Por Ana Paula Flores

Hasta hace algunos años, dos negocios que resca­taban a las amas de casa de varios problemas: la “tiendita de la esquina” y la “farma­cia del barrio”. Ya sea que faltara un producto para preparar la cena o que el niño se enfermara de gripe, ambos establecimientos proveían a los colo­nos de los artículos que necesitaban para enfrentar su día a día.

Hoy, la modernidad y la in­fluencia que Estados Unidos ejerce sobre México han transformado el comportamiento de los consumi­dores mexicanos, quienes ven en los minusúper y en las cadenas de farmacias la oportunidad de resolver sus necesidades las 24 horas del día, los 365 días del año.

Fomento Económico Mexicano (FEMSA), a través de su división comercial, ha sido parte de esta transformación: primero, a partir de la explosión de sus tiendas de con­veniencia Oxxo (que suma 14,061 unidades en México y Colombia, según su último reporte a Bolsa) y posteriormente con la adquisición de varias cadenas de farmacias, como el 75% de Farmacias YZA, Farmacias Moderna, Farmacón y, más recientemente, el 60% del grupo chileno Socofar.

PUBLICIDAD

En su reporte anual 2013, luego de haber concretado en el mes de mayo de ese mismo año la adquisi­ción del 75% de Farmacias YZA —con presencia en el norte y en el sureste mexicano— y de Farmacias Moder­na —cuyas sucursales se localizan al norte del país—, FEMSA explica así su incursión al negocio de farmacias: “Estas transacciones nos permiten aportar nuestra experiencia en el de­sarrollo de formatos pequeños a dos jugadores regionales ya importantes y continuar la estrategia de largo plazo de consolidar nuestra posición en esta dinámica industria”.

Gracias a la apertura de nuevas tiendas OXXO y a la adquisición de las dos cadenas de farmacias, en su reporte anual 2013 FEMSA indica que su división comercial incrementó 12.9% sus ingresos con respecto a un año previo, alcanzando un volumen de 97,572 millones de pesos (mdp).

En 2014, FEMSA anunció la ad­quisición de Farmacón, una cadena con más de 200 sucursales en el norte de México. Ese mismo año, los ingresos de la división comercial crecieron 12.4%, a 109,600 mdp. No obstante, Coca-Cola FEMSA, la principal fuente de ingresos de la compañía, tuvo un decrecimiento de 5.6%, es decir, bajó de 156,000 mdp en 2013 a 147,300 mdp en 2014. Esta caída, de acuerdo con los especialis­tas, fue motivada por el aumento del impuesto a las bebidas azucaradas.

Los montos de adquisición de las tres cadenas de farmacias son desconocidos. No obstante, en su reporte anual de 2013 indica que la inversión realizada por la compañía ese año para adquirir nuevos negocios alcanzó 3,021 mdp. Esta cifra agrupa la compra de Expreso Jundiaí, el 80% de la cadena Doña Tota y las cadenas de farmacias YZA y Moderna.

grafico_farmacias_femsa

Una apuesta segura

De acuerdo con el presidente de la Asociación Nacional de Farmacias de México (Anafarmex), Antonio Pascual Feria, las farmacias se dividen en dos tipos: vertical y horizontal. Las verticales agrupan a la sección de medicamentos de las tiendas de autoservicio y a las cadenas de far­macias, y las horizontales consideran a las farmacias comunitarias y a las intrahospitalarias. Las primeras representan el 40% del mercado y las segundas, el 60%.

Pascual Feria también explica que mientras las farmacias hori­zontales tienen un inventario de 80% en medicamentos y 20% en productos no farmacéuticos, la pro­porción en las farmacias horizon­tales es de 29% de medicamentos y 71% de otros productos.

