Analistas aseguran que el alivio cuantitativo del organismo ha dado un moderado impulso a la economía, pero tendría mucho menor impacto sin la promesa de mantener bajas las tasas de interés.

 

Reuters

 

PUBLICIDAD

 

SAN FRANCISCO  – Para los inversionistas que intentan determinar el momento exacto de cuándo la Reserva Federal pondrá fin a su enorme programa de compra de bonos, el mensaje de los investigadores en un par de influyentes bancos regionales de la Fed era claro: no se molesten.

Más crucial en términos del impacto de la política monetaria sobre el crecimiento y la inflación serán las señales sobre cuándo el banco central comenzará a elevar las tasas de interés de corto plazo, hoy cercanas a cero, escribieron economistas de la Fed de San Francisco y de Nueva York en la última edición de la Carta Económica de la Fed de San Francisco.

Los programas de compra de bonos de la Fed han dado un moderado impulso a la economía, pero tendrían mucho menor impacto sin la promesa simultánea de la Fed de mantener bajas las tasas de interés, mostraron los economistas.

El hallazgo, dijeron, está orientado no sólo a las últimas rondas de alivio cuantitativo, sino también a la actual y tercera ronda de estímulo de la Fed (QE3 por sus siglas en inglés).

“Nuestro análisis sugiere que la comunicación sobre cuándo la Fed comenzará a subir las tasas de interés desde su nivel cercano a cero será más importante que las señales sobre el momento exacto en que finalice el QE3”, según los economistas senior de la Fed de San Francisco, Vasco Curdia, y de la Fed de Nueva York, Andrea Ferrero.

Los rendimientos de los bonos subieron y las acciones se desplomaron en junio luego de que el presidente de la Fed, Ben Bernanke, dijo que la Fed podría comenzar a reducir su programa de compra de 85,000 millones de dólares (mdd) mensuales en deuda más adelante este año, para finalizarlo a mediados del 2014.

Para esa fecha se espera que la tasa de desempleo probablemente se ubique en torno a un 7%.

Los inversores aparentemente fueron sorprendidos por el hecho de que el banco central intentara privar tan pronto de su programa a los mercados, han sostenido funcionarios de la Fed desde entonces, expresando su propia sorpresa ante la fortaleza de la reacción.

Autoridades desde entonces han, con cierto éxito, intentado aplacar la opinión de que reducir las compras de bonos no pone a la Fed más cerca de elevar las tasas de interés.

Incluso las autoridades del ala más dura de la Fed, los que quieren que el programa termine, enfatizan que poner fin a la inyección de estímulo no implica que la Fed se haya alejado de su promesa de mantener bajas las tasas de interés hasta que el nivel de desempleo caiga a al menos un 6.5% siempre que el panorama para la inflación siga siendo benigno.

La investigación publicada el lunes muestra por qué esa promesa es tan importante.

La segunda ronda de compra de activos de la Fed, que totalizó 600,000 millones de dólares (mdd), sumó cerca de 0.13 puntos porcentuales al crecimiento del Producto Interno Bruto y casi 0.03 puntos porcentuales a la inflación, mostraron los análisis.

Sin la promesa de la Fed de mantener bajas las tasas de interés, dijeron los investigadores, la segunda ronda de estímulo monetario habría sumado apenas 0.04 puntos porcentuales al PIB y 0.02 puntos porcentuales a la inflación.

“La guía a futuro es esencial para que el alivio cuantitativo sea efectivo”, escribieron los economistas.

Ese parecer está en línea con las opiniones de una serie de autoridades de la Fed que han sugerido que la principal herramienta de la Fed es, y debería ser, las tasas de interés en vez de las compras de bonos.

 

Siguientes artículos

Moody’s revisa a la baja perspectiva de América Móvil
Por

Tras el anuncio de la oferta pública a KPN por 7,200 millones de euros de la firma del magnate mexicano, la calificadora...