Aunque es una gran experiencia poder ver conglomerados la innovación, tecnología y gadgets del mañana en un solo lugar, creo que mis expectativas eran más altas de lo que iba a pasar. El Consumer Electronic Show (CES) 50 para mí representa medio siglo de productos electrónicos que han ido tomando su espacio dentro de hogares, negocios y formado nuevas industrias. Para el CES fue la muestra de una serie de compromisos con expositores, medios de comunicación, compradores y el término (más no la narrativa) tecnología.

Plataformas que mueven a personas conectadas por lentes de realidad virtual a la simulación de navegar por rápidos, pero sin mojarse o exponerse al raspón de rodillas. Lavadoras y secadoras que pueden recibir nuevas cargas de ropa sin detener el ciclo de lavado o secado. Drones que siguen tu cara mientras te mueves o caminas (así de ensimismados estamos). Una plétora de productos que buscan resolver desde los deseos más banales de entretenimiento, hasta los dildos más conectados para los deseos sexuales y algunas soluciones para problemas de conectividad para los deseosos de no perder un segundo de chisme, el CES de momentos tenía un tinte a kermés, más que a un espectáculo de soluciones tecnológicas.

Si hay algo que puedo decir tras ver lo que pude ver (que no fue todo) durante mi tiempo en el CES sería: adopción. Creo que hay una gran historia que recapitular y no se ha contado porque se ha dado por hecho. Hemos preferido resaltar un producto que una tendencia general y lo vemos con ejemplos de las cientos de historias de los 10 años del iPhone pero no en los 50 años de una feria formal de productos electrónicos destinados a un consumidor final.

Si bien Steve no daría vuelta su cuello para ver el pasado, algo que tampoco harían otros varios del mundo de la tecnología, espero que un buen grupo de antropólogos sociales y sociólogos lo hagan, y pronto. La adopción de productos electrónicos y tecnológicos en los últimos 50 años ha mejorado y acelerado la vida de todos nosotros. No tengo nada en contra de unas quesadillas de microondas (mientras sea el tiempo justo que no endurece la tortilla), pero hemos de analizar los beneficios.

PUBLICIDAD

En cierto momento en el que el precio de cambiar el equipo de sonido de la casa por uno con WiFi, Bluetooth o Internet of Things (IoT) es atractivo, pero no tanto si lo comparo con un Chromecast audio o un adaptador bluetooth con miniplug para alargar la vida del equipo “no conectable” debe considerarse. Tal vez, es lo que vemos cuando en un momento que se deberían de festejar los avances, realmente estamos asombrados por la adopción y así ratificamos el individualismo que podemos alcanzar por medio de la tecnología, aunque a través de ella busquemos conectarnos.

Los premiados por Digital Trends este año nos da una probada de lo que es festejar medio siglo del CES sin mucho que resaltar, sino que celebró mejores aplicaciones de tecnologías que llevan años en desarrollo. Aquí la lista:

Best of Show: Samsung Chromebook Plus. Una computadora cuyo sistema operativo se simplifica con base en un navegador web.

Automotive: Nvidia PilotNet. Machine learning -inteligencia artificial-  ligada al chip Nvidia para conducción autónoma.

Computing: Dell XPS 13 2-en-1. Una mejor XPS 13, que de hecho había ganado el CES 2015, pero ahora con función 2 en 1.

Cool Tech: Monoprice Delta Mini. Una impresora 3D de 150 dólares, el precio es lo que da el premio, no la tecnología.

Cool Tech: Ability3D 888. Otra impresora 3D, pero esta para funciones más tipo NASA, ya que es técnica aplicada a imprimir metal por 3 mil dólares.

Cool Tech: InfiVention Square Off. Cuando Harry Potter se apodera de tu tablero de ajedrez, el juego mueve las piezas sin que las tengas que tocar.

Outdoor: Goal Zero Yeti Lithium 3000. Una gran batería para llevar a tu campamento, está buena para evitar prender el generador portátil y escuchar el ruido que hace la gasolina a la hora de generar electricidad.

