sus existencias de bonos.

Las últimas declaraciones del gobernador Lael Brainard de la Fed, considerado por muchos el cerebro de la truncada Junta de Gobernadores, plantean la cuestión de si la tasa neutral que debería marcar la línea de meta de los tipos es realmente un objetivo móvil. “Con el estímulo gubernamental en curso, que proporciona mejoras de la demanda de cara a los próximos dos años, parece razonable esperar que la tasa neutral a más corto plazo suba algo más por encima de la tasa neutral a largo plazo”, dijo a principios de este mes durante un discurso en Detroit.

Junto con su voluntad de poner excusas para el bajo rendimiento de los bonos a largo plazo y restar algo de preocupación en cuanto a una reversión de la curva de rendimiento —cuando los tipos a corto plazo son más elevados que los tipos a largo plazo—, este análisis parece abrir la puerta para que la Fed vaya más allá de tres subidas de un cuarto de punto el año que viene, mientras la economía siga avanzando a todo trapo, sin percibirse como restrictiva.

Los alcistas del FOMC parecen estar tomando fuerza a pesar de las divisiones tradicionales entre alcistas y bajistas. Los siempre prudentes miembros de bancos regionales como Charles Evans, de la Fed de Chicago, y Eric Rosengren, de la Fed de Boston, tendrán derecho a voto el año que viene, pero sus últimas declaraciones indican que son partidarios de la actual política de ajustes. Cinco de los 12 dirigentes de bancos regionales votan sólo una vez al año, mientras que el de Nueva York tiene un voto permanente.

El vicepresidente de la Fed ha confirmado recientemente que Richard Clarida participará en la reunión del FOMC por primera vez y que seguramente se posicionará con la mayoría. Los otros tres candidatos que completarán los siete puestos de la Junta de Gobernadores están a la espera de confirmación, pero todos son economistas experimentados y pragmáticos. Hay pocas razones para pensar que pongan obstáculos al plan trazado por Powell.

 

Siguientes artículos

Estos son los grupos que roban los combustibles de Pemex
Por

Actualmente, no hay un método exacto para saber cuánto combustible es robado por la colusión de autoridades.