Pese al costo humano, economistas del sector privado sostienen que el golpe de la tormenta en el desarrollo del cuarto trimestre sería relativamente moderado; funcionarios confían en que la expansión para 2013 supere la meta de un 6 a 7%.

 

Reuters

MANILA – El supertifón que devastó el centro de Filipinas limitaría el crecimiento y aceleraría la inflación en los próximos meses, aunque es improbable que el daño afecte la nueva condición del país de estrella económica en ascenso del Sudeste de Asia.

PUBLICIDAD

El tifón Haiyan, una de las tormentas tropicales más fuertes que se hayan registrado, devastó el viernes el centro del archipiélago, causando la muerte de alrededor de 10,000 personas sólo en una ciudad, destruyendo casas, caminos y puentes y dañando cosechas.

El Secretario de Finanzas, Cesar Purisima, dijo que el daño económico en la región mayormente agrícola seguramente habría reducido en 1 punto porcentual el crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) para el 2014, aunque agregó que el Banco Mundial estima que la temporada anual de tifones a menudo reduce la expansión del país en un 0.8% del PIB.

“La fijación en los números en esta etapa no va a ser útil”, dijo Purisima, el principal funcionario del Ministerio de Finanzas, a la prensa en Manila. “Me abrumaron las fotografías, no por los números”, agregó.

Filipinas, una vez ridiculizado como el “enfermo de Asia”, registró un crecimiento del 6.6% el año pasado, en segundo lugar después de China en la región, y, gracias a una mejora en sus finanzas públicas, su calificación de crédito fue elevada por primera vez a grado de inversión este año.

Funcionarios en Manila confían en que el crecimiento del 2013 superará su meta de un 6 a 7%, y el Fondo Monetario Internacional estimó en septiembre la expansión del PIB este año en un 6.75%.

Los economistas del sector privado sostienen que el impacto de la tormenta en el crecimiento del cuarto trimestre sería relativamente modesto.

Esto se debe en parte a que, aunque la región afectada alberga cerca de un 20% de la población de Filipinas, su aporte a la economía nacional es menor- apenas cerca de un 12.5% del PIB, según Purisima.

El economista de Citi Jun Trinidad dijo en una nota que descontando el aporte de las áreas más afectadas de las estimaciones del banco sobre el PIB en el cuarto trimestre, el país aún lograría un crecimiento en el año de un 6.8%, respecto a un rango antes del tifón de 7.3 a 7.5%.

En tanto, economistas de Nomura escribieron que “en términos del impacto del tifón en el panorama económico en general, por trágico que haya sido el evento, creemos que no cambia la perspectiva macroeconómica fundamentalmente sólida que está destacando al país en la región.

“Es probable que sus efectos (del tifón) en el crecimiento de este año duren poco, planteando sólo un riesgo a la baja relativamente menor para nuestro pronóstico de crecimiento del PIB en el 2013 de un 7.3% “, dijo.

Los economistas sostienen que el crecimiento a menudo se recupera rápidamente luego de desastres naturales, debido al impulso de la inversión en la reconstrucción.

 

 

Siguientes artículos

BM advierte sobre riesgos en microcréditos
Por

El Banco Mundial alienta a los gobiernos a reducir las barreras de reguladores, obstáculos legales y otros factores que...