La Reserva Federal (Fed) de Estados Unidos no dio sorpresas y decidió mantener sin cambios sus tasas de interés, a la espera de mejoras adicionales en el mercado laboral y a que la inflación se acerque más a su objetivo del 2%.

A través de un comunicado, el Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC, por su sigla en inglés)  decidió mantener el rango objetivo para la tasa de fondos federales en 0.25 a 0.50%, y aunque reconoció que se han fortalecidos el apoyo a un aumento en la tasa, decidió esperar a tener más pruebas de un continuo progreso hacia sus objetivos.

“La orientación de la política monetaria sigue siendo acomodaticia, apoyando así una mejora adicional en las condiciones del mercado laboral y el retorno a 2% de inflación”, señaló el documento.

La votación fue de siete miembros del comité a favor de mantener las tasas, mientras que tres se pronunciaron por elevar el rango objetivo para la tasa de fondos federales de 0.50 a 0.75%. Está división es vista como una señal de que un incremento será cuestión de tiempo.

A favor votaron la presidenta Janet Yellen, William Dudley, Lael Brainard, James Bullard, Stanley Fischer, Jerome Powell y Daniel Tarullo; mientras que se mostraron en contra Esther George, Loretta Mester y Eric Rosengren.

Lee también: Peso reacciona favorablemente al anuncio de la Fed

Funcionarios de la Fed se habían mostrado cada vez más divididos sobre el momento adecuado para subir las tasas de interés. Los gobernadores Brainard y Tarullo habían reiterado hace poco que deseaban ver claros indicios de un fortalecimiento de la inflación antes de reanudar el ajuste monetario, y por el contrario, Rosengren había sostenido que resulta cada vez más arriesgado retrasar el alza de las tasas de interés.

La última vez que el banco central estadounidense elevó su tasa de referencia fue en diciembre del año pasado, por primera vez en 10 años, colocándola en un rango de 0.25 a 0.50%.

En los días previos, los analistas observaban reducidas posibilidades de que se concretara en esta reunión del FOMC un incremento a las tasas. La mayoría pronostica que ésta se podría materializar en diciembre, una vez concluida la elección presidencial en Estados Unidos y a la espera de mejorar algunos indicadores de la economía local, como la inflación que aún está por debajo de su objetivo de 2% y unas débiles lecturas de manufactura y actividad del sector de servicios en agosto.

Entidades como Inversis, Barclays y BNP consideraron que Estados Unidos cuenta con las condiciones necesarias para soportar una subida de tipos en este mes, sin embargo, el Comité observó lo contrario.

La probabilidad implícita en el mercado de futuros de fondos federales de que el banco central subiera su tasa en septiembre se ubicaba en 22%, ahora ésta pasó de 28 a 60% a que se realice en la junta del 2 de noviembre y del 58 a 64% a que se concrete en la reunión del 14 de diciembre.

Por separado, la Fed mostró sus proyecciones del crecimiento para la economía estadounidense, moderándolas a un rango de entre 1.7 y 1.9% en 2016, un descenso en relación con sus estimaciones originales de 1.9 a 2.0%.

Asimismo, anticipó que la tasa nacional de desempleo oscilará entre 4.7 y 4.9%, comparado con la proyección original de 4.6 a 4.8%.

Para la inflación central, que excluye los volátiles precios de los energéticos y los alimentos, su estimación se mantuvo sin cambios en un nivel de entre 1.6 y 1.8% para 2016.

 

Siguientes artículos

La Comer invierte 118 mdp para llevar su supermercado de lujo a Querétaro
Por

La compañía minorista abrió la primera tienda City Market en la ciudad de Querétaro, que creó 300 empleos y donde se ofr...