Tal como se esperaba, la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) decidió mantener sin modificaciones su tasa de interés, por quinta ocasión consecutiva, mientras daba señales de una fortaleza en el mercado laboral y menores riesgos en el corto plazo. 

Si bien los funcionarios de la Fed dijeron que continuaron monitorizando de cerca los datos de inflación y los acontecimientos económicos y financieros globales, evidenciaron una menor preocupación por posibles impactos que afecten el sendero económico de EU, dejando la puerta abierta a la reanudación de su ciclo de endurecimiento monetario este año -siendo diciembre el mes en que los analistas prevén que se realice un incremento-.

En su comunicado divulgado esta tarde, el banco central estadounidense señaló que la generación de empleo fue sólida en junio, tras un crecimiento débil en mayo; además de que otros indicadores del mercado laboral apuntan a un cierto aumento en la utilización de mano de obra en los últimos meses.

Lee también: México libró la volatilidad por el Brexit: BMV

Asimismo, destacó que “los riesgos en el corto plazo para las perspectivas económicas han disminuido”. Cabe recordar que el mes pasado, la presidenta del banco central, Janet Yellen, dijo en un testimonio en el Congreso que espera que la economía estadounidense siga creciendo, aunque persisten “incertidumbres considerables sobre las perspectivas económicas”.

La Fed indicó que la inflación se ha mantenido por debajo del 2% objetivo a largo plazo, lo que refleja en parte las disminuciones anteriores en los precios de la energía y las importaciones no energéticas.

El documento también mencionó que el gasto de los hogares también creció considerablemente, aunque la inversión en bienes de equipo ha sido ligera.

La decisión de mantener los intereses de referencia entre el 0.25% y el 0.50%, después de la subida de un cuarto de punto decidida en diciembre pasado, obtuvo el voto a favor de nueve miembros de la junta, incluida Yellen, mientras que Esther George votó por elevarla en 25 puntos base.

Te puede interesar: No podemos seguir pasivamente la política monetaria de la Fed: Carstens

El último incremento a su tasa de interés referencial se dio en diciembre del año pasado, por primera vez en casi una década, y señaló que para normalizar su política monetaria y dejar atrás la época del dinero gratis volvería a subirlas cuatro veces durante 2016; sin embargo, los riesgos en el entorno global le obligaron a aplazar esas alzas y reducir su número previsto para el año.

Antes de que acabe el año, la Fed sostendrá tres reuniones más sobre política monetaria: en septiembre, noviembre y diciembre, siendo la última del año en la que se anuncie una modificación, a la espera de saber el resultado en la elecciones presidencial del 8 de noviembre.

Ahora, los inversionistas y los mercados se mantendrán atentos al dato del Producto Interno Bruto de EU que dará a conocer este viernes.

Te recomendamos: Hillary Clinton (también) busca renegociar el TLC

 

Siguientes artículos

Importadores de acero mienten al SAT y adeudan 3,000 mdp
Por

El SAT indicó que esos importadores presentaron un certificado de origen de Estados Unidos, cuando en realidad se trata...