Un sondeo realizado a economistas indicó que es posible que el organismo mantenga su programa, hasta no ver una notable mejoría en el crecimiento económico y un menor grado de inflación.

 

Reuters

WASHINGTON  – La Reserva Federal de Estados Unidos comenzaría a reducir en marzo sus compras mensuales de bonos, de acuerdo a un sondeo de Reuters entre economistas, y hay pocas posibilidades de que lo haga a partir de enero.

PUBLICIDAD

No obstante, probablemente el banco central también reforzará su compromiso de mantener las tasas de interés en mínimos récord para aliviar el impacto.

La decisión que tomó la Fed en septiembre de demorar el inicio del recorte en el plan de estímulo fue una sorpresa y generó caos en los mercados de acciones del mundo. Wall Street alcanzó máximos históricos en cuanto quedó claro que por un tiempo no habría merma en las compras mensuales de bonos.

Pero una drástica revisión a la baja del consenso sobre el crecimiento de Estados Unidos en el actual trimestre -del 2.3 al 1.8% – fundamenta la precaución del banco central, aun cuando los economistas todavía proyectan una expansión del 2.5% para todo el 2014.

“Creemos que la Fed será paciente”, dijo el economista de Standard Chartered Thomas Costerg. “Querrá esperar más evidencia de que el crecimiento, y en menor grado la inflación, puede acelerarse antes de la reducción” del estímulo, agregó.

Las declaraciones del analista están en línea con los comentarios del martes del presidente de la Reserva Federal de Chicago, Charles Evans, uno de los miembros más adeptos a la política de estímulo del comité de la Fed.

“Un par de reuniones más para tener más garantías de que el progreso en el mercado laboral es sostenible serían bastante bienvenidas” antes de la reducción del estímulo, dijo Evans.

El sondeo reciente de Reuters también muestra un mejor panorama en el empleo.

Casi un tercio de los economistas ahora prevé una caída en la tasa de desocupación al 6.5% o menos para fin del año próximo, a diferencia de apenas un quinto que lo pronosticaba en una encuesta el mes previo.

La Fed, que llevará a cabo sus siguientes dos encuentros de política monetaria en diciembre y enero, ha prometido mantener las tasas de interés cerca de cero al menos hasta que el desempleo disminuya hasta el 6.5%, sobre la base de que la inflación continúe bajo control.

El último consenso muestra que la tasa de desocupación caería por debajo del 6.5% en el segundo trimestre del 2015.

El optimismo responde a los sólidos datos de octubre, que revelaron la creación de 204,000 puestos de trabajo durante ese mes, muy por encima de las expectativas.

Sin embargo, ese reporte fue una excepción a lo que ha sido una lenta y penosa recuperación laboral desde la denominada Gran Recesión, que terminó hace ya varios años.

La inflación permanecería benigna, con un alza en un 2.0% en promedio en términos del índice de precios al consumidor (IPC) hacia fines del 2014. Tanto el IPC como el índice subyacente promediarían menos del 2% el año que viene.

De los 62 analistas consultados por Reuters que brindaron proyecciones sobre la reducción del estímulo, 35 dijeron que la Fed compraría menos bonos en marzo, mientras que 17 indicaron que las adquisiciones mermarían en enero, cuando Janet Yellen sucederá a Ben Bernanke como presidente del banco central.

Más de la mitad de los encuestados aún mantiene que el primer recorte que se aplicará al programa será de 10,000 millones de dólares, aunque hay varios economistas que apuntan a una cantidad mayor, de hasta 35,000 millones de dólares.

 

Siguientes artículos

Mugaritz, no sólo un restaurante
Por

 Desde su apertura en 1998 en España, bajo la dirección de Andoni Luis Aduriz  se crean experiencias inolvidables en la...