Reuters

La Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) no elevará las tasas de interés esta semana, pero probablemente dejará en claro que mientras la inflación y los empleos continúen mejorando, la debilidad económica internacional no impedirá que las tasas suban pronto.

Eso sería un cambio importante desde la última vez que se reunió la Fed, cuando la incertidumbre sobre el impacto de un menor crecimiento en China y Europa llevó a los funcionarios a indicar que no harían modificaciones hasta poder determinar de manera más precisa el panorama.

Eso a su vez fue un cambio con respecto a un mes antes, cuando el banco central estadounidense subió las tasas por primera vez en casi una década y parecía lista para actuar cuatro veces más este año.

PUBLICIDAD

Esta semana, las nuevas proyecciones de los 17 funcionarios de la Reserva Federal que se anunciarán luego de su encuentro casi con seguridad indicarán un retroceso desde ese ritmo, a quizás dos o tres subidas de tasas este año, según predicen los economistas y algo que los propios responsables de la Fed también han sugerido.

Pero la prevista rebaja probablemente refleje el impacto de la caída del petróleo y las acciones en enero y la decisión que tomó entonces la Fed, de no modificar su política, más que las crecientes preocupaciones acerca del panorama de Estados Unidos e internacional.

De hecho, desde el último encuentro de la Fed, la inflación estadounidense mostró señales de estabilización. Una lectura que publica la Fed de Dallas subió a 1.9%, su nivel más cercano a la meta oficial de 2% en dos años y medio.

En tanto, la tasa de desempleo estadounidense quedó en 4.9% en febrero, cerca del nivel que muchos funcionarios de la Fed creen que representa el pleno empleo.

La decisión que tomó la semana pasada el Banco Central Europeo, de aliviar su política todavía aún más, podría ayudar a generar confianza en la idea de que se tomaron medidas para apuntalar la expansión en Europa, ayudando a atenuar el efecto del estancamiento global en Estados Unidos.

Eso podría significar otra subida de tasas de la Fed para mediados de año y, dependiendo de los datos económicos, otras después.

“Junio ciertamente parece una posibilidad” para la próxima alza de tasas, dijo el ex presidente de la Fed de Minneapolis, Narayana Kocherlakota, cuya propia preferencia es que la Fed saque un “seguro” contra la recesión reduciendo las tasas de nuevo a 0%.

 

Siguientes artículos

Peso inicia jornada a la baja
Por

Banco Base indicó en su comentario de apertura que el peso inició la jornada con una depreciación de 0.68% o 12 centavos...