Con base en esto, Amanda Bourlier, analista de investigación en Euromonitor Internacional, apunta: “Proyectamos que las ventas del canal de farmacias totales (horizontales y verticales) crecerá a una tasa de crecimiento anual (CAGR por sus siglas en inglés) de 3% en tér­minos constantes entre 2015 y 2020. Las súperfarmacias [horizonta­les] crecerán a una CAGR de 7% entre 2015 y 2020, impulsado por la apertura de nuevas tiendas (el número de farmacias está proyectado en 5% en los mismos) y el hecho de que las súperfarma­cias atraerán a más consumidores con su oferta de productos y ser­vicios variados. Para las farma­cias simples [verticales], proyectamos una CAGR constante de 1%”.

Para Héctor Romero, director general de Signum Research, “las farmacias son una apuesta muy interesante de FEMSA porque se trata de una industria muy defensiva que, además, conforme la población envejezca, el consumo de productos farmacéuticos se va a incrementar más que proporcionalmente a lo que crezca la economía”.

El nivel de urbanización está muy relacionado con el potencial de cre­cimiento de las farmacias verticales, ya que, como lo señala Pascual Feria, es en las poblaciones con menos de 2,000 habitantes donde las farmacias horizontales dominan el mercado.

No obstante, destaca Iker Arriola, socio ejecutivo de White&Case Mé­xico, el crecimiento de las farmacias horizontales, desde su inicio, se ha visto acotado por las capacidades de los grandes distribuidores como Marzam, Grupo Casa Saba o Nadro, quienes a su vez también dependen de las farmacias horizontales para su subsistencia. Como explica Arriola, los cambios en el mercado de las farma­cias han provocado “una reducción de sus márgenes y una crisis de viabilidad y solvencia económica de los mismos, porque no es lo mismo para un dis­tribuidor negociar con los puntos de venta controlados por una farmacia de familia, que negociar con alguien que tiene un gran poder de compra y, en consecuencia, de negociación”.

 

De cara con Walgreens

En 2014, Alliance Boots, cadena británica de farmacias, compró el 100% de las acciones de Farma­cias Benavides a Grupo Casa Saba. Posteriormente, Alliance Boots fue adquirida, en enero de 2015, por la cadena estadounidense Walgreens, movimiento que le dio el control de Farmacias Benavides.

“Walgreens Boots Alliance sí es una potencia importante en muchos mercados, y Farmacias Benavides ha crecido rápidamente desde la adqui­sición (26% más tiendas entre 2013 y 2015), sin embargo, es Farmacias Guadalajara (de Corporativo Fragua) –que fue la empresa que introdujo con mucho éxito el concepto de la súperfarmacia en México– quien sigue dominando el mercado mexi­cano de súperfarmacias”, explica Amanda Bourlier.

Sin proveer números, Greeg Blake, socio fundador de Brocair Partners, señala: “FEMSA ha estado muy acti­vo en el mercado de farmacias en los años recientes. Ellos han adquirido cadenas en México, que hoy los con­vierten en el segundo gran jugador en México, detrás de Farmacias Si­milares, a través de sus negocios con Farmacias Yza, Farmacias Moderna y Farmacón. Ha habido especulación de que en algún momento exista una integración de marcas con OXXO, lo cual elevaría la penetración de marca de FEMSA en el mercado de farma­cias en México”.

Considerando lo anterior, aclara Amanda Bourlier: “Farmacias Simi­lares participa principalmente en la ca­tegoría de farmacias simples, un canal que según nuestras estimaciones tiene un pronóstico más estancado que las súperfarmacias. Sin embargo, como una de las minoristas más grandes en el país, FEMSA Comercio tiene cada vez más poder de negociación con proveedores, que puede darles ventaja competitiva de precio. Este efecto se consolida si se toman en cuenta las operaciones de farmacias que FEMSA tiene ahora en otros países en la región con la compra de Socofar (que también controla las marcas Cefa-Fischel en Costa Rica y Farmasanitas en Colombia)”.

 

Hacia nuevos mercados

En septiembre de 2015, FEMSA Comercio adquirió 60% de Socofar, la principal cadena de farmacias en Chile, con 40.6% de la participación en el mercado chileno. Socofar es controladora de las marcas Cruz Verde, Farmasanitas y Cefa-Fischel. Se estima que la operación fue de casi 600 millones de dólares (mdd).

