De acuerdo con el índice europeo de resiliencia, Finlandia es el país menos susceptible a las noticias falseadas y a la posverdad; es decir, es el país que mejor está preparado en todos los sentidos para evitar ser presa de los aluviones de fake news que recorren sus espacios digitales diariamente.

La tarea no es fácil, pero están trabajando desde 2014, un par de años antes de que se acusara a Rusia de intervenir en las elecciones estadounidenses. La relación de los fineses con los rusos ha sido pacífica desde su separación en 1917, sin embargo, una constante oleada de noticias falseadas e imágenes y videos manipulados, ha hecho que se tomen medidas desde el gobierno.

Así, el gobierno finés ha implementado una serie de programas de detección de noticias falseadas que corren en todos los niveles educativos y que tiene como fin, no sólo sensibilizar a la población, sobre todo aquella que no cuenta con habilidades digitales nativas, sino crear un frente común que frene la distribución masiva de tales contenidos.

La horizontalidad es la clave del programa, puesto que no se trata de una asignatura aislada que, si bien puede sensibilizar y ayudar a tomar acciones de forma inmediata, no está pensada sino como una medida de contingencia.

Se trata de pensar el fenómeno desde varias aristas y de trabajar con grupos de la sociedad civil que ayuden, informen y capaciten a la población de una manera constante para formar una alerta permanente y fomentar el pensamiento crítico a todos los contenidos que se reciben desde Internet.

Así, desde la oficina del Primer Ministro, se construyó una estrategia que cuenta, incluso, con un especialista en comunicación que participa constantemente en los cursos que ofrece el gobierno. La cercanía con Rusia ha hecho que Finlandia esté expuesta constantemente a ataques digitales de todo tipo, sin embargo, una serie de factores como el alto nivel educativo, así como una estrategia permanente de investigación, capacitación y crítica los ha convertido en el país menos sensible para las noticias falseadas.

Lee también: Facebook-Academia para combatir a Fake News

¿Qué tan probable podría ser construir una estrategia similar en México y Latinoamérica? Se antoja complicado ya que lograrlo implicaría crear un contexto adecuado. EN primer lugar, el Estado tendría que reconocer el problema oficialmente, más allá de dichos y suposiciones. Además, tendría que tener una cercanía permanente con las Universidades y centros de investigación. Aunado a ello, tendrían que generarse una sería de leyes que privilegiaran el acceso a la información, el derecho al conocimiento y la libertad de expresión en plataformas digitales y elaborar acuerdos legales que pudieran garantizar un trabajo conjunto y colaborativo entre instituciones y plataformas.

Quizá la infraestructura de los profesionales de las noticias falseadas en México sea tan prominente como las rusas, sin embargo, es un hecho que debe reconocerse que las redes sociales son una de las principales herramientas de la democracia contemporánea y que su elemento principal, la libertad de expresión, tiene año en entredicho en territorio mexicano.

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @sincreatividad

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Cuando vuelva Trump
Por

Se conjuró la crisis, pero todo indica que es solo parte de lo que será una andanada de ataques contra México, con el al...