Gaming: HTC Vive Tracker. Un adaptador que te permite traer tu raqueta favorita del mundo físico a la realidad virtual, mejora lo que ofrecía en 2016 porque en 2017 no solo se trata de ver y caminar, sino también de interactuar.

Headphones: Beyerdynamics Xelento Remote. Increíbles audífonos, un sonido muy muy bueno, pero por 1000 dólares no es parte de lo que llamaría economía de escala en el segmento de audífonos. Pero sí es maravilloso ver la calidad que tienen unos audífonos que van dentro del oído.

Home Appliance: GE Firstbuild Paragon Mat. Para los que nos peleamos con los sartenes y las estufas, por fin un sistema que se conecta con bluetooth y puedes ir manejando temperaturas. Por ahora solo funciona con una cazuela de GE, pero veremos si logran hacerlo más genérico.

Home Audio: GoldenEar Triton Reference. Sí, las torres de bocinas siguen recibiendo premios.

Home Video: Sony Bravia A1E 4K OLED TV. Aunque LG tenía un precioso túnel hecho de televisiones planas para envolverte en auroras boreales, el verdadero ganador es el procesador HDR de la televisión de Sony que decide sobre las imágenes que mostrará y les agrega HDR donde lo necesita. De por sí ya sabíamos que la tele no muestra la realidad de las cosas, pero bueno, ahí tenemos, más HDR.

Latin Innovation: Sur 3D. Me alegra ver a una compañía uruguaya entre los ganadores, su contribución es permitir que el consumidor promedio pueda llevar su diseño a una impresión 3D con facilidad. Sí, hoy se utiliza principalmente en tiendas de dulces.

Mobile: Huawei Honor 6X. El Honor 6X de Huawei tiene las dos cámaras para que hagas los mismos trucos que ofrece un iPhone 7 plus a un tercio del precio. Sin duda, es la muestra de que habrá teléfonos de buen precio con excelentes características en el futuro cercano, con pantallas 1080 y gran velocidad, mucho de lo que hoy recibe quien tiene un smartphone de más de 10 mil pesos, pero se podrá conseguir a un precio cercano a la mitad.

Photography: Panasonic Lumix GH5. Una cámara con precio accesible para el consumidor final, muy buena calidad de video 4K a 60 cuadros por segundo e incluso puede grabar a 180 cuadros por segundo si tomas el video en Full HD en vez de 4k.

Smart Home: Sleep Number 360 Smart Bed. Juntar sensores con un colchón, aunque es algo que podría ser casi una obviedad que vendría tarde o temprano, lo que es “cutting edge” es que lo utilizaron para el bien de las relaciones humanas ya que puede detectar el ronquido y levantar al individuo en cuestión sin levantarlo y así evitar riñas. Todavía no sabemos qué pasará si no aceitas el mecanismo que levanta la cama y si confunde otras cosas con ronquidos.

Sport & Fitness: Garmin Fenix 5S. Sí, otro sistema para medir tus actividades al aire libre.

Wearables: Willow Breast Pump. Aplaudo el esfuerzo por hacer una bomba que se puede colocar de forma sencilla en cualquier sostén y extraer leche sin grandes molestias. Algo muy importante y más si se puede utilizar como wearable. Algo genial es que va con la app que permite llevar registro de la fecha de extracción de la leche.

Fuera de este último que toma en cuenta al segmento femenino, creo que lo que se dejó a un lado (una vez más) fue el segmento infantil. Pero de todas formas, como pueden ver, no hablé de ningún dispositivo nuevo o algo que irrumpa la industria, veremos qué pasa con el aniversario 55.

 

Contacto:

Twitter: @ricardoblanco

Google: google.com/+ricardoblanco

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Facebook
Los tres retos de Facebook para el 2017
Por

Los cambios en los algoritmos de la plataforma han complicado la comunicación de marcas e instituciones, haciendo que ca...