Al preguntar por qué el interés de FEMSA en expandirse al mercado sudamericano antes que hacer pre­sencia en el centro de México, Iker Arriola responde: “Grupo Socofar realmente es un especialista en la operación. Y FEMSA, a pesar de su poderío económico-financiero, sí necesita tener un equipo especia­lizado en la operación de un grupo de puntos de venta de farmacias. Y probablemente Chile sea ese modelo administrativo ideal del cual quisiera aprender para después trasladarlo a otras oportunidades en el resto del continente y en México”.

La oportunidad de que FEMSA se expanda con su modelo de farmacias hacia otros países del continente vie­ne de la mano de reformas en materia de salud. “Lo que ha estado sucedien­do en América Latina, y eso sobre todo bajo el liderazgo de Cofepris, ha sido la apertura del reconocimiento de registros sanitarios de un país para poder obtener un registro sanitario en otro de manera fast track”, comen­ta Arriola.

El ejecutivo de White&Case explica que este tipo de convenios se ha firma­do con Colombia, Perú y Ecuador.

Lo cierto es que con esta operación, FEMSA Comercio añadió sucursales de farmacias a su operación: 640 en Chile y 150 en Colombia. De acuerdo con los analistas, se estima que las ventas de Socofar en ambos países alcanzó 1,836 mdd en 2014.

 

¿Un futuro sencillo?

El centro de México es una región donde las farmacias de FEMSA aún no han tocado. Las razones, de acuerdo con Iker Arriola, pueden deberse a la fuerte competitividad que se da en esta área del país: “Mi intuición es que hay menos presión competitiva en el norte: Por su tamaño geográfico, hay mayor amplitud a donde puedan acomodarse, a donde los demás no han llegado o se están tardando en llegar; y en el sur porque el costo logístico de operar y la capaci­dad de compra de la gente es menor”.

Sin embargo, aclaran los especia­listas, es posible que tan pronto se apodere FEMSA del know how de la operación de farmacias, su estrategia se vuelva aún más agresiva y comience a buscar la compra de cadenas que sí tengan presencia en el centro del país.

“No me sorprendería si persiguen las dos estrategias a la vez: reforzar su posición en México y aumentar su pre­sencia regional”, dice Amanda Boulier.

Con los conocimientos que la empresa ha adquirido a través de la operación de Coca-Cola y de las tiendas OXXO, es un hecho que el trazo del camino estratégico para expandirse en México y en el resto de Latinoamérica es mucho más simple para FEMSA que para muchas otras cadenas de farmacias.

Pero no todo es miel sobre ho­juelas, aclara Iker Arriola. FEMSA se ha convertido en “cliente” de la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece) debido a sus prácticas en la industria refresque­ra –donde exigía exclusividad– y posteriormente con la adquisición de jugos Del Valle.

“Van a llegar a un punto, me parece, en donde sí van a tener que pensar que aunque no sean el gran competidor todavía en puntos de venta y estén detrás de los demás, la Comisión Federal de Competencia va a meterse a observar los modelos que instrumenten a nivel farmacias para que no repliquen lo que en su momento hicieron en OXXO, en tér­minos de ventas o de exclusividades o de otro tipo de operaciones comercia­les cruzadas que son monopólicas.

“Un ejemplo de ello es subsidiar el negocio farmacéutico para tirar los precios de los productos ofrecidos al público con los grandes ingresos que FEMSA tiene en otros segmentos”, expresa Arriola.

Todo parece indicar que, como lo muestra en su reporte anual 2013, FEMSA sólo ha decidido ingresar a un negocio que conoce muy bien: el de pequeño formato. En un futuro, podrían llegar a ocupar totalmente el lugar que tenían las tiendas y las farmacias del barrio y convertirse en la aliada principal de las modernas amas de casa.

 

Siguientes artículos

Un robo los impulsa a tomar año sabático a sus 33 años
Por

Emily y Grant Knapp dejaron sus empleos en el mundo de la publicidad para vivir aventuras en el mundo real, y no se arre...