En las últimas tres semanas, el conflicto que vive Venezuela ha tomado diferentes derroteros, muchos de ellos provocados más por cuestiones externas que por la división de poder que existe al interior de ese país.

A finales de febrero, el expresidente de Colombia, y exsecretario general de la Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR), Ernesto Samper, realizo una visita a varios países latinoamericanos, entre ellos México y Uruguay, con el objetivo de promover una mesa de negociaciones para buscar una salida pacífica al conflicto político y social que vive Venezuela.

Para el exmandatario, es urgente establecer como puntos de acuerdo en la mesa de negociaciones poner fin al bloqueo económico y financiero impuesto al pueblo venezolano, evitar el llamado ‘bloqueo diplomático’ pronunciado por el Grupo de Lima, y encaminar al país sudamericano hacia nuevas elecciones, donde los electores decidan quién debe gobernarlos.

En su visita por México, destacó la postura del gobierno actual de este país, al mantener una posición neutral en el conflicto de Venezuela. No obstante, asevero que la participación azteca debe ser más activa, pues su presencia en la mesa de negociaciones sería una garantía para alcanzar los acuerdos necesarios en la agenda del diálogo.

Samper también está convocando al expresidente de Uruguay, José Mujica, para que acompañe a los integrantes de la mesa por la solución pacífica. La calidad moral del uruguayo le otorga a esta iniciativa un valor importante ante la amenaza de una guerra civil y el consiguiente desastre humanitario.

Puedes leer: Acompañado de militares, Guaidó pide el ‘cese definitivo’ de Maduro

El expresidente colombiano, reconoció que, en este momento, la crisis intestina puede escalar en un enfrentamiento armado que nadie quiere, por ello es importante que las partes busquen una negociación democrática y pacífica para trabajar en la estabilización económica de Venezuela: “En esta coyuntura no se debe hablar sobre la legitimidad de las partes; la negociación debe centrarse en favor del pueblo venezolano” declaró Ernesto Samper en entrevista para Forbes.

Afirmó que el presente conflicto incumbe a todos los países latinoamericanos, y son estos, y no Trump ni Putin, quienes deben resolverlo. Colombia es el más interesado de que se llegue a un buen acuerdo, pues una intervención militar agravaría la crisis migratoria de venezolanos hacia esa nación.

El esfuerzo para establecer una mesa de negociaciones busca que organismos como la ONU (que presidiría la mesa), el UNASUR y los países latinoamericanos, se sumen para ayudar a encontrar soluciones a la adversidad impuesta. No obstante, y debido al posicionamiento de algunos países de la región, Samper reconoció que los sistemas de integración en Latinoamérica están también en crisis.

“El conflicto en Venezuela lo deben resolver los venezolanos, y a la venezolana,” declaró recientemente el exmandatario colombiano.

 

Siguientes artículos

TLC con China quedará en manos de nuevo Gobierno de Panamá
Por

Temas como propiedad intelectual, comercio electrónico, movimiento de personas naturales o medidas sanitarias y fitosani...