Por Liliana Romero Medina*

Hablar de los artesanos es hablar del arte popular mexicano, quien desempeña una función dinámica, lo encontramos en muchos de los objetos que rodean la vida diaria de nuestros pueblos; en su indumentaria tradicional: huipiles, blusas, gabanes, fajillas, sombreros, huaraches, rebozos, morrales; en sus hogares: loza, cazos, petates, muebles, sarapes, macetas, canastas; en los instrumentos de trabajo: telares, hornos, arados, sillas de montar; en sus ritos: decoración de altares, ofrendas a los muertos, adornos en las fiestas, mercados; en los cantos, danzas, música, teatro.

El creador artesanal, la mayoría de las veces anónimo, es capaz de encontrar en la naturaleza que le rodea, no sólo los materiales para crear sus diseños y construir su obra, sino también la inspiración para lograr formas y texturas originadas en tradiciones, ritos, mitos, leyendas y lenguajes que configuran su pensamiento creativo.

Resultado de la creatividad de los artesanos, se tiene una gran variedad de objetos artesanales que implica lo funcional, plasma las formas de la naturaleza donde es creado y los valores estéticos que la frescura y la sensibilidad del artesano le imprimen. El proceso creativo no termina allí, desde el momento en que una olla de barro de San José de Gracia, Michoacán, o un baúl de laca de Olinalá, Guerrero, o una jarra de cobre de Santa Clara del Cobre, Michoacán, se integran a la vida diaria, pasan a formar parte de las cosas útiles y bellas de los hogares mexicanos. Más adelante sus valores, no de uso sino los estéticos, los ubican en un museo, o en alguna galería de arte.

PUBLICIDAD

Por todo ello, con orgullo digo que los artesanos son artistas y representantes de nuestra gran cultura mexicana, autores de hermosas piezas que son poesía a la vista de todos, leales defensores de conocimientos, tradiciones y costumbres que han forjado a lo largo de la historia de nuestro México.

Por eso festejamos a los artesanos, porque son mexicanos virtuosos que, con sus manos, pasión y corazón, expresan en cada artesanía el patrimonio cultural de nuestro país manteniéndolo vivo hasta nuestros días.  Esto nos llena de orgullo y nos compromete como institución para velar por el desarrollo, fomento y preservación de todos los artesanos.

En muchos países y en México, no podría ser la excepción para celebrar el Día del Artesano, el 19 de marzo, asociado al día de San José. Este día lo celebramos con la organización de dos Ferias importantes en la Ciudad de México, Museo de las Culturas Populares y Parque Batán, donde participan artesanos de diferentes Estados exhibiendo y vendiendo sus piezas directamente al cliente final, hoy es un buen día para comprar una artesanía, valorar nuestras tradiciones y a sus creadores.

En nuestro país, según datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía, existen cerca de 12 millones de artesanos, el 10 % de la población que contribuye a la economía de nuestro país; lo que arroja importantes cifras que destacan la importancia de los artesanos y la comercialización de sus piezas, en el Sector Cultura aportan al PIB, el 20.3%, equivalente a poco más de 91 mil millones de pesos; en cuanto, al Sector Turismo su aportación es poco más de 62 mil millones de pesos; lo que hace del artesano, un generador de economías locales contribuyendo al desarrollo de las regiones.

Por ello, el gobierno de la República ha estado muy atento a la atención de este sector de la población, del 2012 al 2016 aumentó el presupuesto que se otorga en subsidio, en 85.41% lo que ha permitido atender en estos años a más del doble de beneficiarios.

Uno de los compromisos con los artesanos, es dar a conocer a los verdaderos creadores de obras artesanales, por eso la integración del Padrón Nacional de Artesanos, permitirá identificarlos y contarlos a través de una credencial que los acredita como artesano.

México, a nivel mundial, es el tercer país más importante en la actividad artesanal, competitivo en calidad, variedad y belleza; las artesanías nos representan dentro y fuera del País con orgullo. Es así, que, en el marco internacional, México preside el Programa Iberoamericano de las Artesanías, que tiene por objetivo unir esfuerzos que permiten fortalecer la actividad de cada uno de los países miembros, mediante la promoción, fomento y comercialización de las artesanías iberoamericanas, lo que ha permitido que artesanos mexicanos hayan participado en Exposiciones y Ferias Internacionales en Colombia, Alemania, España e Italia.

Las acciones que Fondo Nacional para el Fomento de las Artesanías ha puesto en marcha, permiten fortalecer al artesano, contribuyen a su dignificación y desarrollo social, hoy en este día, debemos reflexionar sobre la importancia que tiene el artesano y su trabajo en nuestra sociedad, de cómo debemos celebrarlo y apoyarlo, estoy convencida que a través de acciones que coadyuven a su crecimiento como las que hemos realizado en estos años, es como les decimos con mucho cariño, felicidades queridos artesanos, porque su trabajo hace que este país sea aún más grande.

*Liliana Romero Medina es Directora General del Fondo Nacional para el Fomento de las Artesanías.

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Autlán paga adeudo con Credit Suisse por 90 mdd
Por

Autlán utilizó recursos de su primera emisión de Certificados Bursátiles Fudiciarios para concluir su refinanciamiento....